Un chico permanece encerrado en el CIE pese a que su documentación prueba que es menor

[CASTELLANO]

·       El juez no admite su cédula de identidad porque llegó partida desde Argelia aunque la familia asegura que la envió en perfecto estado

 

·       La Campaña considera que debe prevalecer el principio jurídico de favor minoris o interés superior del menor y, por tanto, ser puesto en libertad

 

 

Valencia, 18 de febrero de 2020 – M. Ch., un chico argelino de 16 años, permanece encerrado desde hace semanas en el CIE de Zapadores a pesar de haber demostrado su minoría de edad. El joven llegó a las costas españolas en una patera junto a otros  menores a mediados de enero y todos fueron internados en Zapadores. Desde que la Campaña por el Cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y por el fin de las deportaciones tuvo conocimiento de su presencia lo puso en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia, en funciones de control del CIE de Zapadores. Paralelamente, se solicitó a sus familias que aportaran la documentación original que acredita su minoría de edad. Dos de los menores fueron liberados tras realizarles pruebas médicas y un tercero al presentar su documento de identidad.

 

Sin embargo, el juez no ha considerado válida la documentación de M. Ch. porque llegó a València partida en dos partes. La familia ha mandado fotografías en las que la cédula aparece en perfecto estado antes de ser enviada, por lo que se debió romper en el proceso de transporte desde Argelia a València o en los controles que se realizan en la frontera. El corte realizado en la cédula parece haber sido practicado con un abrecartas u objeto similar por lo que las dos partes coinciden perfectamente y en ambas figura el mismo número de registro. Pero el juez considera que el estado de la cédula impide que “por la Policía Científica se determine si presenta signos evidentes de manipulación” y da validez a las pruebas médicas que determinaron que tiene una edad de 19 años.

 

La Campaña considera que la legislación nacional e internacional de protección de las y los menores siempre permite su amparo en caso de duda por lo que en esta situación debería haber prevalecido la protección de este chico. El principio jurídico de favor minoris o interés superior del menor debe ser tenido en cuenta por todas las instituciones a la hora de tomar decisiones que les afecten. Por eso, la Campaña ha puesto el caso en conocimiento del consulado de Argelia para que pueda volver a acreditar documentalmente su minoría de edad sin ningún tipo de defecto formal.

El encierro de menores en los CIE viola toda la normativa internacional de protección de los niños y niñas y la legislación española, desde la propia Constitución hasta la Ley de Extranjería pasando por las propias disposiciones del Ministerio del Interior, que establecen que “no podrá acordarse el ingreso de menores en los centros de internamiento” y que los no acompañados serán “puestos a disposición de las entidades públicas de protección de menores”(http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/extranjeria/regimen-general/centro-de-internamiento-de-extranjeros)Sin embargo, se ha convertido en una práctica habitual el internamiento sin haber realizado las pruebas necesarias para establecer su edad y a pesar de que presentan rasgos físicos que denotan su minoría de edad. El Ministerio del Interior reconoció como menores a 89 niños o adolescentes recluidos en los CIE en 2018, 5 fueron encerrados en Zapadores, sin que hasta el momento se conozca que haya sancionado a los responsables de estos encierros ilegales ni que haya tomado medidas para que no se repitan.


[VALENCIÀ]

Un xic roman tancat al CIE malgrat
que la seua documentació prova que és menor



• El jutge no admet la seua cèdula d’identitat perquè va arribar partida des d’Algèria encara que la família assegura que la va enviar en perfecte estat

• La Campanya considera que ha de prevaldre el principi jurídic de favor minoris o interès superior del menor i, per tant, ser posat en llibertat

 

València, 18 de febrer de 2020 – M. Ch., un xic algerià de 16 anys, roman tancat des de fa setmanes en el CIE de Sapadors malgrat haver demostrat la seua minoria d’edat. El jove va arribar a les costes espanyoles en una pastera acompanyat d’altres menors a mitjan gener i tots van ser internats en Sapadors. Des que la Campanya pel Tancament dels Centres d’Internament per a Estrangers i per la fi de les deportacions va tindre coneixement de la seua presència ho va posar en coneixement del Jutjat d’Instrucció número 3 de València, en funcions de control del CIE de Sapadors. Paral·lelament, es va sol·licitar a les seues famílies que aportaren la documentació original que acredita la seua minoria d’edat. Dos dels menors van ser alliberats després de realitzar-los proves mèdiques i un tercer en presentar el seu document d’identitat.

No obstant això, el jutge no ha considerat vàlida la documentació de M.Ch. perquè va arribar a València partida en dues parts. La família ha manat fotografies en les quals la cèdula apareix en perfecte estat abans de ser enviada, per la qual cosa es degué trencar en el procés de transport des d’Algèria a València o en els controls que es realitzen a la frontera. El tall realitzat en la cèdula sembla haver sigut practicat amb un tallapapers o objecte similar, ja que les dues parts coincideixen perfectament i en totes dues figura el mateix número de registre. Però el jutge considera que l’estat de la cèdula impedeix que “per la Policia Científica determine si presenta signes evidents de manipulació” i dóna validesa a les proves mèdiques que van determinar que té una edat de 19 anys.

La Campanya considera que la legislació nacional i internacional de protecció de les i els menors sempre permet que siguen emparats en cas de dubte, i per això en aquesta situació hauria d’haver prevalgut la protecció d’aquest xic. El principi jurídic de favor minoris o interès superior del menor ha de ser tingut en compte per totes les institucions a l’hora de prendre decisions que els afecten. Per això, la Campanya ha posat el cas en coneixement del consolat d’Algèria perquè puga tornar a acreditar documentalment la seua minoria d’edat sense cap mena de defecte formal.

El tancament de menors en els CIE viola tota la normativa internacional de protecció dels xiquets i xiquetes i la legislació espanyola, des de la pròpia Constitució fins a la Llei d’Estrangeria passant per les pròpies disposicions del Ministeri de l’Interior, que estableixen que “no podrà acordar-se l’ingrés de menors en els centres d’internament” i que els no acompanyats seran “posats a la disposició de les entitats públiques de protecció de menors”(http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/extranjeria/regimen-general/centro-de-internamiento-de-extranjeros).

No obstant això, s’ha convertit en una pràctica habitual l’internament sense haver realitzat les proves necessàries per a establir la seua edat i a pesar que presenten trets físics que denoten la seua minoria d’edat. El Ministeri de l’Interior va reconéixer com a menors a 89 xiquets o adolescents reclosos en els CIE en 2018, 5 van ser tancats en Sapadors, sense que fins al moment es conega que s’haja sancionat als responsables d’aquests tancaments il·legals ni que s’haja pres mesures perquè no es repetisquen.

 

MIGRANTES – Deme Orte #CIErraloConArte #CIEsNO

Emigrantes que dejan su tierra,

su familia, su hogar y su pueblo.

Emigrantes que huyen de la guerra,

La violencia, el hambre y el miedo.

Emigrantes que buscan salir

del pozo de la miseria, de una vida sin futuro.

Emigrantes que sueñan un sueño

de otra vida de paz y bienestar, de trabajo y dignidad.

Migrantes que caminan sin desmayo

travesías peligrosas, penosas, mortales.

Migrantes por desiertos y rutas hostiles,

pies destrozados cargando su mundo a cuestas.

Migrantes navegantes en mares terribles,

náufragos en aguas asesinas,

Migrantes trashumantes, nómadas, fugitivos buscando refugio…

Inmigrantes en tierras diferentes a las suyas, siempre lejanas.

Inmigrantes en culturas y lenguas extrañas, con gente diversa.

Inmigrantes rechazadas, ninguneadas, acosadas, amenazadas, secuestradas, encerradas, violadas, expulsadas…

Emigrantes, migrantes, inmigrantes,

al fin y al cabo, personas.

Hermanas y hermanos de la misma familia humana,

Os damos la bienvenida como nuevos vecinos.

Nuestra casa es vuestra casa, si es que hay casa de alguien.

Todas vamos y venimos. Al fin y al cabo estamos de paso.

Somos la tierra de donde venimos,

la tierra que pisamos

y la tierra a la que vamos.

No dejamos de ser quienes somos por cambiarnos de sitio,

pero nos cambia la vida.

Somos la lengua que hablamos, y las lenguas que escuchamos.

Nos vemos en los ojos que nos miran.

Nos encontramos en los abrazos que nos esperan.

Somos raíces que vuelan

y alas que arraigan.

Liberan al menor del CIE de Zapadores después de una semana de encierro ilegal

<Castellano>

·El juez ordenó su traslado a un centro de menores tras aportarse la documentación original cuyas fotocopias ya había presentado el chico

·La Campaña CIE No exige que se investigue por qué las autoridades le asignaron un año de nacimiento que lo convertía en mayor de edad

València, 5 de enero de 2020 – Una semana han tardado en reconocer su error las autoridades y en liberar a un menor de un encierro que nunca debería haber padecido. H. T., el joven argelino de 16 años detenido en el CIE de Zapadores a pesar de demostrar su minoría de edad, ha sido trasladado este fin de semana a un centro de menores al decretar el juez su puesta en libertad después de que se aportara la documentación original de su fecha de nacimiento. El chico ya mostró fotocopias de su documento de identidad y de su partida de nacimiento en la patera que llegó a las costas de Almería. Sin embargo, no sirvió de nada. Fue trasladado a Zapadores y, gracias a otros internos, la Campaña CIE No conoció su caso y pudo realizar las gestiones para conseguir su documentación original.

Muchos jóvenes en su misma situación no corren la misma suerte. El encierro de menores de edad es una práctica convertida en habitual en los últimos tiempos. En la mayoría de casos no es posible demostrar la minoría de edad de estas personas ante las autoridades judiciales, por lo que muchos menores acaban siendo privados de libertad hasta 60 días y deportados, vulnerando toda la normativa de protección de menores. En 2018 se encerraron a 89 menores en los CIE del Estado español, el doble que el año anterior.

El 30 de diciembre la Campaña presentó un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia en funciones de control del CIE exponiendo la situación de H. T., aportando copias de su documento de identidad y de su partida de nacimiento, y poniendo en conocimiento del magistrado que la documentación original estaba ya en camino. Tras recibirla, el 2 de enero se registró un escrito en el juzgado de control pidiendo la inmediata puesta en libertad del menor. Ese mismo día el juez dictó un auto en el que se disponía: “Únase y ofíciese al CIE de Valencia para que una vez aportada la documentación original ante la autoridad administrativa encargada de la custodia para la expulsión del interno H. T., interno en el CIE de Valencia, y una vez comprobada la autenticidad de la misma sin premura se proceda al inmediato traslado del interno H. T. al Centro de Menores que le corresponda […] dado que según dicha documentación H. T. es menor de edad”.

El auto fue recibido el día 3 y en él se requería que la Campaña “aporte la documentación original recibida del interno H. T. ante el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia donde se encuentra el mismo a los efectos acordados”. Por ello, en la tarde del 3 de enero, integrantes de la Campaña CIE NO intentaron entrar al CIE, siéndoles denegada la entrada debido a la llegada de antidisturbios en tres furgones policiales para realizar un cacheo a los internos, intervención que fue denunciada por la Campaña en redes sociales. La mañana del 4 de enero nos personamos en el CIE para, esta vez sí, entregar la documentación original del menor. En ese momento la policía de Zapadores nos comunicó que, recibida la documentación, se iba a dar inicio al traslado del menor a un centro de menores, según lo dispuesto en el auto judicial.

En el caso de H. T. y en el de otro menor encerrado en julio coinciden modos de actuar de las autoridades que deberían ser investigadas judicialmente. A H. T. le asignaron oficialmente el mismo día y mes de nacimiento que figuran en las fotocopias que él llevaba, pero retrasaron 2 años su nacimiento y, de este modo, se convertía en mayor de edad. Con el menor de julio se aplicó el mismo modus operandi a pesar de que portaba consigo su cédula de identidad original. Además, la policía del CIE le retiró la documentación y la envió al juez de control semanas después de producirse la privación de libertad. En ese tiempo, habiendo un documento original del que el juez de control no tuvo conocimiento desde el primer momento, al chico se le realizaron pruebas de determinación de la edad y fue llevado al consulado de Argelia en Alicante para que fuera reconocido como nacional y se emitiera el laissez-passer. En esta entrevista en el consulado, al chico no se le permitió llevar consigo su documento original, que permaneció retenido en el CIE. El consulado emitió el laissez-passer con la misma fecha de nacimiento con la que lo había fichado la policía, es decir, mismo día y mes que en su documento, pero diferente año, lo que equivalía a la diferencia entre ser reconocido como mayor o menor de edad. Finalmente, el menor fue deportado a su país de origen.


<VALENCIÀ>

Alliberen al menor del CIE de Sapadors després d’una setmana de tancament il·legal

·El jutge va ordenar el seu trasllat a un centre de menors després d’aportar￾se la documentació original les fotocòpies de la qual ja havia presentat el xic

·La Campanya CIE No exigeix que s’investigue per què les autoritats li van assignar un any de naixement que el convertia en major d’edat

València, 5 de gener de 2020 – Una setmana han tardat a reconéixer el seu error les  autoritats i a alliberar a un menor d’un tancament que mai hauria d’haver patit. H. T., el jove algerià de 16 anys detingut al CIE de Sapadors malgrat demostrar la seua minoria d’edat, ha sigut traslladat aquest cap de setmana a un centre de menors en decretar el jutge la seua posada en llibertat després que s’aportara la documentació original de la seua data de naixement. El xic ja va mostrar fotocòpies del seu document d’identitat i de la seua partida de naixement en la pastera que va arribar a les costes d’Almeria. No obstant això, no va servir de res. Va ser traslladat a Sapadors i, gràcies a altres interns, la Campanya CIE NO va conéixer el seu cas i va poder realitzar les gestions per a aconseguir la seua documentació original.

Molts joves en la seua mateixa situació no corren la mateixa sort. El tancament de menors d’edat és una pràctica convertida en habitual en els últims temps. En la majoria de casos no és possible demostrar la minoria d’edat d’aquestes persones davant les autoritats judicials, per la qual cosa molts menors acaben sent privats de llibertat fins a 60 dies i deportats, vulnerant tota la normativa de protecció de menors. En 2018 es va tancar a 89 menors en els CIE de l’Estat espanyol, el doble que l’any anterior.

El 30 de desembre la Campanya va presentar un escrit davant el Jutjat d’Instrucció número 3 de València en funcions de control del CIE exposant la situació de H. T., aportant còpies del seu document d’identitat i de la seua partida de naixement, i posant en coneixement del magistrat que la documentació original estava ja en camí. Després de rebre-la, el 2 de gener es va registrar un escrit en el jutjat de control demanant la immediata posada en llibertat del menor. Aquest mateix dia el jutge va dictar un auto en el qual es disposava:
“Únase y ofíciese al CIE de Valencia para que una vez aportada la documentación original ante la autoridad administrativa encargada de la custodia para la expulsión del interno H. T., interno en el CIE de Valencia, y una vez comprobada la autenticidad de la misma sin premura se proceda al inmediato traslado del interno H. T. al Centro de Menores que le corresponda […] dado que según dicha documentación H. T. es menor de edad”.

El auto va ser rebut el dia 3 i en ell es requeria que la Campanya “aporte la documentación original recibida del interno H. T. ante el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia donde se encuentra el mismo a los efectos acordados”. Per això, en la vesprada del 3 de gener, integrants de la Campanya CIE NO van intentar entrar al CIE, sent-los denegada l’entrada a causa de l’arribada d’antidisturbis en tres furgons policials per a realitzar un escorcoll als interns, intervenció que va ser denunciada per la Campanya en xarxes socials. El matí del 4 de gener ens personem al CIE per a, aquesta vegada sí, entregar la documentació original del menor. En aquest moment la policia de Sapadors ens va comunicar que, rebuda la documentació, s’anava a donar inici al trasllat del menor a un centre de menors, segons el que es disposa al auto judicial.

En el cas d’H. T. i en el d’un altre menor tancat al juliol coincideixen maneres d’actuar de les autoritats que haurien de ser investigades judicialment. A H. T. li van assignar oficialment el mateix dia i mes de naixement que figuren en les fotocòpies que ell portava, però van retardar 2 anys el seu naixement i, d’aquesta manera, es convertia en major d’edat. Amb el menor de juliol es va aplicar el mateix modus operandi tot i que portava amb si la seua cèdula d’identitat original. A més, la policia del CIE li va retirar la documentació i la va enviar al jutge de control setmanes després de produir-se la privació de llibertat. Durant aquest temps, havent-hi un document original del qual el jutge de control no va tindre coneixement des del primer moment, al xic se li van realitzar proves de determinació de l’edat i va ser portat al consolat d’Algèria a Alacant perquè fóra reconegut com a nacional i s’emetera el laissez-passer. En aquesta entrevista en el consolat, al xic no se li va permetre portar amb si el seu document original, que va romandre retingut en el CIE. El consolat va emetre el laissez-passer amb la mateixa data  de naixement amb la qual ho havia fitxat la policia, és a dir, mateix dia i mes que en el seu document, però diferent any, la qual cosa equivalia a la diferència entre ser reconegut com a major o menor d’edat. Finalment, el menor va ser deportat al seu país d’origen.

Un chico está detenido ilegalmente en el CIE desde hace una semana a pesar de probar su minoría de edad

<Castellano>

· La documentación original prueba que tiene 16 años; sin embargo, para las autoridades españolas nació el mismo día y mes pero 2 años antes

· La Campaña CIE No exige su inmediata liberación sin ningún tipo de prueba complementaria

València, 3 de enero de 2020 – Un chico argelino permanece detenido en el CIE de Zapadores desde hace una semana a pesar de que ha demostrado su minoría de edad ante las autoridades policiales y judiciales. El encierro de menores en los CIE viola toda la normativa internacional de protección de los niños y niñas y la legislación española, desde la propia Constitución hasta las disposiciones del Ministerio del Interior, que establece que “no podrá acordarse el ingreso de menores en los centros de internamiento” (http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/extranjeria/regimen-general/centro-de-internamiento-de-extranjeros). Sin embargo, continúa siendo una práctica habitual: el propio Ministerio del Interior reconoció que en 2018 se encerraron a 89 menores (el doble que el año anterior, https://www.elmundo.es/espana/2019/06/07/5cf95ec5fdddff170e8b45e6.html).

  1. T., de nacionalidad argelina, llegó en patera a las costas de Almería, donde fue detenido el 25 de diciembre. En el auto de internamiento dictado por el Juzgado de Instrucción número 2 de Almería se le hizo constar como mayor de edad, pese a que el chico dijo que tenía 16 años y que nació en 2003, declaración que coincidía con lo indicado por las fotocopias del documento de identidad y de la partida de nacimiento que portaba consigo desde un primer momento así como con la documentación original remitida posteriormente por la familia. De forma sorprendente, la fecha de nacimiento coincide en día y mes en el auto de internamiento y en las fotocopias de la documentación del chico, pero cambia el año: en el auto judicial el chico ha nacido dos años antes con lo que para las autoridades españolas es mayor de edadoficialmente. En julio, la Campaña CIE NO denunció ante el juez de control del CIE un caso similar: un menor de edad fue identificado con el mismo día y mes de nacimiento que los que aparecían en las fotocopias de su documentación, pero como habiendo nacido dos años antes.

El 29 de diciembre, tras la advertencia de los propios migrantes encerrados en el CIE, integrantes de la Campaña se entrevistaron con H. T. para conocer su relato y recabar toda la documentación disponible en aras a intentar poner fin a su privación de libertad y evitar su devolución a Argelia. El joven manifestó tener 16 años y mostró las fotocopias de su documento de identidad y de la de su partida de nacimiento, pero se tuvo que contactar con su familia en Argelia para que mandara la documentación original. Tras el endurecimiento de los criterios de la Fiscalía General del Estado respecto a la identificación de los menores extranjeros no acompañados, únicamente son aceptados para demostrar la minoría de edad los documentos originales, auténticos e identificativos. En aquellos casos en los que, por diferentes motivos, no es posible que el menor obtenga su documentación original, los chicos acaban siendo identificados como mayores de edad y, por tanto, privados de libertad hasta 60 días en el CIE y deportados. La familia, que sufre grandes dificultades económicas, envió la documentación original de inmediato.

El 30 de diciembre la Campaña presentó un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia en funciones de control del CIE exponiendo los hechos, aportando copias de su documento de identidad y de su partida de nacimiento, y poniendo en conocimiento del magistrado que la documentación original y auténtica estaba ya en camino.

Tras recibir la documentación original, el 2 de enero se registró un escrito en el juzgado de control pidiendo la inmediata puesta en libertad del menor y que éste pase “a disposición de los órganos de protección oportunos, sin necesidad de la realización de pruebas complementarias de determinación de la edad”. Todo ello en base a la jurisprudencia del Tribunal Supremo que considera que no ha lugar a la realización de dichas pruebas médicas cuando el menor se encuentre documentado con documento original y auténtico del que se pueda desprender su identidad, nacionalidad y fecha de nacimiento.


<Valencià>

Un xic està detingut il·legalment al CIE des de fa una setmana malgrat provar la seua minoria d’edat

 La documentació original prova que té 16 anys; no obstant això, per a les autoritats espanyoles va nàixer el mateix dia i mes però 2 anys abans

• La Campanya CIE No exigeix el seu immediat alliberament sense cap mena de prova complementària

       

València, 3 de gener de 2020 – Un xic algerià roman detingut al CIE de Sapadors des de fa una setmana a pesar que ha demostrat la seua minoria d’edat davant les autoritats policials i judicials. El tancament de menors en els CIE viola tota la normativa internacional de protecció dels xiquets i xiquetes i la legislació espanyola, des de la pròpia Constitució fins a les disposicions del Ministeri de l’Interior, que estableix que “no podrà acordar-se l’ingrés de menors en els centres d’internament” (http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/extranjeria/regimen-general/centro-de-internamiento-de-extranjeros). No obstant això, continua sent una pràctica habitual: el propi Ministeri de l’Interior va reconéixer que en 2018 es van tancar a 89 menors. (el doble que l’any anterior: https://www.elmundo.es/espana/2019/06/07/5cf95ec5fdddff170e8b45e6.html).

  1. T., de nacionalitat algeriana, va arribar en pastera a les costes d’Almeria, on va ser detingut el 25 de desembre. El auto d’internament dictat pel Jutjat d’Instrucció número 2 d’Almeria se li va fer constar com a major d’edat, malgrat que el xic va dir que tenia 16 anys i que va nàixer en 2003, declaració que coincidia amb l’indicat per les fotocòpies del document d’identitat i de la partida de naixement que portava amb si des d’un primer moment així com amb la documentació original remesa posteriorment per la família. De manera sorprenent, la data de naixement coincideix en dia i mes en l’auto d’internament i en les fotocòpies de la documentació del xic, però canvia l’any: a l’auto judicial el xic ha nascut dos anys abans i, per tant, per a les autoritats espanyoles és major d’edat oficialment. Al juliol, la Campanya CIE NO va denunciar davant el jutge de control del CIE un cas similar: un menor d’edat va ser identificat amb el mateix dia i mes de naixement que els que apareixien en les fotocòpies de la seua documentació, però com havent nascut dos anys abans.

El 29 de desembre, després de l’advertiment dels propis migrants tancats al CIE, integrants de la Campanya es van entrevistar amb H. T. per a conèixer el seu relat i recaptar tota la documentació disponible per  intentar posar fi a la seua privació de llibertat i evitar la seua devolució a Algèria. El jove va manifestar tindre 16 anys i va mostrar les fotocòpies del seu document d’identitat i de la de la seua partida de naixement, però es va haver de contactar amb la seua família a Algèria perquè enviara la documentació original. Després de l’enduriment dels criteris de la Fiscalia General de l’Estat respecte a la identificació dels menors estrangers no acompanyats, únicament són acceptats per a demostrar la minoria d’edat els documents originals, autèntics i identificatius. En aquells casos en els quals, per diferents motius, no és possible que el menor obtinga la seua documentació original, els xics acaben sent identificats com a majors d’edat i, per tant, privats de llibertat fins a 60 dies al CIE i deportats. La família, que pateix grans dificultats econòmiques, va enviar la documentació original immediatament.

El 30 de desembre la Campanya va presentar un escrit davant el Jutjat d’Instrucció número 3 de València en funcions de control del CIE exposant els fets, aportant còpies del seu document d’identitat i de la seua partida de naixement, i posant en coneixement del magistrat que la documentació original i autèntica estava ja en camí.
Després de rebre la documentació original, el 2 de gener es va registrar un escrit en el jutjat de control demanant la immediata posada en llibertat del menor i que aquest passara “a la disposició dels òrgans de protecció oportuns, sense necessitat de la realització de proves complementàries de determinació de l’edat”. Tot això sobre la base de la jurisprudència del Tribunal Suprem que considera que no és procedent la realització d’aquestes proves mèdiques quan el menor es trobe documentat amb document original i autèntic del qual es puga desprendre la seua identitat, nacionalitat i data de naixement.

Un interno del CIE de Zapadores denuncia al juez una agresión policial durante un traslado

· “Dentro del coche me dieron dos puñetazos en la cara y me  bajaron a rastras hiriéndome la rodilla izquierda”, relata Steven
· La Campaña CIE NO respalda su solicitud para que se identifique a los agentes presuntamente implicados y se suspenda cautelarmente su expulsión

Valencia, 1 de enero de 2020.- Steven, un chico de veinte años privado de libertad en el  CIE de Zapadores desde hace más de treinta días, ha denunciado ante el Juzgado de  Guardia una agresión sufrida cuando regresaba del hospital, donde había sido trasladado a causa de una contusión en la mano. En la descripción de los hechos de la denuncia  presentada, Steven relata que iba esposado en la parte trasera del coche, de repente se escuchó un ruido “y creyeron que fui yo, pero yo estaba esposado. Frenaron en seco y me golpee la frente. Se bajaron los dos policías locales con pistola en mano. Abrieron la puerta y guardaron la pistola y dentro del coche me dieron dos puñetazos en la cara y me bajaron a rastras hiriéndome la rodilla izquierda”.

Según su testimonio, la agresión se produjo en la tarde del 23 de diciembre por parte de agentes de la Policía Local quienes, al parecer, estuvieron a cargo de realizar el traslado de ida y vuelta al hospital. A su llegada al CIE, Steven redactó una instancia dirigida al director del centro en la que solicitaba “presentar una denuncia a los policías que me llevaron al hospital [ya que] en el camino me pegaron.” En esta instancia, Steven adjuntó el informe médico del hospital, anterior a la agresión, y una fotografía en la que se ve la herida en la rodilla, así como la hinchazón en la cara.

Después de cinco días en los que no obtuvo ningún tipo de respuesta, Steven contactó con
la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones, expresando su voluntad de elevar la denuncia al Juez de control del CIE. El pasado 28 de diciembre, miembros
de la Campaña accedieron al CIE para entrevistarse con Steven y trasladar su escrito de
denuncia al Juzgado de Guardia. En el escrito presentado, además del relato de los hechos,
se aporta el informe hospitalario previo a la agresión, una fotografía en la que aparecen
lesiones coincidentes con lo descrito y la instancia que entregó a la dirección del CIE y
por la que no recibió respuesta.

Finalmente, en la denuncia presentada se solicita que se “identifique a los agentes de
servicio que pudieron haber participado en los hechos denunciados”, así como “que se
suspenda cautelarmente la expulsión de la víctima hasta que se esclarezcan los hechos”.
El denunciante pide al Juez ser llamado “a declarar y ratificarse en la denuncia”.
La Campaña CIE NO asume las solicitudes del denunciante y exige que se investigue y
esclarezca lo ocurrido y se asuman responsabilidades. Queremos señalar que son
numerosos los casos en los que se ha procedido a la deportación de la víctima después de
haber efectuado una denuncia, por lo que los procedimientos acaban siendo archivados y
los presuntos agresores quedan impunes. Además, mostramos nuestra preocupación por
las represalias que pudiera sufrir la persona que denuncia estos hechos y que, al estar
privada de libertad, se encuentra en una situación de gran vulnerabilidad. Y una vez más
reiteramos que mientras sigan abiertos los CIE continuarán produciéndose vulneraciones
a los derechos humanos, que en muchas ocasiones incluyen agresiones físicas a las
personas que han sido privadas de libertad por el simple hecho de no disponer de permiso
de residencia

Última concentración del año en el CIE de Zapadores (València). Martes 31 de diciembre 2019

Última concentración del año 2019 en el CIE de Zapadores (València) para exigir su cierre. Martes 31 de diciembre 2019

El auto judicial que ordena “preservar en mejor forma la vida” de los internos avala la urgencia del cierre del CIE de Zapadores

 

  •   El juez de control exige unas medidas de prevención que no se

adoptaron en el caso de la muerte de Marouane

 

  • El joven permaneció solo en la celda de aislamiento sin vigilancia

a pesar de la evidente situación angustiosa que sufría

 

Valencia, 30 de septiembre de 2019 – El auto judicial que dictó el juzgado de Instrucción 3 de València, en funciones de control del CIE de Zapadores, sólo 10 días después del fallecimiento de Marouane Abouobaida en una celda de aislamiento, refuerza la urgente necesidad de cerrar estas instalaciones donde se recluye a personas que no han cometido ningún delito. El magistrado Francisco de Asís Silla, tras recabar los informes sobre lo sucedido y visitar varias veces el centro, ordenó al director el 25 de julio adoptar una serie de medidas “a fin de preservar en mejor forma la vida, integridad, salud y derechos de las personas privadas de libertad”, según ha publicado el diario.es. En el mismo auto se pide que se lleven a cabo las medidas incluso si entran “en contradicción con las instrucciones jerárquicas recibidas” o rebasan “la dotación de su plantilla”, y se recrimina a la policía que no esté informando “de incidentes, incluso huelgas de hambre, que se dice que se han remitido a este Juzgado y que no han sido recibidos”. Este juzgado ya reprochó a la policía hace casi dos años que se encerrara a una mujer sola en una celda de Zapadores porque esta situación equivale a un aislamiento y podía infringir los protocolos antisuicidios.

Sin embargo, ninguna de esas medidas que exige el juez que se deben asumir en casos como el del joven marroquí se dispusieron para prevenir su muerte ni se tiene conocimiento de que se hayan establecido mecanismos para aplicarlas en el futuro. Al contrario, ningún responsable político ni funcionario de mayor o menor rango han asumido la responsabilidad que por acción u omisión tuvieron en la muerte violenta de una persona que estaba bajo la custodia del Estado y el Gobierno afirma -en respuesta a varios parlamentarios- que “no hay ninguna evidencia que hiciese suponer que el detonante del presunto suicidio fueran las condiciones del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores”.

El juez ordena 16 medidas concretas sobre las condiciones de aislamiento de los internos y para prevenir los intentos de suicidio. Señala que el aislamiento es una “situación excepcional”, que debe ser motivada y “todavía más excepcional” si se aplica para preservar la integridad personal de un interno que ha sufrido un incidente con otros internos, y se ha de  comunicar al propio interno, al juzgado de control y al juzgado que acordó su internamiento. Además, exige que la persona esté acompañada de otros dos internos en la celda y que no se supere una hora en esta situación prorrogable a una hora más previo informe del servicio médico. También establece que habrá un control permanente a través de cámaras del interno aislado “en aras a la protección de su integridad física”.

Marouane fue aislado un día después de que sufriera una paliza a manos de otros internos y permaneció solo en la celda de aislamiento hasta su muerte. No existe constancia de que los responsables del CIE justificaran la excepcionalidad de esta medida ni de que se lo comunicaran a él mismo y a los juzgados competentes ni de que ningún policía fuera asignado al control de su situación.

Con respecto a los intentos de suicidio que se producen en el CIE, el juez reclama que se le informe si previamente se había activado o no el Protocolo Antisuicidios y que, tras el suceso, se efectúen controles médicos del interno y sobre su evolución “física y emocional”. Estos controles también se deben aplicar a los internos implicados en  altercados y agresiones entre internos o con los policías, “activándose en su caso el protocolo antisuicidio a la vista de los informes médicos emitidos”, señala el magistrado, que especifica que se le debe remitir informes sobre estos incidentes con la valoración médica indicando si se ha activado o no el protocolo. Además, también exige que se efectúe este tipo de valoración médica para decidir si procede activar el protocolo antisuicidio “cuando se observe a internos con una conducta extraña o decaimiento, en especial en aquellos que han sufrido episodios de enfrentamiento, peleas o incidentes con otros internos o con los funcionarios del centro”.

Una tía de Marouane lo visitó en Zapadores una semana antes de su muerte porque ya había alertado a su familia “de que lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más. Me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”, aseguró la tía a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones. Una hora antes de su muerte, el propio Marouane dictó a un compañero un escrito dirigido al director del CIE, en el que explicaba algunas de las consecuencias de la agresión (no veía por el ojo izquierdo y la cabeza “me duele mucho”) y aportaba un informe hospitalario de urgencias; este escrito fue entregado a la policía. Sin embargo, a pesar de los evidentes indicios de la situación angustiosa que sufría este interno, no se adoptaron las medidas preventivas que reclama el juez ni se activó el protocolo antisuicidio.

La muerte de Marouane se produjo en un contexto de elevada tensión en el interior del CIE que, además, coincidió con la decisión de la dirección de Zapadores de restringir las visitas de las organizaciones sociales contraviniendo el auto judicial que ordena que se garantice la presencia de ONG. A pesar de estas limitaciones, la Campaña pudo constatar que una semana antes de la muerte hubo un intento de suicidio y tuvieron que liberar a otro interno por su grave deterioro psíquico. Y cuatro días depués del fallecimiento de  Marouane, dos chicos se autolesionaron.

Tampoco se tiene constancia de que la dirección del CIE adoptara algún tipo de medida de prevención en estos casos ni de que informara al juzgado. Por tanto, si el Estado no muestra ninguna voluntad para preservar la vida de quienes tiene a su cargo, la justicia debe asumir su protección ordenando el cierre de Zapadores.


<Valencià>

NOTA DE PREMSA

La resolució judicial que ordena “preservar en millor forma la vida” dels interns avala la urgència del tancament del CIE de Sapadors

  • El jutge de control exigeix unes mesures de prevenció que no

         es van adoptar en el cas de la mort de Marouane

• El jove va romandre sol a la cel·la d’aïllament sense vigilància

         malgrat l’evident situació d’angoixa que patia

València, 30 de setembre de 2019 – La resolució judicial que va dictar el jutjat d’Instrucció 3 de València, en funcions de control del CIE de Sapadors, només 10 dies després de la mort de Marouane Abouobaida en una cel·la d’aïllament, reforça la urgent necessitat de tancar aquestes instal·lacions on es reclou a persones que no han comés cap delicte. El magistrat Francisco de Asís Silla, després d’arreplegar els informes sobre el succeït i visitar diverses vegades el centre, va ordenar al director el 25 de juliol adoptar una sèrie de mesures “a fi de preservar en millor forma la vida, integritat, salut i drets de les persones privades de llibertat”, segons ha publicat el diario.es. En la mateixa resolució es demana que es duguen a terme les mesures encara que entren “en contradicció amb les instruccions jeràrquiques rebudes” o depassen “la dotació de la seua plantilla” i es recrimina a la policia que no estiga informant “d’incidents, fins i tot vagues de fam, que es diu que s’han remés a aquest Jutjat i que no han sigut rebuts”. Aquest jutjat ja va retraure a la policia fa quasi dos anys que s’internara a una dona sola en una cel·la de Sapadors perquè aquesta situació equival a un aïllament i podia infringir els protocols antisuicidios.

No obstant això, cap d’aqueixes mesures que exigeix el jutge que s’han d’assumir en casos com el del jove marroquí es van disposar per a previndre la seua mort ni es té coneixement que s’hagen establit mecanismes per a aplicar-les en el futur. Al contrari, cap responsable polític ni funcionari de major o menor rang han assumit la responsabilitat que per acció o omissió van tindre en la mort violenta d’una persona que estava sota la custòdia de l’Estat i el Govern afirma -en resposta a diversos parlamentaris- que “no hi ha cap evidència que fera suposar que el detonant del presumpte suïcidi foren les condicions del Centre d’Internament d’Estrangers (CIE) de Sapadors”.

El jutge ordena 16 mesures concretes sobre les condicions d’aïllament dels interns i per a previndre els intents de suïcidi. Assenyala que l’aïllament és una “situació excepcional”, que ha de ser motivada i “encara més excepcional” si s’aplica per a preservar la integritat personal d’un intern que ha patit un incident amb altres interns, i s’ha de comunicar al propi intern, al jutjat de control i al jutjat que va acordar el seu internament. A més, exigeix que la persona estiga acompanyada d’altres dos interns en la cel·la i que no se supere una hora en aquesta situació, prorrogable a una hora més previ informe del servei mèdic. També estableix que hi haurà un control permanent a través de càmeres de l’intern aïllat “en llaures a la protecció de la seua integritat física”.

Marouane va ser aïllat un dia després de patir una pallissa a mans d’altres interns i va romandre sol en la cel·la d’aïllament fins a la seua mort. No existeix constància que els responsables del CIE justificaren l’excepcionalitat d’aquesta mesura ni que li ho comunicaren a ell mateix i als jutjats competents ni que cap policia fóra assignat al control de la seua situació.

Respecte als intents de suïcidi que es produeixen en el CIE, el jutge reclama que se l’informe si prèviament s’havia activat o no el Protocol Anta suïcidis i que, després del succés, s’efectuen controls mèdics de l’intern i sobre la seua evolució “física i emocional”. Aquests controls també s’han d’aplicar als interns implicats en altercats i agressions entre interns o amb els policies, “activant-se si escau el protocol anti suïcidi a la vista dels informes mèdics emesos”, assenyala el magistrat, que especifica que se li ha de remetre informes sobre aquests incidents amb la valoració mèdica indicant si s’ha activat o no el protocol. A més, també exigeix que s’efectue aquest tipus de valoració mèdica per a decidir si escau activar el protocol anti suïcidis “quan s’observe a interns amb una conducta estranya o decaïment, especialment en aquells que han patit episodis d’enfrontament, baralles o incidents amb altres interns o amb els funcionaris del centre”.

Una tia de Marouane el va visitar en Sapadors una setmana abans de la seua mort perquè ja havia alertat a la seua família “que ho estava passant molt malament i no anava a poder aguantar molt més. Em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”, va assegurar la tia a la Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions. Una hora abans de la seua mort, el propi Marouane va dictar a un company un escrit dirigit al director del CIE, en el qual explicava algunes de les conseqüències de l’agressió (no veia per l’ull esquerre i el cap “em fa molt mal”) i aportava un informe hospitalari d’urgències; aquest escrit va ser entregat a la policia. No obstant això, malgrat els evidents indicis de la situació angoixant que patia aquest intern, no es van adoptar les mesures preventives que reclama el jutge ni es va activar el protocol anti suïcidis.

La mort de Marouane es va produir en un context d’elevada tensió a l’interior del CIE que, a més, va coincidir amb la decisió de la direcció de Sapadors de restringir les visites de les organitzacions socials contravenint la resolució judicial que ordena que es garantisca la presència d’ONG. Malgrat aquestes limitacions, la Campanya va poder constatar que una setmana abans de la mort va haver-hi un intent de suïcidi i van haver d’alliberar a un altre intern pel seu deteriori psíquic. I quatre dies després de la defunció de Marouane, dos xics es van auto lesionar.

Tampoc es té constància que la direcció del CIE adoptara algun tipus de mesura de prevenció en aquests casos ni que informara el jutjat. Per tant, si l’Estat no mostra cap voluntat per a preservar la vida dels qui té al seu càrrec, la justícia ha d’assumir la seua protecció ordenant el tancament de Sapadors.

 

AUTO

El Defensor del Pueblo investiga la muerte del joven marroquí en el CIE de Zapadores

·         F. Marugán estudió la documentación aportada por la Campaña CIEs NO y ha comunicado que “se han iniciado actuaciones ante los organismos administrativos competentes”.

·         La queja se ha presentado para que se esclarezcan los hechos y se determinen responsabilidades por la muerte de una persona bajo tutela del Estado.

Valencia, 9 de agosto de 2019 – El Defensor del Pueblo ha abierto una investigación sobre la muerte de Marouane Abouobaida en el CIE de Zapadores el pasado 15 de julio, a raíz de la queja que se presentó para exigir que se esclarezcan todos los hechos y circunstancias y se determinen responsabilidades por el fallecimiento de forma violenta de una persona que estaba bajo tutela del Estado. La versión oficial indica que este joven marroquí de 23 años se suicidó en la celda de aislamiento donde fue recluido después de una pelea con otros internos y que no se pudo hacer nada para evitar que se quitara la vida.

Sin embargo, el propio Marouane dictó a un compañero un escrito dirigido al director del CIE, una hora antes de su muerte, en el que explicaba algunas de las consecuencias de la agresión (no veía por el ojo izquierdo y la cabeza “me duele mucho”) y aportaba un informe hospitalario de urgencias. Este escrito fue entregado a la policía, pero no consta que provocara ninguna reacción por parte de la dirección del CIE. Además, una tía de Marouane lo visitó en Zapadores una semana antes de su muerte porque ya había alertado a su familia “de que lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más”, aseguró la tía a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones. Cuando esta familiar lo vio, “me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”.

Por estos hechos y por la necesidad de que se aclaren todas las circunstancias que concurrieron, días después de su muerte se presentó una queja ante el Defensor del Pueblo. Se aportaron los comunicados que la Campaña ha difundido sobre este caso y las noticias publicadas, donde constan las exigencias de que se lleve a cabo una investigación exhaustiva que incluya los testimonios de los internos que fueron testigos de los hechos. Tras estudiar la documentación, Francisco Fernández Marugán, Defensor del Pueblo, comunicó el 7 de agosto que “se admite a trámite” la queja y “se han iniciado actuaciones ante los organismos administrativos competentes. Tras recibir la información solicitada, se le dará traslado de su contenido así como de la posición que sobre ella se adopte”.

La Campaña celebra la decisión adoptada por el Defensor y reitera su exigencia de que se clausuren todos los CIE porque mientras que permanezca alguno abierto seguirán muriendo personas encerradas cuyo único delito ha sido tratar de encontrar unas condiciones dignas de vida.


<Valencià>

NOTA DE PREMSA


El Defensor del Poble investiga la mort del jove marroquí en el CIE de Sapadors

  • F. Marugán va estudiar la documentació aportada per la Campanya CIEs NO i ha comunicat que “s’han iniciat actuacions davant els organismes administratius competents”.
  • La queixa s’ha presentat perquè s’esclarisquen els fets i es determinen responsabilitats per la mort d’una persona sota tutela de l’Estat.


València, 9 d’agost de 2019 –
 El Defensor del Poble ha obert una investigació sobre la mort de Marouane Abouobaida en el CIE de Sapadors el passat 15 de juliol, arran de la queixa que es va presentar per a exigir que s’esclarisquen tots els fets i circumstàncies i es determinen responsabilitats per la defunció de forma violenta d’una persona que estava sota tutela de l’Estat. La versió oficial indica que aquest jove marroquí de 23 anys es va suïcidar en la cel·la d’aïllament on va ser reclòs després d’una baralla amb altres interns i que no es va poder fer res per a evitar que es llevara la vida.

No obstant això, el propi Marouane va dictar a un company un escrit dirigit al director del CIE, una hora abans de la seua mort, en el qual explicava algunes de les conseqüències de l’agressió (no veia per l’ull esquerre i el cap “em dol molt”) i aportava un informe hospitalari d’urgències. Aquest escrit va ser entregat a la policia, però no consta que provocara cap reacció per part de l’adreça del CIE. A més, una tia de Marouane ho va visitar en Sapadors una setmana abans de la seua mort perquè ja havia alertat a la seua família “que l’estava passant molt mal i no anava a poder aguantar molt més”, va assegurar la tia a la Campanya pel Tancament dels CIE i la fi de les deportacions. Quan aquesta familiar ho va veure, “em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”.

Per aquests fets i per la necessitat que s’aclarisquen totes les circumstàncies que van concórrer, dies després de la seua mort es va presentar una queixa davant el Defensor del Poble. Es van aportar els comunicats que la Campanya ha difós sobre aquest cas i les notícies publicades, on consten les exigències que es duga a terme una investigació exhaustiva que incloga els testimoniatges dels interns que van ser testimonis dels fets. Després d’estudiar la documentació, Francisco Fernández Marugán, Defensor del Poble, va comunicar el 7 d’agost que “s’admet a tràmit” la queixa i “s’han iniciat actuacions davant els organismes administratius competents. Després de rebre la informació sol·licitada, se li donarà trasllat del seu contingut així com de la posició que sobre ella s’adopte”.

La Campanya celebra la decisió adoptada pel Defensor i reitera la seua exigència que es clausuren tots els CIE perquè mentre que romanga algun obert continuaran morint persones tancades l’únic delicte de les quals ha sigut tractar de trobar unes condicions dignes de vida.

Marouane Abouobaida redactó horas antes de su muerte una petición a la dirección del CIE para denunciar que había sido agredido y sufría dolores por las lesiones

  • CIEs NO exige las comparecencias del ministro del Interior y el delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, así como la destitución del director del Centro de Internamiento para Extranjeros de València.

 

  • La plataforma pide que la investigación contemple la denuncia que el joven realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las grabaciones de las cámaras del centro, y que se tengan en cuenta los testimonios de los otros internos.

 

València, 22 de julio de 2019.- Marouane Abouobaida, el joven marroquí de 23 años que falleció el pasado 15 de julio en la celda de aislamiento del CIE de València, redactó una diligencia de información a la atención del director del centro el día 14 de julio y, según consta en el documento, la entregó al día siguiente, a las 14.00 horas, tan solo una hora antes de su muerte, que sucedió a las 15.09 horas. En el texto, Abouobaida, que habría cumplido 24 años el pasado 20 de julio, denuncia que no ve por el ojo izquierdo y tiene dolores de cabeza a consecuencia de las lesiones por una agresión. Además, indica que lo acompaña con un informe de urgencias. Esta comunicación probaría que los responsables del centro conocían las precarias condiciones físicas y psicológicas en las que se encontraba Marouane y su respuesta fue encerrarlo en una celda de aislamiento sin vigilancia y sin prestarle la atención que él mismo reclamaba.

Asimismo, sus compañeros internos en el centro aseguran que estaba angustiado y triste desde hacía días. Así lo ha corroborado la tía del joven, Malika, que reside en Madrid y que lo visitó en Zapadores una semana antes del fallecimiento. “Nos escribió a su madre, que vive en Rabat, y a mi para que lo sacáramos de allí porque lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más. Me asusté y vine a Valencia. Cuando le vi, me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”, ha asegurado.

La familiar ha explicado a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones (CIEs NO) que, en Marruecos, Marouane se dedicaba a hacer trabajos de soldador y “otras chapuzas” tras terminar los estudios de bachillerato y que decidió probar suerte en España para ayudar económicamente a su madre que es viuda y vive en una situación económica precaria. El joven intentó cruzar a la península en patera, pero la embarcación fue interceptada en el mar y lo trasladaron directamente al CIE de Zapadores. “La madre de Marouane está destrozada, no come, no bebe, no habla”, ha añadido Malika.

Grabaciones y testimonios

Por otra parte, la familia del joven ha solicitado ver las grabaciones de las cámaras de seguridad de Zapadores porque dudan de la versión de la Policía, petición que no ha sido atendida hasta el momento.

La muerte de una persona bajo tutela del Estado no puede y no debe quedar impune. En este sentido, son urgentes las comparecencias del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y del delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, para que expliquen la causa de la muerte de Marouane y qué medidas van a implementar para mejorar la seguridad e integridad física y psicológica de las personas internas, así como la destitución del director del CIE de Zapadores, Carlos Llorca Ponce.

Desde CIEs NO, se reitera la necesidad de una investigación urgente, rigurosa e independiente y exigimos también que se contemple en esta la denuncia que el mismo Marouane realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las grabaciones de su muerte, y que se tengan en cuenta los testimonios de los testigos que presenciaron la agresión que sufrió. Pedimos asimismo medidas de reparación para la madre y hermanas del fallecido.

Por último, la muerte de Marouane, así como el fallecimiento de otras ocho personas desde 2008, en estas cárceles encubiertas para inmigrantes, vienen a constatar que el Estado es incapaz de preservar la vida e integridad de las personas internas en los Centros de Internamiento para Extranjeros y que, por ello, y porque su mera existencia forma parte del entramado del racismo institucional de los Gobiernos europeos, deben cerrarse de forma urgente y permanente.


Marouane Abouobaida va redactar hores abans de la seua mort una petició a la direcció del CIE per a denunciar que havia sigut agredit i patia dolors per les lesions

 

  • CIEs NO exigeix les compareixences del ministre de l’Interior i el delegat de Govern en la Comunitat Valenciana, així com la destitució del director del Centre d’Internament per a Estrangers de València.

 

  • La plataforma demana que la investigació contemple la denúncia que el jove va realitzar abans de la seua defunció, el visionat complet dels enregistraments de les càmeres del centre, i que es tinguen en compte els testimoniatges dels altres interns.

València, 22 de juliol de 2019.- La Marouane Abouobaida, el jove marroquí de 23 anys que va morir el passat 15 de juliol en la cel·la d’aïllament del CIE de València, va redactar una diligència d’informació a l’atenció del director del centre el dia 14 de juliol i, segons consta en el document, la va entregar l’endemà, a les 14.00 hores, tan sols una hora abans de la seua mort, que va succeir a les 15.09 hores. En el text, Abouobaida, que hauria complit 24 anys el passat 20 de juliol, denúncia que no veu per l’ull esquerre i té maldecaps a conseqüència de les lesions per una agressió. A més, indica que ho acompanya amb un informe d’urgències. Aquesta comunicació provaria que els responsables del centre coneixien les precàries condicions físiques i psicològiques en les quals es trobava Marouane i la seua resposta va ser tancar-lo en una cel·la d’aïllament sense vigilància i sense prestar-li l’atenció que ell mateix reclamava.

Així mateix, els seus companys interns en el centre asseguren que estava angoixat i trist des de feia dies. Així ho ha corroborat la tia del jove, Malika, que resideix a Madrid i que el va visitar en Sapadors una setmana abans de la defunció. “Ens va escriure a la seua mare, que viu a Rabat, i a mi perquè ho traguérem d’allí perquè l’estava passant molt mal i no anava a poder aguantar molt més. Em vaig espantar i vaig vindre a València. Quan li vaig veure, em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”, ha assegurat.

La familiar ha explicat a la Campanya pel Tancament dels CIE i la fi de les deportacions (CIEs NO) que, al Marroc, Marouane es dedicava a fer treballs de soldador i “altres nyaps” després d’acabar els estudis de batxillerat i que va decidir provar sort a Espanya per a ajudar econòmicament la seua mare que és vídua i viu en una situació econòmica precària. El jove va intentar creuar a la península en pastera, però l’embarcació va ser interceptada en el mar i el van traslladar directament al CIE de Sapadors. “La mare de Marouane està destrossada, no menja, no beu, no parla”, ha afegit Malika.

Enregistraments i testimoniatges

D’altra banda, la família del jove ha sol·licitat veure els enregistraments de les càmeres de seguretat de Sapadors perquè dubten de la versió de la Policia, petició que no ha sigut atesa fins al moment.

La mort d’una persona sota tutela de l’Estat no pot i no ha de quedar impune. En aquest sentit, són urgents les compareixences del ministre de l’Interior, Fernando Grande-Marlaska i del delegat de Govern en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, perquè expliquen la causa de la mort de Marouane i quines mesures implementaran per a millorar la seguretat i integritat física i psicològica de les persones internes, així com la destitució del director del CIE de Sapadors, Carlos Llorca Ponce.

Des de CIEs NO, es reitera la necessitat d’una investigació urgent, rigorosa i independent i exigim també que es contemple en aquesta la denúncia que el mateix Marouane va realitzar abans de la seua defunció, el visionat complet dels enregistraments de la seua mort, i que es tinguen en compte els testimoniatges dels testimonis que van presenciar l’agressió que va patir. Demanem així mateix mesurades de reparació per a la mare i germanes del mort.

Finalment, la mort de Marouane, així com la defunció d’altres huit persones des de 2008, en aquestes presons encobertes per a immigrants, vénen a constatar que l’Estat és incapaç de preservar la vida i integritat de les persones internes en els Centres d’Internament per a Estrangers i que, per això, i perquè la seua mera existència forma part de l’entramat del racisme institucional dels Governs europeus, han de tancar-se de forma urgent i permanente.

CIEs NO exige la destitución del director de Zapadores por su actuación en la muerte de un interno #losCIEsMatan #CIEsNO

·       La Campaña CIEs NO exige que se paralice la expulsión de cualquier persona relacionada con los hechos
·       Se exige a la Delegación del gobierno que comunique el deceso a su familia y le preste la asistencia necesaria.

Valencia, 17 de julio de 2019 – La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y por el fin de las deportaciones (CIEs NO) exige al delegado del Gobierno que destituya con carácter inmediato al director del CIE de Zapadores por su actuación ante el fallecimiento de un interno de origen marroquí el pasado lunes. Así mismo, la Campaña CIEs NO exige que se garantice la permanencia en Valencia de cualquier persona relacionada con los hechos. Y así, que se paralice cualquier procedimiento tendente a la expulsión de posibles testigos de estos.

El pasado lunes la Policía Nacional, encargada de velar por la seguridad e integridad de los internos del CIE de Zapadores, encontró muerto a uno de ellos. Estaba en una celda de aislamiento, en la que fue encerrado después de sufrir una “paliza de muerte”, según relatan testigos. La causa del fallecimiento la tendrá que determinar la autopsia, pero resulta inadmisible que una persona, bajo custodia del Estado, acabe muriendo de forma violenta. Las personas encerradas en los CIE, personas que no han cometido ningún delito, están bajo la tutela del Estado y es este quien tiene la obligación jurídica de garantizar su integridad física y psicológica. Por todo ello, y más allá de las causas concretas de la muerte, que tendrán que esclarecerse en una investigación independiente, la primera medida a tomar es el cese fulminante del responsable directo del funcionamiento del centro donde sucedieron los graves hechos, el señor Carlos Llorca Ponce.

La muerte de este joven marroquí en el CIE no es una excepción, sino una “macabra normalidad”. Este joven marroquí es una víctima más de las políticas migratorias de encierro, represión y criminalización que se llevan a cabo en nuestro país. Esta muerte pone en evidencia, una vez más, la urgente necesidad de clausurar definitivamente estas cárceles racistas donde se encierra a personas a causa de una sanción administrativa bajo condiciones que violan los derechos humanos más fundamentales: nueve personas al menos han muerto en los CIE o en procesos de deportación desde 1987.

La Campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones reclama que la investigación que realiza el juzgado concluya con la determinación de responsabilidades, el establecimiento de sanciones y la adopción de medidas que eviten la repetición de situaciones semejantes. Así, para que la investigación judicial pueda llevarse a término con todas las garantías procesales se hace necesaria la permanencia en el territorio de cualquier persona que, de manera directa o indirecta, pudiera estar relacionada con los hechos. Por tanto, exigimos que se paralice cualquier intento de expulsión para evitar que, como ha sucedido en muchas otras ocasiones, los procedimientos judiciales acaben archivándose porque las personas implicadas han sido deportadas. En el caso de la muerte del joven marroquí, existen testimonios que aseguran que el interno recibió una “paliza de muerte” y que fue recluido en una celda de aislamiento sin recibir la atención médica debida. Horas después apareció muerto.

Finalmente, la Campaña CIEs NO considera prioritario y fundamental que el Estado asuma su responsabilidad en el fallecimiento del joven y establezca mecanismos de reparación para su familia. Hasta el momento la ciudadanía no conoce si la administración se ha puesto en contacto con la familia para comunicar el deceso de un ciudadano de origen marroquí que se encontraba bajo la custodia del Estado español. Por tanto, exigimos a la Delegación del Gobierno que comunique el fallecimiento a su familia y que se ponga a su disposición para prestarle la asistencia necesaria.


CIEs NO exigeix la destitució del director de Sapadors 
per la seua actuació en la mort d’un intern


• La Campanya CIEsNO exigeix que es paralitze l’expulsió de qualsevol persona relacionada amb els fets
• S’exigeix a la Delegació del govern que comunique el decés a la seua família i li preste l’assistència necessària.

València, 17 de juliol de 2019 – La Campanya pel tancament dels Centres d’Internament per a Estrangers i per la fi de les deportacions (CIEs NO) exigeix al delegat del Govern que destituïsca amb caràcter immediat al director del CIE de Sapadors per la seua actuació davant la defunció d’un intern d’origen marroquí dilluns passat. Així mateix, la Campanya CIEs NO exigeix que es garantisca la permanència a València de qualsevol persona relacionada amb els fets. I així, que es paralitze qualsevol procediment tendent a l’expulsió de possibles testimonis d’aquests.

Dilluns passat la Policia Nacional, encarregada de vetlar per la seguretat i integritat dels interns del CIE de Sapadors, va trobar mort a un d’ells. Estava en una cel·la d’aïllament, en la qual va ser tancat després de patir una “pallissa de mort”, segons relaten testimonis. La causa de la defunció l’haurà de determinar l’autòpsia, però resulta inadmissible que una persona, sota custòdia de l’Estat, acabe morint de forma violenta. Les persones tancades en els CIE, persones que no han comés cap delicte, estan sota la tutela de l’Estat i és aquest qui té l’obligació jurídica de garantir la seua integritat física i psicològica. Per tot això, i més enllà de les causes concretes de la mort, que hauran d’esclarir-se en una investigació independent, la primera mesura a prendre és el cessament fulminant del responsable directe del funcionament del centre on van succeir els greus fets, el senyor Carlos Llorca Ponce.

La mort d’aquest jove marroquí en el CIE no és una excepció, sinó una “macabra normalitat”. Aquest jove marroquí és una víctima més de les polítiques migratòries de tancament, repressió i criminalització que es duen a terme al nostre país. Aquesta mort posa en evidència, una vegada més, la urgent necessitat de clausurar definitivament aquestes presons racistes on es tanca a persones a causa d’una sanció administrativa sota condicions que violen els drets humans més fonamentals: nou persones almenys han mort en els CIE o en processos de deportació des de 1987.

La Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions reclama que la investigació que realitza el jutjat concloga amb la determinació de responsabilitats, l’establiment de sancions i l’adopció de mesures que eviten la repetició de situacions semblants. Així, perquè la investigació judicial puga portar-se a terme amb totes les garanties processals es fa necessària la permanència en el territori de qualsevol persona que, de manera directa o indirecta, poguera estar relacionada amb els fets. Per tant, exigim que es paralitze qualsevol intent d’expulsió per a evitar que, com ha succeït en moltes altres ocasions, els procediments judicials acaben arxivant-se perquè les persones implicades han sigut deportades. En el cas de la mort del jove marroquí, existeixen testimoniatges que asseguren que l’intern va rebre una “pallissa de mort” i que va ser reclòs en una cel·la d’aïllament sense rebre l’atenció mèdica deguda. Hores després va aparèixer mort.

Finalment, la Campanya CIEs NO considera prioritari i fonamental que l’Estat assumisca la seua responsabilitat en la defunció del jove i establisca mecanismes de reparació per a la seua família. Fins al moment la ciutadania no coneix si l’administració s’ha posat en contacte amb la família per a comunicar el decés d’un ciutadà d’origen marroquí que es trobava sota la custòdia de l’Estat espanyol. Per tant, exigim a la Delegació del Govern que comunique la defunció a la seua família i que es pose a la seua disposició per a prestar-li l’assistència necessària.

Concentración en la puerta azul del CIE de Zapadores por la muerte de un hombre marroquí