CIEs NO alerta de la estancia de menores en el CIE de Zapadores y la falta de protección que sufren

La Campaña por el cierre de los CIE constata que se ha internado en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia al menos a un menor de edad -y hay claras sospechas de otros dos- de origen bengalí trasladado desde Motril, tras ser interceptado en el mar.

Valencia, 13 de octubre de 2018.- La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs NO) denuncia que se ha internado en el CIE de Zapadores al menos a un posible menor desde Motril (Granada) que había sido interceptado en el mar y hay claras sospechas de que ha sucedido la misma circunstancia con otros dos jóvenes. CIEs NO tiene constancia de que han estado encerrados en Zapadores al menos diez días y que ahora se encuentran en libertad y están siendo atendidos por diferentes ONGs.

El pasado 5 de octubre se presentó a Fiscalía de menores la documentación original del certificado de nacimiento de uno de ellos en inglés y bengalí, además en la petición se denuncia que la Policía Nacional apuntó una fecha incorrecta de su nacimiento como si fuera mayor de edad pese a que el menor indicó haber nacido en diciembre del año 2000, tal y como aparece en su partida de nacimiento, y que no se le hizo ninguna prueba para determinar su edad.

Asimismo, se ha dado parte a subdelegación de Gobierno en Granada para que sea revocada su orden de expulsión, así como a la correspondiente dirección general de la Generalitat para que se haga responsable de su acogida.

Cristina Martínez Ferrando, portavoz de CIEs NO, ha afirmado que es “especialmente preocupante que se siga dando la situación una y otra vez en todo el Estado, y no solo en el CIE de València, de que se prive de libertad a menores de edad en el CIE, y de queprevalezca la ley de extranjería sobre la ley de menor. Esto corrobora que es imposible el cumplimiento de los derechos humanos, así como la protección de víctimas vulnerables en estas cárceles racistas. Definitivamente, la única opción respecto a los CIE es su cierre inmediato y sin condiciones”.

El inmigrante – Coti #CIErraloConArte #CIEsNO

El artista Coti nos envía esta versión de su canción El inmigrante para el proyecto CIErralo con Arte de la Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros y el fin de las deportaciones

El inmigrante – Coti

MANIFIESTO Ante las devoluciones de migrantes y refugiados a Marruecos

El pasado 22 de agosto, a través de la valla de Ceuta, accedieron a territorio español 116 personas migrantes y refugiadas. El Ministerio del Interior confirma que al día siguiente estas personas habrían sido devueltas a Marruecos mediante la aplicación del Acuerdo entre el Reino de España y el Reino de Marruecos relativo a la circulación de personas, el tránsito y la readmisión de extranjeros entrados ilegalmente, firmado en Madrid el 13 de febrero de 1992. Este Acuerdo, hasta el momento, no había sido aplicado sino de forma muy incidental y marginal para la devolución de personas interceptadas en algunos de los islotes de soberanía española cercanos a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Las entidades abajo firmantes nos vemos en la obligación de criticar duramente dicha forma de proceder por las siguientes razones:

1. El Acuerdo de Readmisión de 1992 no supone ninguna base jurídica distinta de la establecida en la legislación de extranjería para acordar el retorno de cualquier persona que se encuentre bajo la potestad de las autoridades migratorias españolas. Es un mero instrumento jurídico para posibilitar la ejecución de una previa decisión de retorno a Marruecos adoptada por las autoridades españolas. Por tanto, cualquier persona que sea entregada a las autoridades de Marruecos en aplicación de este Acuerdo debe haberlo sido tras la tramitación de alguno de los procedimientos previstos en la legislación de extranjería (en este caso, el procedimiento de devolución) en el que han debido observarse todas las garantías previstas legalmente. Entre esas garantías se incluye los derechos de asistencia letrada, de intérprete y a someter la decisión a revisión judicial. En el marco de este procedimiento, además, han debido poder identificarse situaciones de especial vulnerabilidad susceptibles de tutela e impeditivas de la ejecución de la decisión de retorno como son la minoría de edad, potenciales solicitantes de protección internacional o víctimas de trata de seres humanos. La inusitada celeridad con que se han desarrollado estos procedimientos permite cuestionar que dichas garantías se hayan satisfecho materialmente y, en consecuencia, la legalidad del procedimiento.

2. El Acuerdo de Readmisión establece, a su vez, un detallado procedimiento para la ejecución de la decisión de entrega que implica obligaciones recíprocas para las autoridades de España y Marruecos. Como obligaciones formales se establecen (i) la necesidad de una solicitud formal en que se hagan constar todos los datos disponibles relativos a la identidad, a la documentación personal eventualmente poseída por el extranjero y a las condiciones de su entrada ilegal en el territorio del Estado requirente, así como cualquier otra información de que se disponga sobre el mismo; y (ii) la aceptación que debe quedar documentada mediante la expedición por las Autoridades de Marruecos de un certificado o de cualquier otro documento en el que se hace constar la identidad y, en su caso, la documentación poseída por el extranjero en cuestión. Nuevamente, la celeridad con que se han desarrollado estos procedimientos y la experiencia de la general ausencia de documentación personal de estas personas permite también cuestionar que estas obligaciones se hayan cumplimentado materialmente y, en consecuencia, la legalidad del procedimiento.

3. El Acuerdo de Readmisión también establece una específica garantía material que condiciona cualquier entrega a las autoridades de Marruecos, como es que España se asegure de que “los extranjeros readmitidos son enviados lo antes posible a su Estado de origen o al Estado donde comenzaran su viaje” (art. 5). Difícilmente Marruecos está en disposición de poder dar cumplimiento a esta exigencia ni España podría hacer frente a su compromiso asumido internacionalmente de que pueda asegurarse de que estas personas son retornadas a sus países de origen. Nada parece apuntar a que Marruecos y España pueda garantizar que estas personas no quedan varadas en territorio marroquí, donde sus derechos son sistemáticamente vulnerados.

4. Son numerosas y reiteradas las denuncias de organizaciones sociales e internacionales sobre el trato recibido por los migrantes en Marruecos. Específicamente, el Comité Europeo para la prevención de la tortura en su Informe al Gobierno español sobre la visita que realizó dicho Comité a España en 2014 [CPT/inf (2015) 19] afirmó en su apartado 54 que “teniendo en cuenta el riesgo de malos tratos infligidos por los miembros de las fuerzas auxiliares marroquíes a los migrantes irregulares, devueltos a Marruecos, la CPT recomienda que las autoridades españolas aseguren que ninguna persona es entregada a ellos”. Por tanto, siendo constatable esta circunstancia por un órgano del Consejo de Europa, también hay que afirmar que la entrega de estas personas supone una vulneración del principio de no devolución reconocido en el derecho internacional, europeo y nacional.

5. Con esta medida, el actual Gobierno desvela cuál es realmente su política migratoria. No sólo ha mantenido la petición de reenvío a la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos frente a la Sentencia que consideraba contrario al Convenio Europeo de Derechos Humanos las devoluciones en caliente, haciendo suyos los argumentos del anterior gobierno y contradiciendo sus críticas a la figura de los rechazos en frontera. Ahora, buscando una alternativa pretendidamente jurídica a este tipo de actuaciones, intenta implantar una suerte de “devoluciones en caliente en diferido” en que materialmente se mantiene la vulneración de derechos fundamentales que siempre han caracterizado a estas actuaciones.

Las entidades abajo firmantes, representativas de muy amplios y diversos sectores de la sociedad civil, denunciamos la huida hacia adelante que representan estas devoluciones en caliente en diferido no sólo por no respetar las garantías legales exigibles, sino también por suponer un paso más en la política de externalización de controles que tantos costos tiene en términos de derechos humanos –amén de las contraprestaciones económicas y políticas a Marruecos que el Gobierno debería desvelar-. Una política migratoria, en definitiva, que compromete la dignidad moral de nuestra sociedad y los principios humanistas en que debería asentarse, empujándonos por la pendiente de la barbarie.
Exigimos que el Ministerio del Interior haga público: (i) el número de abogados de oficio y de intérpretes que han actuado; (ii) número de funcionarios policiales que han actuado como secretarios e instructores de los diversos procedimientos; (iii) actividades desarrolladas para lograr la identificación de las persona y medios a través de los cuales se ha producido esa identificación; (iv) actividades dirigidas a identificar la existencia de situaciones de especial vulnerabilidad (menores de edad, solicitantes de protección internacional y de víctimas de trata de seres humanos) y resultado de las mismas; (v) listado de nacionalidades de las personas devueltas; y (vi) garantías aportadas por Marruecos de que no serán sometidos a malos tratos. Asimismo, solicitamos a los distintos grupos políticos que, en su labor de control de la labor de gobierno, exijan la mencionada información.

Finalmente exigimos una política de control de fronteras basada en el respeto a los Derechos Humanos, una profunda modificación de la ley de extranjería que garantice vías legales para la migración regular, la aprobación del reglamento de la ley de asilo que garantice el acceso al procedimiento de asilo en consulados, y que se ponga fin a los acuerdos de externalización de fronteras con terceros países que no garantizan los Derechos Humanos ni la protección de las personas en movimiento.
Madrid, 24 de agosto de 2018.

 

Entidades firmantes 

Almería Acoge – APDHA – Asamblea de Apoyo a Personas Migrantes de Salamanca – Asociación Agar – Asociación Apoyo – Asociación Asdecoba – Asociación Valiente Bangla –
ASPM Madrid – Bienvenidxs Refugiadxs Toledo – Caminando fronteras – Campaña CIEs NO Valencia – Canarias libre de CIES – Caravana abriendo fronteras – Cáritas Española – Centro Pastoral San Carlos Borromeo – Colectiva feminista Moolaadé – Colectivo para la Paz – Convivir sin Racismo – Coordinadora de Barrios – Ecologistas en acción – Elin – Entrepueblos-Entrepobles-Entrepobos-Herriarte – Federación Andalucía Acoge – Federación SOS Racismo – Inmigrapenal – Iridia – Mundo en movimiento. #SickOfWaiting – Obrim Fronteres Castelló – Obrim Fronteres Valencia – Observatorio del Racismo Institucional- RAIN – Observatorio Samba Martine – Ongi Etorri Errefuxiatuak – Pacifistas Ciudad Real – Plataforma Benvinguts Refugiats Menorca – Plataforma de ayuda a personas refugiadas Elche – PRODEIN – Red Acoge – Red Ciudadana de Acogida de Leganés – Red Española de Inmigración – Red Interlavapies – Red migrantes con derechos – Red Solidaria de Acogida – Senda de cuidados – Sercade – Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) – Tanquem els CIE – Territorio Doméstico – Valencia Acoge

alabrada

Pasan inadvertidas – Eva Serós Quintero || #CIEsNO #CIErraloConArte

Pasan inadvertidas

hasta que el vidrio de sus ojos les delata.

Viajan al pasado y envejecen.

Oscurecen.

Se retuercen sus entrañas en cada recuerdo

cuando miras dentro,

y la tormenta aparece.

¿Dónde se esconden los miedos

de quienes una vez renacieron?

Pasan inadvertidas,

como si no fueran nadie, ni nada valieran.

Gentes sin nombre, errantes.

Cifras ascendentes.

Desesperan sus ansias por derechos que les niegan,

y se queman en la fila

por un papel que lo diga.

¿Cuándo dejamos que un sello

valiese más que una vida?

Pasan inadvertidas

sobre el asfalto de un lugar ajeno que les rechaza.

Caminan diferente

entre mentes ausentes

de quienes nada saben, ni se imaginan

qué se siente al mirar dentro

de una superviviente.

¿Y para cuándo la empatía

será señal de rebeldía?

 

“Pasan inadvertidas” de Eva Serós Quintero que pertenece Al Cuadrado Solidario y a Refugeless

Hay que cerrar los Centros de Internamiento de Extranjeros, no reformarlos

El Delegado del Gobierno de la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, declaraba ayer que los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIEs) no son una solución satisfactoria para el nuevo gobierno de Pedro Sánchez, y dejaba entrever la intención de revisar la función de los mismos y la posibilidad de cerrarlos. Para la Campaña por el Cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones tales declaraciones aportan aliento al objetivo que desde hace años se mantiene: el cierre definitivo de los Centros de Internamiento.

Sin embargo, hay que recordar que fue el PSOE quien creó estas cárceles para personas migrantes y el que en repetidas ocasiones ha defendido su existencia. De hecho, el propio ministro Marlaska así lo manifestaba la pasada semana. Por tanto, si el Delegado quiere que la ciudadanía le crea, bastaría con que ordenase el cierre inmediato del CIE de Zapadores, ubicado en la ciudad de Valencia.

Según la Campaña por el Cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones, resulta una evidente contradicción que el nuevo Delegado declare su postura en contra de los actuales CIEs y afirme al mismo tiempo que el CIE de Zapadores está “en buenas condiciones”.

Entre los principales objetivos de la Campaña CIES NO está el detectar y denunciar las vulneraciones de derechos que se producen en los CIEs, partiendo del hecho de su propia existencia como centros de reclusión y privación de libertad. En este sentido, contrariamente a lo afirmado por el Delegado del Gobierno, las condiciones del CIE de Zapadores no son buenas, y son muchas las vulneraciones de derechos humanos que tienen lugar allí dentro: deficiencias en las condiciones de las celdas, limitación de asistencia sanitaria, ausencia de intérpretes, trato desigual entre hombres y mujeres, intimidaciones, vejaciones, etc.

En Valencia, la Campaña por el Cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones lleva años denunciando las condiciones y consecuencias que tiene para las personas el hecho de ser retenidas en centros de internamiento. Su objetivo nunca ha sido que el gobierno central, que es quien tiene la competencia efectiva sobre tales Centros, los reforme o embellezca, como pretendió el anterior ministro del Interior, Juan Ignacio Zoidio. La exigencia de años de lucha de la Campaña siempre ha sido la clausura de cada uno de los siete Centros de Internamiento de Extranjeros existentes actualmente en el territorio español, pues no entiende cómo se puede conjugar un Estado de Derecho con la privación de libertad de personas que no han cometido ningún delito.

Para la Campaña CIEs NO, si el Delegado Juan Carlos Fulgencio y el nuevo gobierno tienen una voluntad firme y sincera de respetar los derechos humanos de las personas migrantes deberían demostrarlo con el cierre definitivo de estos centros, donde impera la opacidad y arbitrariedad.

Concentración en la puerta del CIE de Zapadores (València)

Concentración en la puerta del CIE de Zapadores (València)