Internos del CIE de Zapadores denuncian un brote de Covid en el interior de las instalaciones

· La Campaña CIEs NO critica el estado de salud en el que se encuentran los internos y la falta de medidas adoptadas por la Dirección del centro y el Juez de control, encargados de garantizar el bienestar de las personas internadas en el CIE

Valencia, 10 de enero de 2022 – En los últimos días, varios internos del CIE de Zapadores han comunicado a la Campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones la existencia de un brote de Covid-19 en las instalaciones del centro. Al menos siete internos han dado positivo en las pruebas PCR practicadas ante la denuncia continuada de los internos, que tras la evidencia de síntomas solicitaron a lo largo de la semana pasada al personal del centro la práctica de pruebas médicas para confirmar los contagios.

Tal como relata uno de los internos, el pasado día 3 de enero algunas de las personas internadas empezaron a mostrar síntomas de Covid tales como tos, fiebre y malestar general. Ante la denuncia de los internos  y la pasividad y la falta de operatividad del personal del CIE para tomar medidas ante el posible contagio, la Campaña CIEs NO puso en conocimiento del posible brote de Covid a la Conselleria de Sanidad y al Síndic de Greuges para que se tomaran las medidas adecuadas para proteger la salud de los internos y velar por el respeto de sus derechos. Fue el día 8 de enero cuando se comenzaron a realizar pruebas PCR a los internos, confirmando hoy la existencia de siete contagios entre los internos y varios contagios entre el personal policial que opera dentro de las instalaciones.

Aunque uno de los internos confirma a la Campaña CIEs NO la aplicación de medidas de contención del virus, éstas han llegado cuando el brote ya se había propagado. Además, el interno relata que las medidas son sumamente ineficaces puesto que, aunque se haya aislado a las personas confirmadas de contagio, no se les han practicado pruebas a todos los internos y siguen compartiendo espacios comunes con posibles contagiados como son el comedor, el patio y las celdas. Varios internos manifiestan a la Campaña tener “miedo de coger la enfermedad” y denuncian que están encerrados “como animales” y que los funcionarios no “prestan atención a la sanidad”. Según su testimonio, se encuentran hacinados en los pasillos de las instalaciones. La situación en el interior del CIE ha generado una gran tensión y ansiedad entre los internos tanto a nivel sanitario como por la incertidumbre de una inminente expulsión del territorio nacional. La Campaña considera que esta situación puede agravarse y generar problemas de convivencia tanto entre los internos como con la policía. Es fundamental recordar las deficiencias higiénicas, el hacinamiento, las zonas de recreo reducidas y la falta de distancia de seguridad en las celdas que han sido objeto de denuncia durante varios años por las distintas organizaciones sociales y los testimonios de los internos que las califican como condiciones de vida inhumanas.

Dada la situación actual en el interior del CIE de Zapadores y teniendo en cuenta la imposibilidad de establecer medidas de prevención y protección de las personas internas y, por tanto, de garantizar la salud de las mismas, exigimos el cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros de Zapadores (València) y que se provea de asistencia sanitaria adecuada a todos aquellos internos que la soliciten.

Marouane – Paloma Chen | #CIErraloConArte #CIEsNO

Marouane

Tengo piernas
y no raíces
y la abundancia y el hambre
están separadas
por solo unos pasos.

No conozco la suerte
pero me la imagino.
Me he quedado prendado de las nuevas predicciones,
de la nueva afinación de la cuerda que afirma,

de la que niega,
de la que enaltece,
de la que culpa,
de la que nace, de la que mata.

El reloj del sol refleja mis deseos

y me habla

sobre cruzar y cuadrar el círculo,
sobre la vida de insolencia
que he pagado
con
encierro,
humillación
y obediencia.

No me arrepiento.
Yo solo lo siento…

por mi madre
por dar a luz a uno de los condenados de la tierra.

Solo lo siento por mi madre,
porque me quieren redimir
de la pobreza y la no pertenencia.
Solo lo siento por mi madre,
porque mis verdugos han pensado que
20 años
20 años es una edad suficiente para roer el cableado de mis
sueños.

Qué placer hacer lo correcto,
dicen,
qué placer la moral judeocristiana,
sienten,
qué placer fustigar la servidumbre.

Perdóname por rendirme, mamá,
las dificultades no me hicieron más fuerte,
me hicieron más
amargo, me hicieron
más seco. Mamá, si tu tristeza es un pantano,
la mía es un desierto.
Mamá, la cotidianidad me eriza el pelo
en cada descanso,
me pide silencio
en cada tregua.

Y ahora solo me duele un recuerdo… de ti.

El de cuando me cortabas el pelo de pequeño,

y no imaginabas
el óxido en mis dientes,
el bote de lejía del que he
bebido,
el saltamontes en el alféizar de la ventana

de la que he saltado.

Mamá, ¿cómo ibas a prever que viviría en un zoo animal,
en la feria de un gobierno criminal,
con la quietud de un insecto ciego?
Que lloraría sangre
en el regazo de alguien
que acariciaría mi calavera con ternura,
que caminaría entre campos de naranjas,
que combatiría la apatía acostumbrada,

alguien a quien el dolor de estómago no le ha enfriado la
mirada,
alguien que reinicia cada ayer con estas
palabras,
alguien con mi voz, que permanece
mi voz, que ha tocado su corazón
y el de tantos otros
mi voz, que resuena en su garganta
y en la de tantos otros,
mi voz, que es la otros que no son otros
que somos nosotros
porque mi voz
se ha quedado
atascada
cada último martes

de mes
enfrente de una puerta
azul.

Estrecho, Llanto – Rebeca Pascó Soto || #CIErraloConArte #CIEsNO

ESTRECHO

Desde lo alto se dibuja la distancia calma.
Agua plata que al soplar el viento se arruga caprichosa.
Rizos, que son olas, nos escriben historias olvidadas en arrebatos de soberbia.

Vislumbro con mirada ciega el mar.
Personas sin socorro.
Una vida que se escurre en las profundidades,
Una vida que se calla,
Una vida que baja la cabeza como si modestamente hubiera vivido.

Hay un gran barco ansioso por llegar a la tierra prometida.
Un hotel que sigue retumbando secretos.
Y si las paredes hablaran…
Y las paredes hablan y cuentan historias de jugarse el tipo.

El tiempo todo lo cura,
Todo lo cura el tiempo.
Todo menos el desembarco de mujeres harapientas con un niño en el pecho.
Ojalá,
Ojalá la vida sea liviana y las miradas de amor y las manos al trabajo.

Miro al horizonte y a las vidas que han cruzado este mar salado.

Miro al horizonte y veo una esperanza mal comida,
Una angustia que susurra,
Un fantasma del pasado.

Rebeca  Pascó Soto 18/09/19

 

LLANTO

A lo lejos se escuchan las bombas tronando fuego.
Mudo ha quedado el zumbido rítmico de las estrellas,
Esa melodía que solo en algunas tierras se percibe entre el silencio de sorbos de té.
Un regalo de Dios a cambio de tanto dolor,
Si es que Dios se acuerda de nosotros en esta guerra.

Los hombre están muertos.
Son muertos que respiran,
Con ojeras y mirada espantada.
Mirada de hierro,
Mirada eterna.
Morirán, está vez en paz, con sus casas derrumbadas,
Sin el alivio de sentirse libres.

Las mujeres, de piedra, siguen llorando.
Y es que llanto, aquí y ahora, es la fortaleza de un castillo medio en ruinas.
Las lágrimas rodando, mejilla abajo, nos recuerda que somos,
Que somos pena,
Que somos translúcidos como los suspiros,
Pero que somos.

Niños acunados por unos brazos fatigados,
Por unas nanas crueles que cantan lo que no conocen,
La dulzura de un buen lecho,
Los días de sol radiante entre hierba fresca,
La celebración de un cumpleaños sin sentir la culpa de seguir cumpliendo.

Y así,
El fango se enreda en pies descalzos.
Nadie se preocupa de remendar zapatos.
Nadie camina mirando al horizonte.
No importan los bolsillos rotos,
No hay nada que quepa en ellos.
El oro es un deseo ridículo, arrugado.

La muerte se sienta en las alfombras gastadas y húmedas.
La muerte es una música perpetua y casi dulce.
En esta tierra de nadie,
En estas casas sin techo,
En estos hombres sin destino.

Solo una verdad continúa escribiéndose en la palma de sus manos.
Estas almas llorosas se siguen amando,
Temblando,
Con la boca seca,
Con la esperanza hecha trizas,
Con las ventanas cerradas,
Se siguen amando.

Rebeca Pascó Soto, 11/06/19

Vaciados los CIE, exigimos su cierre definitivo | #CIEsNO #JusticiaParaMarouane #RegularizacionYa

  • A un año del fallecimiento de Marouane Abouobaida en el CIE de Valencia exigimos justicia, responsabilidades y reparación.
  • Denunciamos que en la historia de estos Centros se han producido más de 11 muertes, en la totalidad de los casos sin el debido proceso de investigación, justicia y reparación a las familias de las víctimas.
  • Confirmamos que el racismo institucional no ha hecho cuarentena; continúa la apertura de órdenes de expulsión y devolución y los CATE Y CETI siguen encerrando sin garantizar condiciones de habitabilidad ni de respeto a los derechos humanos.
  • Demandamos que los CIE hoy vaciados no pueden volver a abrir.

El 15 de julio de 2019 se suicidó en el CIE de Zapadores, Valencia, Marouane Abouobaida, la última víctima de una larga lista de al menos 11 personas que perdieron la vida bajo la custodia del Estado en un Centro de Internamiento de Extranjeros. En el primer aniversario de su fallecimiento, exigimos el debido proceso de investigación, justicia y reparación negado en la totalidad de las causas anteriores; y el cierre inmediato y permanente de estos espacios, que permanecen vacíos desde el pasado 6 de mayo.

Los CIE no solo han sido un lugar de muerte. Han supuesto, en sus 35 años de existencia, la vulneración de derechos fundamentales para miles de personas encerradas por la mera causa administrativa de estar en situación irregular, condenadas a un internamiento en condiciones injustas e indignas, y muchas veces ilegal, como en el caso de menores de edad, solicitantes de protección internacional o personas con enfermedades graves.

También han significado un sufrimiento desproporcionado ante la amenaza –demasiadas veces cumplida– de romper proyectos de vida, toda vez que el encierro implica una ruptura de los procesos vitales y socioeconómicos de cada persona. Un extremo agravado en los casos en que se ha ejecutado su expulsión.

Con la declaración del estado de alarma, el cierre de fronteras impedía continuar con las expulsiones y, por consiguiente, el internamiento en los CIE había perdido su fundamento legal. Fue desde nuestros colectivos que exigimos la liberación inmediata de las más de 600 personas en esos momentos encerradas, y fue por acción y presión de esta Campaña y diferentes sectores sociales, académicos, profesionales e institucionales, que el Ministerio de Interior se vio obligado a vaciarlos el pasado 6 de mayo. Por primera vez desde su creación, todos los Centros de Internamiento del Estado español están vacíos.

La pandemia nos ha brindado la oportunidad de comprobar que sin los CIE no se derrumba el modelo migratorio. Cuantitativamente no son tan importantes y, por contra, son un símbolo que pone de manifiesto la dureza desproporcionada de nuestra legislación de extranjería.

Por el contrario, muchas de las personas condenadas a vivir en forma irregular durante al menos 3 años por las propias disposiciones de la Ley han sido fundamentales en el desarrollo de actividades esenciales para el funcionamiento de nuestra sociedad. La recogida de la fruta y las labores en el campo, el sector de los cuidados y del trabajo de hogar son solo una muestra de su aporte vital. Pero más importante aún, son nuestras vecinas y vecinos, con quienes compartimos nuestras vidas y espacios.

Somos conscientes que los CIE solo son una parte de la política migratoria racista del Estado español. El vaciamiento de estos Centros no ha frenado el racismo institucional. Los Centros de Estancia Temporal para Inmigrantes (CETI) de Ceuta y Melilla continúan masificados y en condiciones infrahumanas; y los Centros de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) mantienen condiciones indignas y se sigue encerrando en ellos a las personas recién llegadas a nuestras costas. Mientras tanto, se siguen incoando procedimientos de expulsión y devolución; se cita a personas migrantes en las comisarías para agosto; las redadas racistas y la maquinaria de deportación continúan.

Ante todo ello, nos sumamos a la campaña #RegularizacionYa que supondría comenzar a desmantelar esta situación profundamente injusta e insostenible y exigimos:

  • El cierre definitivo de los Centros de Internamiento de Extranjeros.
  • El vaciamiento de los CETI y la posibilidad de acceso a la península de todas las personas allí alojadas que así lo soliciten.
  • Una acogida digna y sin encierro ni detenciones de las personas llegadas a la frontera sur, garantizando los derechos fundamentales y poniendo fin a medidas y dispositivos hostiles y que no garantizan ni condiciones de habitabilidad ni el respeto a los derechos humanos.
  • El cese inmediato de las devoluciones y deportaciones.
  • La regularización permanente y sin condiciones de todas las personas migrantes y refugiadas.
  • La apertura de vías legales y seguras de ingreso al Estado español.
  • El reconocimiento efectivo de derechos fundamentales como sanidad y educación para todas las personas migrantes –con independencia de su situación administrativa –que vivan en el Estado español.
  • La derogación de la Ley de Extranjería o, subsidiriamiente, la modificación de artículos claramente restrictivos de derechos. Por ejemplo:
    • Eliminación del período de tres años de irregularidad como condición para acceder a los procesos de regularización más comunes, como el arraigo social.
    • Desvinculación del reconocimiento de derechos –entre ellos el de residencia y trabajo y sus renovaciones –de las circunstancias y condiciones laborales.
    • Reconocimiento de permisos indefinidos, de estancia y trabajo, a quienes provienen de la tutela de las administraciones al llegar a la mayoría de edad.
    • Reconocimiento político del derecho al voto para las personas migrantes que llevan al menos un año viviendo en el Estado español.
    • Asignación de permisos de residencia y trabajo cíclicos, es decir que si en una situación de crisis, una persona decide retornar a su país o emigrar a nuevos destinos, no pierda los derechos adquiridos en el Estado español.
    • Eliminación de la diferencia de plazos para acceder a la nacionalidad española entre nacionales de uno y otro país.

¡No más muertes, no más CIE!

15 de julio de 2020

Campaña estatal por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones

#LosCIEsNoSeAbren || Comunicado de la Campaña Estatal por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones

La semana pasada todos los CIE del Estado español quedaron vacíos​ fruto de las protestas de los internos por la ausencia de medidas de seguridad ante el coronavirus y de la presión social ante la imposibilidad de ejecutar deportaciones en el actual contexto de pandemia. Es la primera vez desde su creación que no hay personas privadas de libertad en ningún CIE, es el momento de que este cierre sea irreversible. Por ello, ​desde la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE exigimos al Gobierno que ponga fin a su existencia.​
Cabe destacar que ​la gestión del proceso de puesta en libertad de las personas internas en los CIE ha sido demasiado lenta​, a pesar de las recomendaciones de la oficina del Defensor del Pueblo o de las Organizaciones Internacionales de Derechos Humanos, que pedían la puesta en libertad de las personas migrantes privadas de libertad en centros de reclusión enfocados a la deportación, pues, ​al ser imposible llevar a cabo las expulsiones por el cierre de fronteras, el internamiento carecía de habilitación legal.
Además, a pesar de que a las pocas semanas de esta pandemia comenzaron a vaciarse el CIE de Barcelona y el de Madrid, tras la protesta que llevaron a cabo los internos que allí se encontraban, la puesta en libertad de las personas internas se ha realizado sin garantizar los desplazamientos al lugar de residencia o la derivación a los recursos de acogida efectivos en buena parte de los casos. La situación más grave fue mantener abierto el CIE de Algeciras sin sentido para retener a 4 personas, que finalmente fueron puestas en libertad el pasado 6 de mayo Además, una de ellas denunció haber sufrido agresiones físicas por parte de un policía el pasado 27 de abril, que se materializaron en varias patadas y un tortazo que le provocó una hemorragia en el oído que no cesó en toda la noche, razón por la cual tuvo que ir trasladado al hospital a la mañana siguiente.
Los CIE no deberían haber existido nunca y estamos ante una coyuntura social y política que perfectamente posibilitaría que el actual cierre temporal y contextual se convirtiera en un cierre definitivo​. Los CIE son espacios de vulneración de derechos, ​de impunidad policial y de sufrimiento y están enmarcados en una lógica racista y colonial apartada de la dignidad de las personas ​que, de ninguna manera, queremos que existan en nuestra sociedad.
Al plantearnos la supuesta vuelta a la normalidad, ​nos tememos que el dispositivo deportador se active de nuevo sin una gestión apropiada ni en tiempo, ni en forma, y, consecuentemente, sin las garantías propias de un Estado de Derecho. En este sentido, ​el Juzgado de Instrucción nº9 de Murcia, con funciones de control del CIE de Sangonera la Verde, ha emitido un Auto ante una consulta realizada por el Ministerio Fiscal sobre las condiciones que debe ofrecer este Centro si se decidiera su puesta en funcionamiento, observando la ausencia de cualquier protocolo y medios adecuados que permitan hacer frente a la crisis sanitaria actual si se produjeran casos en su interior. Este mismo Auto refiere la posibilidad de utilizar los protocolos establecidos al efecto en los centros penitenciarios para garantizar su posible reapertura, reconociendo lo que venimos denunciando en la Campaña Estatal por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones desde su creación: los CIE son cárceles racistas encubiertas bajo el amparo legal del control de la inmigración irregular.
Además, nos preocupa profundamente que ​la eventual recuperación de la normalidad conlleve la detención de las personas ahora liberadas, cuya orden de expulsión todavía está vigente.
Del mismo modo, ​aunque los CIE están vacíos, condenamos firmemente la gestión del Gobierno en nuestra Frontera Sur y expresamos nuestra máxima indignación ante la horrible situación que se está viviendo en los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes de Ceuta y Melilla, que es absolutamente insostenible​. A pesar del hacinamiento en el que se encuentran ambos CETI en pleno contexto de pandemia, el Gobierno ha decidido mantener la realidad de riesgo y de tensión que sufren, en lugar de trasladar a las personas que allí se encuentran a lugares de acogida dignos en la península. Igualmente, ha amenazado con deportar a más de 600 personas de nacionalidad tunecina que se encuentran en Melilla, forzando la situación aún más si cabe.
Por todo ello, manifestamos que ​el Estado español ejecuta un planteamiento racista e insolidario en sus políticas migratorias​, excusando la crueldad de sus medidas en una presunta imposición de las instituciones europeas. ​El actual marco legal de la Unión Europea, lejos de lo que se ha venido planteando ante la opinión pública, permite que no existan los CIE, ya que la denominada Directiva de la Vergüenza, que regula el marco de deportaciones a nivel europeo, no obliga a los Estados a prever un tiempo de internamiento en centros de detención.
Es evidente que el racismo institucional, materializado en una Ley de Extranjería xenófoba que debería ser derogada, opera a multitud de niveles en nuestro territorio. Es necesario cambiar el paradigma en las políticas migratorias actuales, comenzando por llevar a cabo de forma urgente un proceso de regularización de las personas migrantes que no cuentan con autorización de residencia en España​, al mismo tiempo que se dota a la sociedad de herramientas que permitan poner a las personas en el centro, abandonando de inmediato las medidas destructivas, en este caso, convirtiendo en permanente el cierre de los CIE.
Por todo ello, EXIGIMOS al Gobierno que:
  1. Acuerde no reabrir los CIE y tome las medidas legislativas necesarias para que el cierre sea definitivo y permanente.
  2. Lleve a cabo un proceso de regularización de las personas migrantes que actualmente residen en el Estado español.
  3. Traslade de forma inmediata a la península a las personas que se encuentran en los CETI de Ceuta y Melilla, ofreciéndoles recursos de acogida dignos.

#LosCIEsNoSeAbren