El auto judicial que ordena “preservar en mejor forma la vida” de los internos avala la urgencia del cierre del CIE de Zapadores

 

  •   El juez de control exige unas medidas de prevención que no se

adoptaron en el caso de la muerte de Marouane

 

  • El joven permaneció solo en la celda de aislamiento sin vigilancia

a pesar de la evidente situación angustiosa que sufría

 

Valencia, 30 de septiembre de 2019 – El auto judicial que dictó el juzgado de Instrucción 3 de València, en funciones de control del CIE de Zapadores, sólo 10 días después del fallecimiento de Marouane Abouobaida en una celda de aislamiento, refuerza la urgente necesidad de cerrar estas instalaciones donde se recluye a personas que no han cometido ningún delito. El magistrado Francisco de Asís Silla, tras recabar los informes sobre lo sucedido y visitar varias veces el centro, ordenó al director el 25 de julio adoptar una serie de medidas “a fin de preservar en mejor forma la vida, integridad, salud y derechos de las personas privadas de libertad”, según ha publicado el diario.es. En el mismo auto se pide que se lleven a cabo las medidas incluso si entran “en contradicción con las instrucciones jerárquicas recibidas” o rebasan “la dotación de su plantilla”, y se recrimina a la policía que no esté informando “de incidentes, incluso huelgas de hambre, que se dice que se han remitido a este Juzgado y que no han sido recibidos”. Este juzgado ya reprochó a la policía hace casi dos años que se encerrara a una mujer sola en una celda de Zapadores porque esta situación equivale a un aislamiento y podía infringir los protocolos antisuicidios.

Sin embargo, ninguna de esas medidas que exige el juez que se deben asumir en casos como el del joven marroquí se dispusieron para prevenir su muerte ni se tiene conocimiento de que se hayan establecido mecanismos para aplicarlas en el futuro. Al contrario, ningún responsable político ni funcionario de mayor o menor rango han asumido la responsabilidad que por acción u omisión tuvieron en la muerte violenta de una persona que estaba bajo la custodia del Estado y el Gobierno afirma -en respuesta a varios parlamentarios- que “no hay ninguna evidencia que hiciese suponer que el detonante del presunto suicidio fueran las condiciones del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores”.

El juez ordena 16 medidas concretas sobre las condiciones de aislamiento de los internos y para prevenir los intentos de suicidio. Señala que el aislamiento es una “situación excepcional”, que debe ser motivada y “todavía más excepcional” si se aplica para preservar la integridad personal de un interno que ha sufrido un incidente con otros internos, y se ha de  comunicar al propio interno, al juzgado de control y al juzgado que acordó su internamiento. Además, exige que la persona esté acompañada de otros dos internos en la celda y que no se supere una hora en esta situación prorrogable a una hora más previo informe del servicio médico. También establece que habrá un control permanente a través de cámaras del interno aislado “en aras a la protección de su integridad física”.

Marouane fue aislado un día después de que sufriera una paliza a manos de otros internos y permaneció solo en la celda de aislamiento hasta su muerte. No existe constancia de que los responsables del CIE justificaran la excepcionalidad de esta medida ni de que se lo comunicaran a él mismo y a los juzgados competentes ni de que ningún policía fuera asignado al control de su situación.

Con respecto a los intentos de suicidio que se producen en el CIE, el juez reclama que se le informe si previamente se había activado o no el Protocolo Antisuicidios y que, tras el suceso, se efectúen controles médicos del interno y sobre su evolución “física y emocional”. Estos controles también se deben aplicar a los internos implicados en  altercados y agresiones entre internos o con los policías, “activándose en su caso el protocolo antisuicidio a la vista de los informes médicos emitidos”, señala el magistrado, que especifica que se le debe remitir informes sobre estos incidentes con la valoración médica indicando si se ha activado o no el protocolo. Además, también exige que se efectúe este tipo de valoración médica para decidir si procede activar el protocolo antisuicidio “cuando se observe a internos con una conducta extraña o decaimiento, en especial en aquellos que han sufrido episodios de enfrentamiento, peleas o incidentes con otros internos o con los funcionarios del centro”.

Una tía de Marouane lo visitó en Zapadores una semana antes de su muerte porque ya había alertado a su familia “de que lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más. Me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”, aseguró la tía a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones. Una hora antes de su muerte, el propio Marouane dictó a un compañero un escrito dirigido al director del CIE, en el que explicaba algunas de las consecuencias de la agresión (no veía por el ojo izquierdo y la cabeza “me duele mucho”) y aportaba un informe hospitalario de urgencias; este escrito fue entregado a la policía. Sin embargo, a pesar de los evidentes indicios de la situación angustiosa que sufría este interno, no se adoptaron las medidas preventivas que reclama el juez ni se activó el protocolo antisuicidio.

La muerte de Marouane se produjo en un contexto de elevada tensión en el interior del CIE que, además, coincidió con la decisión de la dirección de Zapadores de restringir las visitas de las organizaciones sociales contraviniendo el auto judicial que ordena que se garantice la presencia de ONG. A pesar de estas limitaciones, la Campaña pudo constatar que una semana antes de la muerte hubo un intento de suicidio y tuvieron que liberar a otro interno por su grave deterioro psíquico. Y cuatro días depués del fallecimiento de  Marouane, dos chicos se autolesionaron.

Tampoco se tiene constancia de que la dirección del CIE adoptara algún tipo de medida de prevención en estos casos ni de que informara al juzgado. Por tanto, si el Estado no muestra ninguna voluntad para preservar la vida de quienes tiene a su cargo, la justicia debe asumir su protección ordenando el cierre de Zapadores.


<Valencià>

NOTA DE PREMSA

La resolució judicial que ordena “preservar en millor forma la vida” dels interns avala la urgència del tancament del CIE de Sapadors

  • El jutge de control exigeix unes mesures de prevenció que no

         es van adoptar en el cas de la mort de Marouane

• El jove va romandre sol a la cel·la d’aïllament sense vigilància

         malgrat l’evident situació d’angoixa que patia

València, 30 de setembre de 2019 – La resolució judicial que va dictar el jutjat d’Instrucció 3 de València, en funcions de control del CIE de Sapadors, només 10 dies després de la mort de Marouane Abouobaida en una cel·la d’aïllament, reforça la urgent necessitat de tancar aquestes instal·lacions on es reclou a persones que no han comés cap delicte. El magistrat Francisco de Asís Silla, després d’arreplegar els informes sobre el succeït i visitar diverses vegades el centre, va ordenar al director el 25 de juliol adoptar una sèrie de mesures “a fi de preservar en millor forma la vida, integritat, salut i drets de les persones privades de llibertat”, segons ha publicat el diario.es. En la mateixa resolució es demana que es duguen a terme les mesures encara que entren “en contradicció amb les instruccions jeràrquiques rebudes” o depassen “la dotació de la seua plantilla” i es recrimina a la policia que no estiga informant “d’incidents, fins i tot vagues de fam, que es diu que s’han remés a aquest Jutjat i que no han sigut rebuts”. Aquest jutjat ja va retraure a la policia fa quasi dos anys que s’internara a una dona sola en una cel·la de Sapadors perquè aquesta situació equival a un aïllament i podia infringir els protocols antisuicidios.

No obstant això, cap d’aqueixes mesures que exigeix el jutge que s’han d’assumir en casos com el del jove marroquí es van disposar per a previndre la seua mort ni es té coneixement que s’hagen establit mecanismes per a aplicar-les en el futur. Al contrari, cap responsable polític ni funcionari de major o menor rang han assumit la responsabilitat que per acció o omissió van tindre en la mort violenta d’una persona que estava sota la custòdia de l’Estat i el Govern afirma -en resposta a diversos parlamentaris- que “no hi ha cap evidència que fera suposar que el detonant del presumpte suïcidi foren les condicions del Centre d’Internament d’Estrangers (CIE) de Sapadors”.

El jutge ordena 16 mesures concretes sobre les condicions d’aïllament dels interns i per a previndre els intents de suïcidi. Assenyala que l’aïllament és una “situació excepcional”, que ha de ser motivada i “encara més excepcional” si s’aplica per a preservar la integritat personal d’un intern que ha patit un incident amb altres interns, i s’ha de comunicar al propi intern, al jutjat de control i al jutjat que va acordar el seu internament. A més, exigeix que la persona estiga acompanyada d’altres dos interns en la cel·la i que no se supere una hora en aquesta situació, prorrogable a una hora més previ informe del servei mèdic. També estableix que hi haurà un control permanent a través de càmeres de l’intern aïllat “en llaures a la protecció de la seua integritat física”.

Marouane va ser aïllat un dia després de patir una pallissa a mans d’altres interns i va romandre sol en la cel·la d’aïllament fins a la seua mort. No existeix constància que els responsables del CIE justificaren l’excepcionalitat d’aquesta mesura ni que li ho comunicaren a ell mateix i als jutjats competents ni que cap policia fóra assignat al control de la seua situació.

Respecte als intents de suïcidi que es produeixen en el CIE, el jutge reclama que se l’informe si prèviament s’havia activat o no el Protocol Anta suïcidis i que, després del succés, s’efectuen controls mèdics de l’intern i sobre la seua evolució “física i emocional”. Aquests controls també s’han d’aplicar als interns implicats en altercats i agressions entre interns o amb els policies, “activant-se si escau el protocol anti suïcidi a la vista dels informes mèdics emesos”, assenyala el magistrat, que especifica que se li ha de remetre informes sobre aquests incidents amb la valoració mèdica indicant si s’ha activat o no el protocol. A més, també exigeix que s’efectue aquest tipus de valoració mèdica per a decidir si escau activar el protocol anti suïcidis “quan s’observe a interns amb una conducta estranya o decaïment, especialment en aquells que han patit episodis d’enfrontament, baralles o incidents amb altres interns o amb els funcionaris del centre”.

Una tia de Marouane el va visitar en Sapadors una setmana abans de la seua mort perquè ja havia alertat a la seua família “que ho estava passant molt malament i no anava a poder aguantar molt més. Em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”, va assegurar la tia a la Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions. Una hora abans de la seua mort, el propi Marouane va dictar a un company un escrit dirigit al director del CIE, en el qual explicava algunes de les conseqüències de l’agressió (no veia per l’ull esquerre i el cap “em fa molt mal”) i aportava un informe hospitalari d’urgències; aquest escrit va ser entregat a la policia. No obstant això, malgrat els evidents indicis de la situació angoixant que patia aquest intern, no es van adoptar les mesures preventives que reclama el jutge ni es va activar el protocol anti suïcidis.

La mort de Marouane es va produir en un context d’elevada tensió a l’interior del CIE que, a més, va coincidir amb la decisió de la direcció de Sapadors de restringir les visites de les organitzacions socials contravenint la resolució judicial que ordena que es garantisca la presència d’ONG. Malgrat aquestes limitacions, la Campanya va poder constatar que una setmana abans de la mort va haver-hi un intent de suïcidi i van haver d’alliberar a un altre intern pel seu deteriori psíquic. I quatre dies després de la defunció de Marouane, dos xics es van auto lesionar.

Tampoc es té constància que la direcció del CIE adoptara algun tipus de mesura de prevenció en aquests casos ni que informara el jutjat. Per tant, si l’Estat no mostra cap voluntat per a preservar la vida dels qui té al seu càrrec, la justícia ha d’assumir la seua protecció ordenant el tancament de Sapadors.

 

AUTO

El Defensor del Pueblo investiga la muerte del joven marroquí en el CIE de Zapadores

·         F. Marugán estudió la documentación aportada por la Campaña CIEs NO y ha comunicado que “se han iniciado actuaciones ante los organismos administrativos competentes”.

·         La queja se ha presentado para que se esclarezcan los hechos y se determinen responsabilidades por la muerte de una persona bajo tutela del Estado.

Valencia, 9 de agosto de 2019 – El Defensor del Pueblo ha abierto una investigación sobre la muerte de Marouane Abouobaida en el CIE de Zapadores el pasado 15 de julio, a raíz de la queja que se presentó para exigir que se esclarezcan todos los hechos y circunstancias y se determinen responsabilidades por el fallecimiento de forma violenta de una persona que estaba bajo tutela del Estado. La versión oficial indica que este joven marroquí de 23 años se suicidó en la celda de aislamiento donde fue recluido después de una pelea con otros internos y que no se pudo hacer nada para evitar que se quitara la vida.

Sin embargo, el propio Marouane dictó a un compañero un escrito dirigido al director del CIE, una hora antes de su muerte, en el que explicaba algunas de las consecuencias de la agresión (no veía por el ojo izquierdo y la cabeza “me duele mucho”) y aportaba un informe hospitalario de urgencias. Este escrito fue entregado a la policía, pero no consta que provocara ninguna reacción por parte de la dirección del CIE. Además, una tía de Marouane lo visitó en Zapadores una semana antes de su muerte porque ya había alertado a su familia “de que lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más”, aseguró la tía a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones. Cuando esta familiar lo vio, “me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”.

Por estos hechos y por la necesidad de que se aclaren todas las circunstancias que concurrieron, días después de su muerte se presentó una queja ante el Defensor del Pueblo. Se aportaron los comunicados que la Campaña ha difundido sobre este caso y las noticias publicadas, donde constan las exigencias de que se lleve a cabo una investigación exhaustiva que incluya los testimonios de los internos que fueron testigos de los hechos. Tras estudiar la documentación, Francisco Fernández Marugán, Defensor del Pueblo, comunicó el 7 de agosto que “se admite a trámite” la queja y “se han iniciado actuaciones ante los organismos administrativos competentes. Tras recibir la información solicitada, se le dará traslado de su contenido así como de la posición que sobre ella se adopte”.

La Campaña celebra la decisión adoptada por el Defensor y reitera su exigencia de que se clausuren todos los CIE porque mientras que permanezca alguno abierto seguirán muriendo personas encerradas cuyo único delito ha sido tratar de encontrar unas condiciones dignas de vida.


<Valencià>

NOTA DE PREMSA


El Defensor del Poble investiga la mort del jove marroquí en el CIE de Sapadors

  • F. Marugán va estudiar la documentació aportada per la Campanya CIEs NO i ha comunicat que “s’han iniciat actuacions davant els organismes administratius competents”.
  • La queixa s’ha presentat perquè s’esclarisquen els fets i es determinen responsabilitats per la mort d’una persona sota tutela de l’Estat.


València, 9 d’agost de 2019 –
 El Defensor del Poble ha obert una investigació sobre la mort de Marouane Abouobaida en el CIE de Sapadors el passat 15 de juliol, arran de la queixa que es va presentar per a exigir que s’esclarisquen tots els fets i circumstàncies i es determinen responsabilitats per la defunció de forma violenta d’una persona que estava sota tutela de l’Estat. La versió oficial indica que aquest jove marroquí de 23 anys es va suïcidar en la cel·la d’aïllament on va ser reclòs després d’una baralla amb altres interns i que no es va poder fer res per a evitar que es llevara la vida.

No obstant això, el propi Marouane va dictar a un company un escrit dirigit al director del CIE, una hora abans de la seua mort, en el qual explicava algunes de les conseqüències de l’agressió (no veia per l’ull esquerre i el cap “em dol molt”) i aportava un informe hospitalari d’urgències. Aquest escrit va ser entregat a la policia, però no consta que provocara cap reacció per part de l’adreça del CIE. A més, una tia de Marouane ho va visitar en Sapadors una setmana abans de la seua mort perquè ja havia alertat a la seua família “que l’estava passant molt mal i no anava a poder aguantar molt més”, va assegurar la tia a la Campanya pel Tancament dels CIE i la fi de les deportacions. Quan aquesta familiar ho va veure, “em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”.

Per aquests fets i per la necessitat que s’aclarisquen totes les circumstàncies que van concórrer, dies després de la seua mort es va presentar una queixa davant el Defensor del Poble. Es van aportar els comunicats que la Campanya ha difós sobre aquest cas i les notícies publicades, on consten les exigències que es duga a terme una investigació exhaustiva que incloga els testimoniatges dels interns que van ser testimonis dels fets. Després d’estudiar la documentació, Francisco Fernández Marugán, Defensor del Poble, va comunicar el 7 d’agost que “s’admet a tràmit” la queixa i “s’han iniciat actuacions davant els organismes administratius competents. Després de rebre la informació sol·licitada, se li donarà trasllat del seu contingut així com de la posició que sobre ella s’adopte”.

La Campanya celebra la decisió adoptada pel Defensor i reitera la seua exigència que es clausuren tots els CIE perquè mentre que romanga algun obert continuaran morint persones tancades l’únic delicte de les quals ha sigut tractar de trobar unes condicions dignes de vida.

Denuncia a Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana porque la policía impidió manifestarnos ante el CIE #JusticiaParaMarouane

Esta mañana hemos presentado un escrito en Delegación del Gobierno denunciando la vulneración del derecho fundamental a la manifestación que ayer sufrimos las personas que nos concentramos en la puerta del CIE para exigir justicia en la muertede Marouan.
A pesar de que hace casi 10 años que el último marte de mes nos concentramos en el mismo lugar y de que contamos con la autorización expresa de Delegación, ayer la policía nos arrinconó de malos modos contra el muro y exigió la identificación de varias personas sólo por preguntar a qué se debía esta actitud.
Delegación del Gobierno hizo caso omiso de las numerosas llamadas que recibió de nosotros y de altos cargos de la Generalitat para que se nos permitiera ejercer el derecho a concentrarnos en la puerta como siempre se ha hecho

Marouane Abouobaida redactó horas antes de su muerte una petición a la dirección del CIE para denunciar que había sido agredido y sufría dolores por las lesiones

  • CIEs NO exige las comparecencias del ministro del Interior y el delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, así como la destitución del director del Centro de Internamiento para Extranjeros de València.

 

  • La plataforma pide que la investigación contemple la denuncia que el joven realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las grabaciones de las cámaras del centro, y que se tengan en cuenta los testimonios de los otros internos.

 

València, 22 de julio de 2019.- Marouane Abouobaida, el joven marroquí de 23 años que falleció el pasado 15 de julio en la celda de aislamiento del CIE de València, redactó una diligencia de información a la atención del director del centro el día 14 de julio y, según consta en el documento, la entregó al día siguiente, a las 14.00 horas, tan solo una hora antes de su muerte, que sucedió a las 15.09 horas. En el texto, Abouobaida, que habría cumplido 24 años el pasado 20 de julio, denuncia que no ve por el ojo izquierdo y tiene dolores de cabeza a consecuencia de las lesiones por una agresión. Además, indica que lo acompaña con un informe de urgencias. Esta comunicación probaría que los responsables del centro conocían las precarias condiciones físicas y psicológicas en las que se encontraba Marouane y su respuesta fue encerrarlo en una celda de aislamiento sin vigilancia y sin prestarle la atención que él mismo reclamaba.

Asimismo, sus compañeros internos en el centro aseguran que estaba angustiado y triste desde hacía días. Así lo ha corroborado la tía del joven, Malika, que reside en Madrid y que lo visitó en Zapadores una semana antes del fallecimiento. “Nos escribió a su madre, que vive en Rabat, y a mi para que lo sacáramos de allí porque lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más. Me asusté y vine a Valencia. Cuando le vi, me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”, ha asegurado.

La familiar ha explicado a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones (CIEs NO) que, en Marruecos, Marouane se dedicaba a hacer trabajos de soldador y “otras chapuzas” tras terminar los estudios de bachillerato y que decidió probar suerte en España para ayudar económicamente a su madre que es viuda y vive en una situación económica precaria. El joven intentó cruzar a la península en patera, pero la embarcación fue interceptada en el mar y lo trasladaron directamente al CIE de Zapadores. “La madre de Marouane está destrozada, no come, no bebe, no habla”, ha añadido Malika.

Grabaciones y testimonios

Por otra parte, la familia del joven ha solicitado ver las grabaciones de las cámaras de seguridad de Zapadores porque dudan de la versión de la Policía, petición que no ha sido atendida hasta el momento.

La muerte de una persona bajo tutela del Estado no puede y no debe quedar impune. En este sentido, son urgentes las comparecencias del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y del delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, para que expliquen la causa de la muerte de Marouane y qué medidas van a implementar para mejorar la seguridad e integridad física y psicológica de las personas internas, así como la destitución del director del CIE de Zapadores, Carlos Llorca Ponce.

Desde CIEs NO, se reitera la necesidad de una investigación urgente, rigurosa e independiente y exigimos también que se contemple en esta la denuncia que el mismo Marouane realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las grabaciones de su muerte, y que se tengan en cuenta los testimonios de los testigos que presenciaron la agresión que sufrió. Pedimos asimismo medidas de reparación para la madre y hermanas del fallecido.

Por último, la muerte de Marouane, así como el fallecimiento de otras ocho personas desde 2008, en estas cárceles encubiertas para inmigrantes, vienen a constatar que el Estado es incapaz de preservar la vida e integridad de las personas internas en los Centros de Internamiento para Extranjeros y que, por ello, y porque su mera existencia forma parte del entramado del racismo institucional de los Gobiernos europeos, deben cerrarse de forma urgente y permanente.


Marouane Abouobaida va redactar hores abans de la seua mort una petició a la direcció del CIE per a denunciar que havia sigut agredit i patia dolors per les lesions

 

  • CIEs NO exigeix les compareixences del ministre de l’Interior i el delegat de Govern en la Comunitat Valenciana, així com la destitució del director del Centre d’Internament per a Estrangers de València.

 

  • La plataforma demana que la investigació contemple la denúncia que el jove va realitzar abans de la seua defunció, el visionat complet dels enregistraments de les càmeres del centre, i que es tinguen en compte els testimoniatges dels altres interns.

València, 22 de juliol de 2019.- La Marouane Abouobaida, el jove marroquí de 23 anys que va morir el passat 15 de juliol en la cel·la d’aïllament del CIE de València, va redactar una diligència d’informació a l’atenció del director del centre el dia 14 de juliol i, segons consta en el document, la va entregar l’endemà, a les 14.00 hores, tan sols una hora abans de la seua mort, que va succeir a les 15.09 hores. En el text, Abouobaida, que hauria complit 24 anys el passat 20 de juliol, denúncia que no veu per l’ull esquerre i té maldecaps a conseqüència de les lesions per una agressió. A més, indica que ho acompanya amb un informe d’urgències. Aquesta comunicació provaria que els responsables del centre coneixien les precàries condicions físiques i psicològiques en les quals es trobava Marouane i la seua resposta va ser tancar-lo en una cel·la d’aïllament sense vigilància i sense prestar-li l’atenció que ell mateix reclamava.

Així mateix, els seus companys interns en el centre asseguren que estava angoixat i trist des de feia dies. Així ho ha corroborat la tia del jove, Malika, que resideix a Madrid i que el va visitar en Sapadors una setmana abans de la defunció. “Ens va escriure a la seua mare, que viu a Rabat, i a mi perquè ho traguérem d’allí perquè l’estava passant molt mal i no anava a poder aguantar molt més. Em vaig espantar i vaig vindre a València. Quan li vaig veure, em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”, ha assegurat.

La familiar ha explicat a la Campanya pel Tancament dels CIE i la fi de les deportacions (CIEs NO) que, al Marroc, Marouane es dedicava a fer treballs de soldador i “altres nyaps” després d’acabar els estudis de batxillerat i que va decidir provar sort a Espanya per a ajudar econòmicament la seua mare que és vídua i viu en una situació econòmica precària. El jove va intentar creuar a la península en pastera, però l’embarcació va ser interceptada en el mar i el van traslladar directament al CIE de Sapadors. “La mare de Marouane està destrossada, no menja, no beu, no parla”, ha afegit Malika.

Enregistraments i testimoniatges

D’altra banda, la família del jove ha sol·licitat veure els enregistraments de les càmeres de seguretat de Sapadors perquè dubten de la versió de la Policia, petició que no ha sigut atesa fins al moment.

La mort d’una persona sota tutela de l’Estat no pot i no ha de quedar impune. En aquest sentit, són urgents les compareixences del ministre de l’Interior, Fernando Grande-Marlaska i del delegat de Govern en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, perquè expliquen la causa de la mort de Marouane i quines mesures implementaran per a millorar la seguretat i integritat física i psicològica de les persones internes, així com la destitució del director del CIE de Sapadors, Carlos Llorca Ponce.

Des de CIEs NO, es reitera la necessitat d’una investigació urgent, rigorosa i independent i exigim també que es contemple en aquesta la denúncia que el mateix Marouane va realitzar abans de la seua defunció, el visionat complet dels enregistraments de la seua mort, i que es tinguen en compte els testimoniatges dels testimonis que van presenciar l’agressió que va patir. Demanem així mateix mesurades de reparació per a la mare i germanes del mort.

Finalment, la mort de Marouane, així com la defunció d’altres huit persones des de 2008, en aquestes presons encobertes per a immigrants, vénen a constatar que l’Estat és incapaç de preservar la vida i integritat de les persones internes en els Centres d’Internament per a Estrangers i que, per això, i perquè la seua mera existència forma part de l’entramat del racisme institucional dels Governs europeus, han de tancar-se de forma urgent i permanente.

CIEs NO exige la destitución del director de Zapadores por su actuación en la muerte de un interno #losCIEsMatan #CIEsNO

·       La Campaña CIEs NO exige que se paralice la expulsión de cualquier persona relacionada con los hechos
·       Se exige a la Delegación del gobierno que comunique el deceso a su familia y le preste la asistencia necesaria.

Valencia, 17 de julio de 2019 – La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y por el fin de las deportaciones (CIEs NO) exige al delegado del Gobierno que destituya con carácter inmediato al director del CIE de Zapadores por su actuación ante el fallecimiento de un interno de origen marroquí el pasado lunes. Así mismo, la Campaña CIEs NO exige que se garantice la permanencia en Valencia de cualquier persona relacionada con los hechos. Y así, que se paralice cualquier procedimiento tendente a la expulsión de posibles testigos de estos.

El pasado lunes la Policía Nacional, encargada de velar por la seguridad e integridad de los internos del CIE de Zapadores, encontró muerto a uno de ellos. Estaba en una celda de aislamiento, en la que fue encerrado después de sufrir una “paliza de muerte”, según relatan testigos. La causa del fallecimiento la tendrá que determinar la autopsia, pero resulta inadmisible que una persona, bajo custodia del Estado, acabe muriendo de forma violenta. Las personas encerradas en los CIE, personas que no han cometido ningún delito, están bajo la tutela del Estado y es este quien tiene la obligación jurídica de garantizar su integridad física y psicológica. Por todo ello, y más allá de las causas concretas de la muerte, que tendrán que esclarecerse en una investigación independiente, la primera medida a tomar es el cese fulminante del responsable directo del funcionamiento del centro donde sucedieron los graves hechos, el señor Carlos Llorca Ponce.

La muerte de este joven marroquí en el CIE no es una excepción, sino una “macabra normalidad”. Este joven marroquí es una víctima más de las políticas migratorias de encierro, represión y criminalización que se llevan a cabo en nuestro país. Esta muerte pone en evidencia, una vez más, la urgente necesidad de clausurar definitivamente estas cárceles racistas donde se encierra a personas a causa de una sanción administrativa bajo condiciones que violan los derechos humanos más fundamentales: nueve personas al menos han muerto en los CIE o en procesos de deportación desde 1987.

La Campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones reclama que la investigación que realiza el juzgado concluya con la determinación de responsabilidades, el establecimiento de sanciones y la adopción de medidas que eviten la repetición de situaciones semejantes. Así, para que la investigación judicial pueda llevarse a término con todas las garantías procesales se hace necesaria la permanencia en el territorio de cualquier persona que, de manera directa o indirecta, pudiera estar relacionada con los hechos. Por tanto, exigimos que se paralice cualquier intento de expulsión para evitar que, como ha sucedido en muchas otras ocasiones, los procedimientos judiciales acaben archivándose porque las personas implicadas han sido deportadas. En el caso de la muerte del joven marroquí, existen testimonios que aseguran que el interno recibió una “paliza de muerte” y que fue recluido en una celda de aislamiento sin recibir la atención médica debida. Horas después apareció muerto.

Finalmente, la Campaña CIEs NO considera prioritario y fundamental que el Estado asuma su responsabilidad en el fallecimiento del joven y establezca mecanismos de reparación para su familia. Hasta el momento la ciudadanía no conoce si la administración se ha puesto en contacto con la familia para comunicar el deceso de un ciudadano de origen marroquí que se encontraba bajo la custodia del Estado español. Por tanto, exigimos a la Delegación del Gobierno que comunique el fallecimiento a su familia y que se ponga a su disposición para prestarle la asistencia necesaria.


CIEs NO exigeix la destitució del director de Sapadors 
per la seua actuació en la mort d’un intern


• La Campanya CIEsNO exigeix que es paralitze l’expulsió de qualsevol persona relacionada amb els fets
• S’exigeix a la Delegació del govern que comunique el decés a la seua família i li preste l’assistència necessària.

València, 17 de juliol de 2019 – La Campanya pel tancament dels Centres d’Internament per a Estrangers i per la fi de les deportacions (CIEs NO) exigeix al delegat del Govern que destituïsca amb caràcter immediat al director del CIE de Sapadors per la seua actuació davant la defunció d’un intern d’origen marroquí dilluns passat. Així mateix, la Campanya CIEs NO exigeix que es garantisca la permanència a València de qualsevol persona relacionada amb els fets. I així, que es paralitze qualsevol procediment tendent a l’expulsió de possibles testimonis d’aquests.

Dilluns passat la Policia Nacional, encarregada de vetlar per la seguretat i integritat dels interns del CIE de Sapadors, va trobar mort a un d’ells. Estava en una cel·la d’aïllament, en la qual va ser tancat després de patir una “pallissa de mort”, segons relaten testimonis. La causa de la defunció l’haurà de determinar l’autòpsia, però resulta inadmissible que una persona, sota custòdia de l’Estat, acabe morint de forma violenta. Les persones tancades en els CIE, persones que no han comés cap delicte, estan sota la tutela de l’Estat i és aquest qui té l’obligació jurídica de garantir la seua integritat física i psicològica. Per tot això, i més enllà de les causes concretes de la mort, que hauran d’esclarir-se en una investigació independent, la primera mesura a prendre és el cessament fulminant del responsable directe del funcionament del centre on van succeir els greus fets, el senyor Carlos Llorca Ponce.

La mort d’aquest jove marroquí en el CIE no és una excepció, sinó una “macabra normalitat”. Aquest jove marroquí és una víctima més de les polítiques migratòries de tancament, repressió i criminalització que es duen a terme al nostre país. Aquesta mort posa en evidència, una vegada més, la urgent necessitat de clausurar definitivament aquestes presons racistes on es tanca a persones a causa d’una sanció administrativa sota condicions que violen els drets humans més fonamentals: nou persones almenys han mort en els CIE o en processos de deportació des de 1987.

La Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions reclama que la investigació que realitza el jutjat concloga amb la determinació de responsabilitats, l’establiment de sancions i l’adopció de mesures que eviten la repetició de situacions semblants. Així, perquè la investigació judicial puga portar-se a terme amb totes les garanties processals es fa necessària la permanència en el territori de qualsevol persona que, de manera directa o indirecta, poguera estar relacionada amb els fets. Per tant, exigim que es paralitze qualsevol intent d’expulsió per a evitar que, com ha succeït en moltes altres ocasions, els procediments judicials acaben arxivant-se perquè les persones implicades han sigut deportades. En el cas de la mort del jove marroquí, existeixen testimoniatges que asseguren que l’intern va rebre una “pallissa de mort” i que va ser reclòs en una cel·la d’aïllament sense rebre l’atenció mèdica deguda. Hores després va aparèixer mort.

Finalment, la Campanya CIEs NO considera prioritari i fonamental que l’Estat assumisca la seua responsabilitat en la defunció del jove i establisca mecanismes de reparació per a la seua família. Fins al moment la ciutadania no coneix si l’administració s’ha posat en contacte amb la família per a comunicar el decés d’un ciutadà d’origen marroquí que es trobava sota la custòdia de l’Estat espanyol. Per tant, exigim a la Delegació del Govern que comunique la defunció a la seua família i que es pose a la seua disposició per a prestar-li l’assistència necessària.

Concentración en la puerta azul del CIE de Zapadores por la muerte de un hombre marroquí

CIEs NO exige una investigación independiente por la muerte del interno de Zapadores y convoca a la ciudadanía a concentrarse esta tarde para exigir el cierre inmediato del CIE

·       La Campaña por el Cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y el fin de las Deportaciones pide que se esclarezcan las circunstancias del fallecimiento y se depuren responsabilidades.

 

·       La Plataforma insta al President de la Generalitat, la vicepresidenta, el alcalde, representantes políticos, sindicatos, movimientos sociales y a la sociedad a concentrarse esta tarde en la puerta del centro para pedir su clausura.

 

·       Esta mañana se ha denegado la entrada a las diferentes organizaciones de la Plataforma que han intentado visitar el centro para comprobar la situación del resto de personas internas.

 

València, 16 de julio de 2019.- La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros y el fin de las Deportaciones (CIEs NO) exige al Gobierno una investigación urgente, rigurosa e independiente para conocer las circunstancias en las que se produjo la muerte de un interno de 25 años y origen marroquí, en la celda de aislamiento del CIE de Zapadores en la tarde de ayer, lunes 15 de julio, así como que se depuren responsabilidades al respecto.

Por otra parte, CIEs NO convoca a la ciudadanía a concentrarse esta tarde, a las 19.00 horas, en la puerta del complejo de Zapadores e insta a la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de València, que firmaron sendas propuestas para instar al Gobierno a su clausura la pasada legislatura, a poner en práctica su pronunciamiento por el cierre de los CIEs. De esta forma, se hace un especial llamamiento a la asistencia del President de la Generalitat, Ximo Puig, la vicepresidenta Mónica Oltra, el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, así como al resto de representantes institucionales, políticos, sindicales, organizaciones y movimientos sociales.

La Campaña por el cierre de los CIE denuncia esta muerte como resultado del racismo institucional y consecuencia directa de una política migratoria basada en la criminalización, el encierro y la deportación de las personas migrantes. “Son unos hechos gravísimos. La ciudadanía necesita saber cómo se ha producido la muerte de esta persona que se encontraba bajo custodia del Estado español, por ello, convocamos a una movilización masiva por el cierre de estas cárceles racistas que forman parte de las políticas de muerte que los estados europeos practican contra las personas migrantes y a pedir la depuración de responsabilidades por la muerte de este ciudadano marroquí”, ha afirmado Adrián Vives, portavoz de CIEs NO.

Denegación de entrada a las ONG

Asimismo, la Campaña ha intentado visitar esta mañana a las personas internas en Zapadores, tal y como les autoriza un auto del magistrado de instrucción del juzgado número 3 desde el año 2011, pero no les ha sido posible, ya que la Policía Nacional no se lo ha permitido alegando “cuestiones de seguridad”. “Precisamente hace unos días denunciábamos que estaban restringiendo el acceso de las organizaciones al CIE excusándose en las vacaciones de verano del funcionariado y es precisamente ahora, con más internamientos y menos personal, cuando más necesario es el papel de fiscalización y vigilancia de los derechos humanos de las entidades sociales”, ha denunciado el representante de la Plataforma.

CIEs NO tiene conocimiento de que los intentos de suicidio entre los internos son continuos debido al impacto sobre la salud mental del encierro y las condiciones del centro. “Hemos sabido que la semana pasada hubo otro intento de suicidio y también que se liberó a uno de los internos por su grave deterioro psíquico”, ha añadido Vives.

Desde que se abrió el primer CIE y comenzaron a practicarse deportaciones en 1987, al menos nueve personas han fallecido en condiciones de encierro y traslado forzoso: nueve vidas cuya custodia y responsabilidad recaía sobre el Estado. La muerte en el CIE no es una excepción, sino una macabra normalidad. Desde CIEs NO consideramos imprescindible honrar su memoria y poder recordar sus nombres y apellidos:

Osamuyi Aikpitanyi 2007 (durante su deportación; Vuelo Iberia Madrid-Lagos;Nigeria)

Ciudadano nigeriano de 47 años. 2008. (CIE Zapadores. València)

Jonathan Sizalima 2009 (Comisaria extranjeria P.N, BCN)

Mohamed Abagui 2010 (CIE Zona Franca, BCN)

Samba Martine 2011(CIE Aluche, Madrid)

Idrissa Diallo 2012 (CIE Zona Franca, BCN)

Alik Manukyan 2013 (CIE Zona Franca, BCN)

Mohamed Bouderbala 2017 (Cárcel Archidona, Málaga)

Ciudadano Marroquí 2019 (CIE Zapadores, València)

 

Por todo ello, la Campaña por el cierre de los CIEs y el fin de las Deportaciones exige:

 

·       Una investigación immediata, rigorosa y objetiva sobre las circunstancias de la muerte del interno, así como la comparecencia del delegado de Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, para informar al respecto.

·       La identificación de la persona fallecida y medidas de reparación para con su família.

·       El cierre inmediato del CIE de Zapadores y de todos los del Estado español.

 

 

Además, CIEs NO hace un llamamiento  a la movilización:

 

Martes, 16 de julio, a las 19.00 horas, Puerta Azul del CIE de Zapadores, València (Avenida Doctor Waskman, 52-54)

El CIE de Zapadores restringe el horario y las condiciones de atención a las ONG

· La Dirección del CIE de Zapadores restringe el horario a dos tardes a la semana previa cita telefónica a las ONG.

· Por medio de una circular se informa que: “En caso de expulsión masiva, entrada masiva, etc. se les deniega la visita”.

· La Campaña CIEsNO ha puesto los hechos en conocimiento del Juez de control.

Valencia, 12 de julio de 2019 – La Dirección del CIE de Zapadores ha restringido el horario de atención a las ONG dedicadas a velar por los derechos de los internos a dos tardes a la semana previa cita telefónica. Se prohíbe asimismo que un segundo interno asista como intérprete. Y, en cualquier caso, se denegará la entrada cuando haya “entradas masivas” y “expulsiones masivas”. La Campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones ha puesto los hechos en conocimiento del Juez de control y exige que se respete el derecho de los internos a ser asistidos.

Debido a la llegada de las vacaciones de verano, la dirección del Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Zapadores ha restringido el horario de atención a las ONG dedicadas a la asistencia, protección y defensa de la población migrante. A través de una circular expuesta en el tablón de anuncios del CIE de Zapadores, la dirección comunica a las ONG que durante el verano el horario de asistencia de estas queda reducido a dos tardes a la semana previa cita telefónica. Hasta el momento, las diferentes ONG tenían permitida la entrada tanto por la mañana como por la tarde, a excepción de aquellas horas en las que hubiera asistencia letrada, por considerarse prioritaria. Esta drástica reducción del tiempo de atención dificulta gravemente el proceso de intervención social que las entidades están realizando con los internos.

Además de esta limitación del tiempo, la dirección señala que queda prohibido que un segundo interno asista como intérprete, práctica a la que recurren las ONG tras denunciar la ausencia de intérpretes en el CIE. Debido a esta continua falta de intérpretes, se está vulnerando el derecho de los internos a ser informados de su situación, así como el derecho a ser asistidos por un intérprete de forma gratuita si no comprende o no habla castellano y carece de medios económicos para costeárselo. El hecho de negar la colaboración de otros internos pone de manifiesto la intención de la dirección del CIE en dificultar la asistencia a las personas internas.

Finalmente, se comunica que en caso de “expulsiones masivas” y “entradas masivas” se denegará el acceso a las organizaciones que, por derecho, están autorizadas a asistir a las personas internas. Como es ya sabido, la época estival es el momento donde mayor número de personas tratan de llegar a territorio español. Por este motivo durante la temporada de verano aumenta el número de internos en el CIE y, por lo tanto, es más necesaria la presencia de las ONGs para hacer respetar con la mayor garantía posible los derechos de las personas migrantes que han sido encerradas.

La Campaña CIEs NO lleva a cabo una doble tarea en el CIE de Zapadores. Por un lado, realiza un acompañamiento psico-social a los internos, prestándoles asistencia sanitaria, psicológica, social y/o legal en función de las necesidades personales. La interrupción en el seguimiento personal de los internos debida a la reducción del horario repercute negativamente en la intervención que los profesionales realizan con los internos. Por otro lado, dada la peculiaridad de los CIE, su carácter opaco y su intencionada clandestinidad, las vulneraciones de derechos en los CIE son sistemáticas. Por ese motivo es fundamental el papel de la campaña a la hora de velar por la integridad de los internos, denunciando la existencia de tratos vejatorios e intimidatorios, agresiones verbales y físicas.

La Campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones (CIEs NO) ha puesto los hechos en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia en funciones de control del CIE y exige que se respete el derecho de los internos a ser asistidos por las entidades sociales de ayuda a personas migrantes. Desde la Campaña CIEsNo exigimos el cierre incondicional de estos agujeros negros del derecho y condenamos los continuos ataques de la administración a los derechos de la población migrante. Mientras exista un CIE abierto los derechos humanos estarán de vacaciones.



NOTA DE PREMSA

El CIE de Sapadors restringeix l’horari i les condicions d’atenció a les ONG

· La Direcció del CIE de Sapadors restringeix l’horari a dues vesprades a la setmana prèvia cita telefònica a les ONG.


· Per mitjà d’una circular s’informa que: “En cas
d’expulsió massiva, entrada massiva, etc. se’ls denega la visita”.


· La Campanya *CIEsNO ha posat els fets en coneixement del Jutge de control.

València, 12 de juliol de 2019 – La Direcció del CIE de Sapadors ha restringit l’horari d’atenció a les ONG dedicades a vetlar pels drets dels interns a dues vesprades a la setmana prèvia cita telefònica. Es prohibeix així mateix que un segon intern assistisca com a intèrpret. I, en qualsevol cas, es denegarà l’entrada quan hi haja “entrades massives” i “expulsions massives”. La Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions ha posat els fets en coneixement del Jutge de control i exigeix que es respecte el dret dels interns a ser assistits.

A causa de l’arribada de les vacances d’estiu, la direcció del Centre d’Internament per a Estrangers (CIE) de Sapadors ha restringit l’horari d’atenció a les ONG dedicades a l’assistència, protecció i defensa de la població migrant. A través d’una circular exposada en el tauler d’anuncis del CIE de Sapadors, la direcció comunica a les ONG que durant l’estiu l’horari d’assistència d’aquestes queda reduït a dues vesprades a la setmana prèvia cita telefònica. Fins al moment, les diferents ONG tenien permesa l’entrada tant al matí com a la vesprada, a excepció d’aquelles hores en les quals hi haguera assistència lletrada, per considerar-se prioritària. Aquesta dràstica reducció del temps d’atenció dificulta greument el procés d’intervenció social que les entitats estan realitzant amb els interns.

A més d’aquesta limitació del temps, la direcció assenyala que queda prohibit que un segon intern assistisca com a intèrpret, pràctica a la qual recorren les ONG després de denunciar l’absència d’intèrprets en el CIE. A causa d’aquesta contínua falta d’intèrprets, s’està vulnerant el dret dels interns a ser informats de la seua situació, així com el dret a ser assistits per un intèrpret de forma gratuïta si no entén o no parla castellà i manca de mitjans econòmics per a costejar-se’l. El fet de negar la col·laboració d’altres interns posa de manifest la intenció de la direcció del CIE de dificultar l’assistència a les persones internes.

Finalment, es comunica que en cas de “expulsions massives” i “entrades massives” es denegarà l’accés a les organitzacions que, per dret, estan autoritzades a assistir a les persones internes. Com és ja sabut, l’època estival és el moment on major nombre de persones tracten d’arribar a territori espanyol. Per aquest motiu durant la temporada d’estiu augmenta el nombre d’interns en el CIE i, per tant, és més necessària la presència de les ONGs per a fer respectar amb la major garantia possible els drets de les persones migrants que han sigut tancades.

La Campanya CIEs NO du a terme una doble tasca en el CIE de Sapadors. D’una banda, realitza un acompanyament psicosocial als interns, prestant-los assistència sanitària, psicològica, social i/o legal en funció de les necessitats personals. La interrupció en el seguiment personal dels interns degut a la reducció de l’horari repercuteix negativament en la intervenció que els professionals realitzen amb aquestos. D’altra banda, donada la peculiaritat dels CIE, el seu caràcter opac i la seua intencionada clandestinitat, les vulneracions de drets en els CIE són sistemàtiques. Per aquest motiu és fonamental el paper de la Campanya a l’hora de vetlar per la integritat dels interns, denunciant l’existència de tractes vexatoris i intimidatoris així com agressions verbals i físiques.

La Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions (CIEs NO) ha posat els fets en coneixement del Jutjat d’Instrucció número 3 de València en funcions de control del CIE i exigeix que es respecte el dret dels interns a ser assistits per les entitats socials d’ajuda a persones migrants. Des de la Campanya CIEsNo exigim el tancament incondicional d’aquests forats negres del dret i condemnem els continus atacs de l’administració als drets de la població migrant. Mentre existisca un CIE obert els drets humans estaran de vacances.

Taofiki – Clara Molto || #CIErraloConArte #CIEsNO

Taofiki 

Como plantas que esperan agosto
para el ceremonial de la inmolación
ante el humano asombro
es humano acaso de espalda y en silencio
gozar de la despreocupación
del desordenado y hostil estado
que mece el pasar de las estaciones
y hace huecas de los ojos las cuencas
mientras televisan eclipses, cometas,
muertos, predicadores, arden los bosques,
y van en filita, de uno en uno en los CIES
esperando en la báscula estatal
que no les sobres.
Tengo una rosa en el balcón
que busca a sus otras trece
entre el vecindario y canta

¿Cómo llegan bajo tierra las rosas?
¿Cómo despierta en otra tierra el azahar?

Ser de los continentes
un territorio en un cuerpo,
una vida en un cuerpo,
trasladado a otro cuerpo que debes ser
que tener que ser forzosamente,
involuntariamente y repetir

Soy parte de una granada
que se desmigaja
al antojo de los déspotas
y mis manos no tiemblan,
ni se silencian las bocas
de mis congéneres,
porque saberse grano
y darse a la encomienda de su fruto
es no permitir que de este siglo,
nos vayan a matar
de distancia ni de pena.
Somos una generación viva,
de padres y madres vivas
con abuelos y abuelas
muertas en las cunetas,
y se nos escapan de las manos
por las fronteras, de nuestros barrios

¿Son capaces estas calles de gemir tanta ausencia?
¿Es el medio en el que nos encontramos,
la injusticia?

Huele a rosas y a azahar

15 de Junio: Día por el CIErre de los Centros de Internamiento de Extranjeros

cast
– Manifiesto de la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE y el Fin de las Deportaciones
14 de junio 2019. En esta fecha, los colectivos en lucha por el cierre de los CIE nos sumamos a la reivindicación del 15J: Día contra los Centros de Internamiento de Extranjeros como un día de lucha y de reflexión. Nos sumamos con el mismo objetivo con el que comenzó esta convocatoria hace ya siete años: hacer visible lo invisible. Una iniciativa necesaria, urgente y abierta a todas aquellas personas individuales, colectivos de base y organizaciones de la sociedad civil que desde diferentes rincones alzan sus voces con un mismo fin: señalar y denunciar públicamente estos lugares de segregación, desposesión y vulneración de derechos de personas migrantes y racializadas; y luchar contra aquellos dispositivos de control, privación de libertad y deportación que separan, criminalizan, discriminan y rompen sin pudor nuestras relaciones, vínculos y redes comunitarias.
Los CIE no son sino la piedra angular de la necro-política Europea. Una política migratoria deshumanizada, racista e hipócrita que extiende y perpetúa el orden colonial; que asesina abierta e impunemente en las fronteras y en las ciudades; que permite y respalda las redadas racistas en nuestros barrios; y que fomenta la expulsión de nuestras vecinas en vergonzosos vuelos de deportación. Deportaciones que demasiado a menudo se llevan a cabo sin garantizar ningún derecho: sin garantizar una abogada, un intérprete, un médico, una llamada. Deportaciones durante las cuales las personas son humilladas y agredidas; son atadas con bridas y con camisas de fuerza, son amordazadas, golpeadas y sedadas. Deportaciones en las que se dejan atrás familias, amigos, trabajos. Deportaciones capaces de demoler enteros proyectos de vida.
Los CIE son un agujero negro en el Estado de Derecho. En ellos se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito, sino por el contrario, una mera falta administrativa: no han regularizado su residencia en el Estado español. Las personas encerradas en los CIE, además de ser nuestras vecinas, llegan hasta aquí expulsadas de lugares y situaciones adversas. A menudo se trata de contextos de violencia, guerras y persecución. Ningún motivo es vano o menos merecedor de protección. En 2018 fueron internadas un total de 7.855 personas en los Centros de Internamiento de Extranjeros del Estado español, más de dos tercios eran de nacionalidad Marroquí y Argelina. Además un total de 89 menores de edad fueron retenidos en estos centros, algo especialmente grave pues según las leyes de protección del menor y la propia ley de Extranjería, un menor de edad no puede ser detenido ni internado en un CIE.
Los Estados miembros de la Unión Europea, en vez de amparar, acoger y ofrecer herramientas y posibilidades a las personas migradas, las abandona a su suerte en medio de su sistema colonial y racista. Un sistema que las subalterniza, menosprecia y vulnera, cuando no directamente las asesina. Un sistema que se sustenta sobre los cimientos de la Europa Fortaleza, sus gobiernos y las multinacionales que expolian los recursos de los países de origen. Un sistema que se sustenta, además, sobre la silenciosa complicidad de quienes normalizan la segregación y el encierro de las personas migrantes y que sin embargo aprueban la libertad de movimiento de quienes la ejercen desde las posibilidades económicas y los privilegios Europeos brindados por un modelo vergonzosamente desigual y racista, una complicidad que ampara y permite que los CIE sigan existiendo.
Los CIEs también son aquellos lugares en que se encierra a menores de edad, a personas víctimas de trata, a personas con enfermedades crónicas y con graves problemas de salud mental, sin darles una asistencia médica adecuada. Son lugares donde se maltrata, se insulta, se agrede y se veja a las personas encerradas. Son lugares donde las condiciones higiénico-sanitarias deficientes derivan en brotes de sarna o chinches. Donde no se aplica una efectiva de la tutela judicial, ni se garantiza un acompañamiento digno ni eficiente. Además, estos lugares cumplen una función muy clara para la necro-política Europea: infunden miedo, control y discursos racistas y de criminalización sobre la población migrante. 
La falta de acceso a la información es una constante en los CIEs. Las respuestas parciales o directamente opacas por parte de las instituciones que deberían velar por su control; la ausencia de un registro donde aparezca información sobre los periodos de estancia, el origen, la edad y datos concretos de las personas internadas; las solicitudes de asilo presentadas; las quejas o peticiones registradas… Todas estas carencias ponen de manifiesto la falta de transparencia que rodea estos centros, y nos apuntan hacia una evidencia muy grave: la Administración no quiere que la verificación de su funcionamiento y las condiciones de vida de los internos en los CIE pasen al dominio público. 
Actualmente existen en el Estado español siete centros de Internamiento. En estos lugares carentes de dignidad y de derechos, los internos han llevado a cabo numerosas huelgas de hambre y otras formas de resistencia para protestar ante la opacidad que suponen estos centros; ante la falta de condiciones dignas; ante inminentes e injustas deportaciones que devuelven a las personas hacia países en conflicto, poniendo en peligro sus vidas. Su mera existencia vulnera los derechos más fundamentales. Nos encontramos en un momento en el que las reformas legislativas vuelven a criminalizar a las personas migrantes introduciendo cambios cada vez más represivos, como ha ocurrido con la reforma de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, con el Código Penal o la “futura reforma de retorno” que Los ministros del Interior de la Unión Europea empezaron a pactar la pasada semana.
Se fortalecen los sistemas de control de fronteras frente a los sistemas de ayuda humanitaria, se criminalizan los movimientos de solidaridad y de defensa de derechos humanos, se cierran las vías seguras de llegada, encerrando a Europa en sus propias fronteras. No podemos concluir este día sin mencionar a Jonathan Sizalima, Mohamed Abagui, Idrissa Diallo, Samba Martine, Aramis Manukyan, Mohamed Bouderbala. Todas ellas, personas fallecidas en los CIEs y por cuya memoria seguiremos luchando hasta alcanzar el cierre definitivo de los Centros de Internamiento de Extranjeros.
Hasta no alcanzar el cierre definitivo, continuaremos trabajando para denunciar la vulneración de derechos humanos que supone su existencia; seguiremos exigiendo condiciones dignas; seguiremos demandando la verificación de las condiciones y los estándares de respeto y dignidad de los Derechos Humanos. Porque después de muchos años de lucha y denuncia, nos encontramos ante un único camino posible y radicalmente específico: el cierre definitivo de todos los Centros de Internamiento de Extranjeros. Un camino que ya no es un sueño, una quimera o una utopía, sino la única apuesta política posible. Es un camino real que ha sido posible uniendo fuerzas, demandando cambios desde diferentes lugares y negándonos a aceptar el orden violento, racista y colonial del Estado; de la ley de Extranjería y de los dispositivos de control, rechazo, encierro y desposesión hacia las personas migrantes. Por ello es el momento de dar un grito alto y firme que deje claro que no vamos a permitir más expresiones de racismo institucional y que la única solución es el cierre de estos centros infames.

val

15 de Juny: Dia pel Tancament dels Centres d’Internament d’Estrangers

– Manifest de la Campanya Estatal pel Tancament dels CIE i la Fi de les Deportacions
14 de juny 2019. A data d’avui, els col·lectius en lluita pel tancament dels CIE ens sumem a la reivindicació del 15J: Dia contra els Centres d’Internament d’Estrangers, com un dia de lluita i de reflexió. Ens sumem amb el mateix objectiu amb el que començà aquesta convocatòria fa set anys: fer visible allò invisible. Una iniciativa necessària, urgent i oberta a totes aquelles persones individuals, col·lectius de base i organitzacions de la societat civil que des de diferents racons alcen les seves veus amb una mateixa finalitat: assenyalar i denunciar públicament aquests espais de segregació, despossessió i vulneració de drets de les persones migrants i racialitzades; i lluitar contra aquells dispositius de control, de privació de llibertat i de deportació que separen, criminalitzen, discriminen i trenquen sense pudor les nostres relacions, vincles i xarxes comunitàries.
Els CIE tan sols representen la pedra angular de la necropolítica Europea. Una política migratòria deshumanizada, racista i hipòcrita que estén i perpetua l’ordre colonial; que assassina de forma oberta i impune a les fronteres i a les ciutats; que permet i recolza les batudes racistes als nostres barris; i que fomenta l’expulsió de les nostres veïnes en vergonyosos vols de deportació. Deportacions que massa sovint s’efectuen sense garantir cap dret: sense garantir una advocada, un intèrpret, un metge, una trucada. Deportacions durant les quals les persones són humiliades i agredides; són lligades amb brides i camises de força, són amordassades, colpejades i sedades. Deportacions que deixen enrere famílies, amics, feines. Deportacions capaces d’enderrocar projectes de vida sencers.
Els CIE són un forat negre dins l’Estat de Dret. Als CIE es priva de llibertat persones que no han comès cap delicte, sinó tan sols una mera falta administrativa: no han regularitzat la seva residència a l’Estat espanyol. Les persones tancades als CIE, a més de ser les nostres veïnes, arriben fins aquí expulsades de llocs i situacions adverses. Sovint es tracta de contextos de violència, guerres i persecució. Cap motiu és va o menys mereixedor de protecció. Al 2018 van ser internades un total de 7.855 persones en Centres d’Internament d’Estrangers de l’Estat espanyol, més de dos terços eren de nacionalitat Marroquina i Algeriana. A més, un total de 89 menors d’edat van ser retinguts en aquests centres; això és especialment greu ja que segons les lleis de protecció del menor i la pròpia llei d’Estrangeria, un menor d’edat no pot ésser detingut ni internat en un CIE.
Els Estats membres de la Unió Europea, en comptes d’emparar, acollir i oferir eines i possibilitats a les persones migrades, les abandona enmig d’un sistema colonial i racista. Un sistema que les subalternitza, menysprea, vulnera o directament les assassina. Un sistema que se sustenta sobre els fonaments de l’Europa Fortalesa, els seus governs i les multinacionals que espolien els recursos dels països d’origen. Un sistema que se sustenta, a més, sobre la silenciosa complicitat d’aquells qui normalitzen la segregació i el tancament de les persones migrants i que, en canvi, aproven la llibertat de moviment de qui l’exerceix des de les possibilitats econòmiques i els privilegis Europeus proveïts per un model vergonyosament desigual i racista, una complicitat que empara i permet que els CIE segueixin existint.
Els CIE també són aquells llocs on es tanquen menors d’edat, persones víctimes de tracta, persones amb malalties cròniques i amb greus problemes de salut mental, sense donar-los una assistència mèdica adequada. Són llocs on es maltracta, s’insulta, s’agredeix i es vexa les persones recloses. Són llocs on les condicions higienicosanitàries deficients deriven en brots de sarna o xinxes. És on no s’aplica una efectiva tutela judicial, ni tampoc es garanteix un acompanyament digne ni eficient. A més a més, aquests espais compleixen una funció molt clara per a la necropolítica europea: infondre la por, el control i discursos racistes i criminalitzadors sobre la població migrant.
La falta d’accés a la informació és una constant en els CIE. Les respostes parcials o directament opaques per part de les institucions que haurien de vetllar pel seu control; l’absència d’un registre on aparegui la informació sobre els períodes d’estància, l’origen, l’edat i dades concretes de les persones internades; les sol·licituds d’asil presentades; les queixes o peticions registrades… Totes aquestes carències posen de manifest la falta de transparència que rodeja aquests centres, i apunten cap a una evidència molt greu: l’Administració no vol que la verificació del seu funcionament i les condicions de vida dels interns en els CIE passin a ser domini públic.
Actualment existeixen a l’Estat espanyol set centres d’internament. En aquests llocs mancats de dignitat i de drets, els interns han portat a terme nombroses vagues de fam i altres maneres de resistència per a protestar davant l’opacitat que suposen aquests centres; davant la falta de condicions dignes; davant imminents i injustes deportacions que retornen a les persones a països en conflicte, posant en perill les seves vides. La seva mera existència vulnera els drets més fonamentals. Ens trobem en un moment en què les reformes legislatives tornen a criminalitzar les persones migrants introduint canvis cada vegada més repressius, com ha passat amb la reforma de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, amb el Codi Penal o la “futura reforma de retorn” que els ministres de l’Interior de la Unió Europea van començar a pactar la setmana passada.
Es reforcen els sistemes de control de fronteres enfront dels sistemes d’ajuda humanitària, es criminalitzen els moviments de solidaritat i de defensa dels drets humans, es tanquen les vies segures d’arribada, tancant Europa dins les seves pròpies fronteres. No podem concloure el dia d’avui sense anomenar Jonathan Sizalima, Mohamed Abagui, Idrissa Diallo, Samba Martine, Aramis Manukyan, Mohamed Bouderbala. Totes elles, persones mortes als CIE i per la seva memòria seguirem lluitant fins aconseguir el tancament definitiu dels Centres d’Internament d’Estrangers.
Fins que no aconseguim el tancament definitiu, continuarem treballant per a denunciar la vulneració de drets humans que suposa la seva existència; seguirem exigint condicions dignes; seguirem exigint la verificació de les condicions i els estàndards de respecte i dignitat dels drets humans. Perquè després de molts anys de lluita i denúncia, ens trobem davant d’un únic camí possible i radicalment específic: el tancament definitiu de tots els Centres d’Internament d’Estrangers. Un camí que ja no és un somni, una quimera o una utopia, sinó l’única aposta política possible. És un camí real que ha sigut possible unint forces, demanant canvis des de diferents llocs i negant-nos a acceptar l’ordre violent, racista i colonial de l’Estat; de la llei d’estrangeria i dels dispositius de control, rebuig, tancament i despossessió cap a les persones migrants. Per això és el moment de fer un crit alt i ferm que deixi clar que no permetrem més expressions de racisme institucional i que l’única solució és el tancament d’aquests centres infames.