Marouane Abouobaida redactó horas antes de su muerte una petición a la dirección del CIE para denunciar que había sido agredido y sufría dolores por las lesiones

  • CIEs NO exige las comparecencias del ministro del Interior y el delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, así como la destitución del director del Centro de Internamiento para Extranjeros de València.

 

  • La plataforma pide que la investigación contemple la denuncia que el joven realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las grabaciones de las cámaras del centro, y que se tengan en cuenta los testimonios de los otros internos.

 

València, 22 de julio de 2019.- Marouane Abouobaida, el joven marroquí de 23 años que falleció el pasado 15 de julio en la celda de aislamiento del CIE de València, redactó una diligencia de información a la atención del director del centro el día 14 de julio y, según consta en el documento, la entregó al día siguiente, a las 14.00 horas, tan solo una hora antes de su muerte, que sucedió a las 15.09 horas. En el texto, Abouobaida, que habría cumplido 24 años el pasado 20 de julio, denuncia que no ve por el ojo izquierdo y tiene dolores de cabeza a consecuencia de las lesiones por una agresión. Además, indica que lo acompaña con un informe de urgencias. Esta comunicación probaría que los responsables del centro conocían las precarias condiciones físicas y psicológicas en las que se encontraba Marouane y su respuesta fue encerrarlo en una celda de aislamiento sin vigilancia y sin prestarle la atención que él mismo reclamaba.

Asimismo, sus compañeros internos en el centro aseguran que estaba angustiado y triste desde hacía días. Así lo ha corroborado la tía del joven, Malika, que reside en Madrid y que lo visitó en Zapadores una semana antes del fallecimiento. “Nos escribió a su madre, que vive en Rabat, y a mi para que lo sacáramos de allí porque lo estaba pasando muy mal y no iba a poder aguantar mucho más. Me asusté y vine a Valencia. Cuando le vi, me pidió que hablara con un abogado y que hiciera todo lo posible por sacarlo del CIE”, ha asegurado.

La familiar ha explicado a la Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones (CIEs NO) que, en Marruecos, Marouane se dedicaba a hacer trabajos de soldador y “otras chapuzas” tras terminar los estudios de bachillerato y que decidió probar suerte en España para ayudar económicamente a su madre que es viuda y vive en una situación económica precaria. El joven intentó cruzar a la península en patera, pero la embarcación fue interceptada en el mar y lo trasladaron directamente al CIE de Zapadores. “La madre de Marouane está destrozada, no come, no bebe, no habla”, ha añadido Malika.

Grabaciones y testimonios

Por otra parte, la familia del joven ha solicitado ver las grabaciones de las cámaras de seguridad de Zapadores porque dudan de la versión de la Policía, petición que no ha sido atendida hasta el momento.

La muerte de una persona bajo tutela del Estado no puede y no debe quedar impune. En este sentido, son urgentes las comparecencias del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y del delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, para que expliquen la causa de la muerte de Marouane y qué medidas van a implementar para mejorar la seguridad e integridad física y psicológica de las personas internas, así como la destitución del director del CIE de Zapadores, Carlos Llorca Ponce.

Desde CIEs NO, se reitera la necesidad de una investigación urgente, rigurosa e independiente y exigimos también que se contemple en esta la denuncia que el mismo Marouane realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las grabaciones de su muerte, y que se tengan en cuenta los testimonios de los testigos que presenciaron la agresión que sufrió. Pedimos asimismo medidas de reparación para la madre y hermanas del fallecido.

Por último, la muerte de Marouane, así como el fallecimiento de otras ocho personas desde 2008, en estas cárceles encubiertas para inmigrantes, vienen a constatar que el Estado es incapaz de preservar la vida e integridad de las personas internas en los Centros de Internamiento para Extranjeros y que, por ello, y porque su mera existencia forma parte del entramado del racismo institucional de los Gobiernos europeos, deben cerrarse de forma urgente y permanente.


Marouane Abouobaida va redactar hores abans de la seua mort una petició a la direcció del CIE per a denunciar que havia sigut agredit i patia dolors per les lesions

 

  • CIEs NO exigeix les compareixences del ministre de l’Interior i el delegat de Govern en la Comunitat Valenciana, així com la destitució del director del Centre d’Internament per a Estrangers de València.

 

  • La plataforma demana que la investigació contemple la denúncia que el jove va realitzar abans de la seua defunció, el visionat complet dels enregistraments de les càmeres del centre, i que es tinguen en compte els testimoniatges dels altres interns.

València, 22 de juliol de 2019.- La Marouane Abouobaida, el jove marroquí de 23 anys que va morir el passat 15 de juliol en la cel·la d’aïllament del CIE de València, va redactar una diligència d’informació a l’atenció del director del centre el dia 14 de juliol i, segons consta en el document, la va entregar l’endemà, a les 14.00 hores, tan sols una hora abans de la seua mort, que va succeir a les 15.09 hores. En el text, Abouobaida, que hauria complit 24 anys el passat 20 de juliol, denúncia que no veu per l’ull esquerre i té maldecaps a conseqüència de les lesions per una agressió. A més, indica que ho acompanya amb un informe d’urgències. Aquesta comunicació provaria que els responsables del centre coneixien les precàries condicions físiques i psicològiques en les quals es trobava Marouane i la seua resposta va ser tancar-lo en una cel·la d’aïllament sense vigilància i sense prestar-li l’atenció que ell mateix reclamava.

Així mateix, els seus companys interns en el centre asseguren que estava angoixat i trist des de feia dies. Així ho ha corroborat la tia del jove, Malika, que resideix a Madrid i que el va visitar en Sapadors una setmana abans de la defunció. “Ens va escriure a la seua mare, que viu a Rabat, i a mi perquè ho traguérem d’allí perquè l’estava passant molt mal i no anava a poder aguantar molt més. Em vaig espantar i vaig vindre a València. Quan li vaig veure, em va demanar que parlara amb un advocat i que fera tot el possible per traure’l del CIE”, ha assegurat.

La familiar ha explicat a la Campanya pel Tancament dels CIE i la fi de les deportacions (CIEs NO) que, al Marroc, Marouane es dedicava a fer treballs de soldador i “altres nyaps” després d’acabar els estudis de batxillerat i que va decidir provar sort a Espanya per a ajudar econòmicament la seua mare que és vídua i viu en una situació econòmica precària. El jove va intentar creuar a la península en pastera, però l’embarcació va ser interceptada en el mar i el van traslladar directament al CIE de Sapadors. “La mare de Marouane està destrossada, no menja, no beu, no parla”, ha afegit Malika.

Enregistraments i testimoniatges

D’altra banda, la família del jove ha sol·licitat veure els enregistraments de les càmeres de seguretat de Sapadors perquè dubten de la versió de la Policia, petició que no ha sigut atesa fins al moment.

La mort d’una persona sota tutela de l’Estat no pot i no ha de quedar impune. En aquest sentit, són urgents les compareixences del ministre de l’Interior, Fernando Grande-Marlaska i del delegat de Govern en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, perquè expliquen la causa de la mort de Marouane i quines mesures implementaran per a millorar la seguretat i integritat física i psicològica de les persones internes, així com la destitució del director del CIE de Sapadors, Carlos Llorca Ponce.

Des de CIEs NO, es reitera la necessitat d’una investigació urgent, rigorosa i independent i exigim també que es contemple en aquesta la denúncia que el mateix Marouane va realitzar abans de la seua defunció, el visionat complet dels enregistraments de la seua mort, i que es tinguen en compte els testimoniatges dels testimonis que van presenciar l’agressió que va patir. Demanem així mateix mesurades de reparació per a la mare i germanes del mort.

Finalment, la mort de Marouane, així com la defunció d’altres huit persones des de 2008, en aquestes presons encobertes per a immigrants, vénen a constatar que l’Estat és incapaç de preservar la vida i integritat de les persones internes en els Centres d’Internament per a Estrangers i que, per això, i perquè la seua mera existència forma part de l’entramat del racisme institucional dels Governs europeus, han de tancar-se de forma urgent i permanente.

CIEs NO exige la destitución del director de Zapadores por su actuación en la muerte de un interno #losCIEsMatan #CIEsNO

·       La Campaña CIEs NO exige que se paralice la expulsión de cualquier persona relacionada con los hechos
·       Se exige a la Delegación del gobierno que comunique el deceso a su familia y le preste la asistencia necesaria.

Valencia, 17 de julio de 2019 – La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y por el fin de las deportaciones (CIEs NO) exige al delegado del Gobierno que destituya con carácter inmediato al director del CIE de Zapadores por su actuación ante el fallecimiento de un interno de origen marroquí el pasado lunes. Así mismo, la Campaña CIEs NO exige que se garantice la permanencia en Valencia de cualquier persona relacionada con los hechos. Y así, que se paralice cualquier procedimiento tendente a la expulsión de posibles testigos de estos.

El pasado lunes la Policía Nacional, encargada de velar por la seguridad e integridad de los internos del CIE de Zapadores, encontró muerto a uno de ellos. Estaba en una celda de aislamiento, en la que fue encerrado después de sufrir una “paliza de muerte”, según relatan testigos. La causa del fallecimiento la tendrá que determinar la autopsia, pero resulta inadmisible que una persona, bajo custodia del Estado, acabe muriendo de forma violenta. Las personas encerradas en los CIE, personas que no han cometido ningún delito, están bajo la tutela del Estado y es este quien tiene la obligación jurídica de garantizar su integridad física y psicológica. Por todo ello, y más allá de las causas concretas de la muerte, que tendrán que esclarecerse en una investigación independiente, la primera medida a tomar es el cese fulminante del responsable directo del funcionamiento del centro donde sucedieron los graves hechos, el señor Carlos Llorca Ponce.

La muerte de este joven marroquí en el CIE no es una excepción, sino una “macabra normalidad”. Este joven marroquí es una víctima más de las políticas migratorias de encierro, represión y criminalización que se llevan a cabo en nuestro país. Esta muerte pone en evidencia, una vez más, la urgente necesidad de clausurar definitivamente estas cárceles racistas donde se encierra a personas a causa de una sanción administrativa bajo condiciones que violan los derechos humanos más fundamentales: nueve personas al menos han muerto en los CIE o en procesos de deportación desde 1987.

La Campaña por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones reclama que la investigación que realiza el juzgado concluya con la determinación de responsabilidades, el establecimiento de sanciones y la adopción de medidas que eviten la repetición de situaciones semejantes. Así, para que la investigación judicial pueda llevarse a término con todas las garantías procesales se hace necesaria la permanencia en el territorio de cualquier persona que, de manera directa o indirecta, pudiera estar relacionada con los hechos. Por tanto, exigimos que se paralice cualquier intento de expulsión para evitar que, como ha sucedido en muchas otras ocasiones, los procedimientos judiciales acaben archivándose porque las personas implicadas han sido deportadas. En el caso de la muerte del joven marroquí, existen testimonios que aseguran que el interno recibió una “paliza de muerte” y que fue recluido en una celda de aislamiento sin recibir la atención médica debida. Horas después apareció muerto.

Finalmente, la Campaña CIEs NO considera prioritario y fundamental que el Estado asuma su responsabilidad en el fallecimiento del joven y establezca mecanismos de reparación para su familia. Hasta el momento la ciudadanía no conoce si la administración se ha puesto en contacto con la familia para comunicar el deceso de un ciudadano de origen marroquí que se encontraba bajo la custodia del Estado español. Por tanto, exigimos a la Delegación del Gobierno que comunique el fallecimiento a su familia y que se ponga a su disposición para prestarle la asistencia necesaria.


CIEs NO exigeix la destitució del director de Sapadors 
per la seua actuació en la mort d’un intern


• La Campanya CIEsNO exigeix que es paralitze l’expulsió de qualsevol persona relacionada amb els fets
• S’exigeix a la Delegació del govern que comunique el decés a la seua família i li preste l’assistència necessària.

València, 17 de juliol de 2019 – La Campanya pel tancament dels Centres d’Internament per a Estrangers i per la fi de les deportacions (CIEs NO) exigeix al delegat del Govern que destituïsca amb caràcter immediat al director del CIE de Sapadors per la seua actuació davant la defunció d’un intern d’origen marroquí dilluns passat. Així mateix, la Campanya CIEs NO exigeix que es garantisca la permanència a València de qualsevol persona relacionada amb els fets. I així, que es paralitze qualsevol procediment tendent a l’expulsió de possibles testimonis d’aquests.

Dilluns passat la Policia Nacional, encarregada de vetlar per la seguretat i integritat dels interns del CIE de Sapadors, va trobar mort a un d’ells. Estava en una cel·la d’aïllament, en la qual va ser tancat després de patir una “pallissa de mort”, segons relaten testimonis. La causa de la defunció l’haurà de determinar l’autòpsia, però resulta inadmissible que una persona, sota custòdia de l’Estat, acabe morint de forma violenta. Les persones tancades en els CIE, persones que no han comés cap delicte, estan sota la tutela de l’Estat i és aquest qui té l’obligació jurídica de garantir la seua integritat física i psicològica. Per tot això, i més enllà de les causes concretes de la mort, que hauran d’esclarir-se en una investigació independent, la primera mesura a prendre és el cessament fulminant del responsable directe del funcionament del centre on van succeir els greus fets, el senyor Carlos Llorca Ponce.

La mort d’aquest jove marroquí en el CIE no és una excepció, sinó una “macabra normalitat”. Aquest jove marroquí és una víctima més de les polítiques migratòries de tancament, repressió i criminalització que es duen a terme al nostre país. Aquesta mort posa en evidència, una vegada més, la urgent necessitat de clausurar definitivament aquestes presons racistes on es tanca a persones a causa d’una sanció administrativa sota condicions que violen els drets humans més fonamentals: nou persones almenys han mort en els CIE o en processos de deportació des de 1987.

La Campanya pel tancament dels CIE i la fi de les deportacions reclama que la investigació que realitza el jutjat concloga amb la determinació de responsabilitats, l’establiment de sancions i l’adopció de mesures que eviten la repetició de situacions semblants. Així, perquè la investigació judicial puga portar-se a terme amb totes les garanties processals es fa necessària la permanència en el territori de qualsevol persona que, de manera directa o indirecta, poguera estar relacionada amb els fets. Per tant, exigim que es paralitze qualsevol intent d’expulsió per a evitar que, com ha succeït en moltes altres ocasions, els procediments judicials acaben arxivant-se perquè les persones implicades han sigut deportades. En el cas de la mort del jove marroquí, existeixen testimoniatges que asseguren que l’intern va rebre una “pallissa de mort” i que va ser reclòs en una cel·la d’aïllament sense rebre l’atenció mèdica deguda. Hores després va aparèixer mort.

Finalment, la Campanya CIEs NO considera prioritari i fonamental que l’Estat assumisca la seua responsabilitat en la defunció del jove i establisca mecanismes de reparació per a la seua família. Fins al moment la ciutadania no coneix si l’administració s’ha posat en contacte amb la família per a comunicar el decés d’un ciutadà d’origen marroquí que es trobava sota la custòdia de l’Estat espanyol. Per tant, exigim a la Delegació del Govern que comunique la defunció a la seua família i que es pose a la seua disposició per a prestar-li l’assistència necessària.

Concentración en la puerta azul del CIE de Zapadores por la muerte de un hombre marroquí

CIEs NO alerta de la estancia de menores en el CIE de Zapadores y la falta de protección que sufren

La Campaña por el cierre de los CIE constata que se ha internado en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia al menos a un menor de edad -y hay claras sospechas de otros dos- de origen bengalí trasladado desde Motril, tras ser interceptado en el mar.

Valencia, 13 de octubre de 2018.- La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs NO) denuncia que se ha internado en el CIE de Zapadores al menos a un posible menor desde Motril (Granada) que había sido interceptado en el mar y hay claras sospechas de que ha sucedido la misma circunstancia con otros dos jóvenes. CIEs NO tiene constancia de que han estado encerrados en Zapadores al menos diez días y que ahora se encuentran en libertad y están siendo atendidos por diferentes ONGs.

El pasado 5 de octubre se presentó a Fiscalía de menores la documentación original del certificado de nacimiento de uno de ellos en inglés y bengalí, además en la petición se denuncia que la Policía Nacional apuntó una fecha incorrecta de su nacimiento como si fuera mayor de edad pese a que el menor indicó haber nacido en diciembre del año 2000, tal y como aparece en su partida de nacimiento, y que no se le hizo ninguna prueba para determinar su edad.

Asimismo, se ha dado parte a subdelegación de Gobierno en Granada para que sea revocada su orden de expulsión, así como a la correspondiente dirección general de la Generalitat para que se haga responsable de su acogida.

Cristina Martínez Ferrando, portavoz de CIEs NO, ha afirmado que es “especialmente preocupante que se siga dando la situación una y otra vez en todo el Estado, y no solo en el CIE de València, de que se prive de libertad a menores de edad en el CIE, y de queprevalezca la ley de extranjería sobre la ley de menor. Esto corrobora que es imposible el cumplimiento de los derechos humanos, así como la protección de víctimas vulnerables en estas cárceles racistas. Definitivamente, la única opción respecto a los CIE es su cierre inmediato y sin condiciones”.

[NdP] EUROPA SIGUE CERRADA A LAS PERSONAS REFUGIADAS

• CIES NO y Obrim Fronteres critican la política migratoria de Europa y España.

• El gobierno español incumple el compromiso de acoger refugiados.

El 26 de septiembre termina el plazo oficial para que el gobierno de Rajoy cumpla el cicatero cupo de refugiados a los que se comprometió, hace dos años, ante la Unión Europea. Atónita e impotente, una parte de la sociedad contempla cómo se produce en nuestras fronteras una tragedia humanitaria de dimensiones históricas, sin que la Unión Europea ni el gobierno español tomen medidas para dar una respuesta acorde con los ideales que estuvieron en el origen del movimiento europeísta. Tres millones de refugiados y refugiadas de origen sirio, cuatro millones de personas desarraigadas iraquíes, dos millones de libios y libias desplazados por la guerra, etc. están llamando desesperadamente a las puertas de la Europa–Fortaleza y sólo encuentran indiferencia y rechazo, cuando no represión policial.

Ciertamente, la cuestión relevante no es el incumplimiento por parte del gobierno del compromiso adquirido sobre un ridículo número de personas refugiadas, poco más de diecisiete mil. Lo importante son las políticas migratorias que se vienen aplicando. Desde 2009, nuestro país tiene aprobada una Ley de Asilo, norma que no debería haber tenido más límites que el de la solidaridad humanitaria y el derecho a la vida de cualquier refugiado o refugiada. Sin embargo, la citada ley tiene un marco bien distinto. Vista la política de aislamiento y privación de derechos de las personas inmigrantes en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), es de temer que, si no hay una intensa movilización social, la legislación sobre las personas refugiadas seguirá reproduciendo los mismos criterios de insolidaridad y desprecio a la vida que se tienen con los que llegan a nuestras fronteras huyendo del hambre y la miseria.

El déficit de solidaridad que hay en la Unión Europea se prolonga en las políticas de los gobiernos miembros, que afrontan las llegadas de personas, refugiadas o inmigrantes, como una cuestión de seguridad y de orden público. Nada que ver con los derechos humanos que todos ellos dicen acatar.

Tres internos del CIE de Zapadores denuncian a agentes de Policía por palizas e insultos racistas

Valencia, 14 de agosto de 2014.- Tres internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores han denunciado en la última semana haber recibido agresiones físicas y verbales por parte de agentes de Policía. Abderrahmane Hadik, de 21 años, Ahmed Zerwal, de 26 años, y Ayoub Bekkach, de 19 años, ciudadanos de origen marroquí que se encuentran detenidos en el CIE de Valencia, han puesto en conocimiento del juzgado y la recién estrenada Fiscalía de Igualdad de Trato y No Discriminación el “acoso” y las “vejaciones” que están sufriendo desde su internamiento, y ante los que poseen numerosos testigos, según explican en su propia declaración.

En este sentido, Hadik denunció el pasado 3 de agosto ante el juzgado de instrucción número 7 de Valencia que, ese mismo día, durante la hora del desayuno, un agente de policía -que hacía alusiones continuas y despreciativas a su olor corporal y origen étnico- le golpeó en el vientre, genitales, piernas y brazos, con la colaboración de otro que le inmovilizó sujetándole por el cuello. Después, cayó al suelo y fue arrastrado por el pasillo mientras continuaban golpeándole. Asimismo, denuncia recibir insultos como “moro de mierda” a diario, por parte de los agentes y que éstos le deshacen la cama y le tiran sus pertenencias al suelo. Ambos agentes carecían de identificación en el momento de las agresiones, aunque, en su denuncia, Hadik los describe físicamente y asegura poder reconocerlos con facilidad y más adelante, en una ampliación de la denuncia, aporta su número de placa.

Por otra parte, Zerwal denunció el pasado 8 de agosto ante el juzgado de instrucción número 12 de Valencia haber recibido agresiones físicas en un par de ocasiones e insultos racistas de forma continua tales como “moro de mierda”, “que te vayas a tu país”, u “ojalá se cerrarán ya todas las fronteras”. Respecto a la violencia física, en una primera ocasión, explica que un agente le despertó golpeándole con la porra. Ante su queja, éste le gritó “¡Si no te callas, te meto la porra por el culo!” e inmediatamente después le propinó una bofetada. Más adelante, en una segunda ocasión, mientras recogía ropa del suelo, un agente le tiró al suelo de una patada y le amenazó con la porra. Además, según explica el ciudadano marroquí, sospecha que este es el agente que también tira continuamente sus pertenencias al suelo y deshace su cama, casi a diario, como también denuncia Hadik.

Por último, Ayoub Bekkach explica en su denuncia que, el pasado 1 de agosto, dos internos discutieron sin que llegasen a pelearse y la policía avisó a los antidisturbios. Bekkach, que se encontraba en el comedor hablando con un compañero, cuestionó que un agente le mandara callar y a continuación lo sujetaron entre varios antidisturbios y le sacaron del comedor a empujones, le golpearon en repetidas ocasiones y le llevaron a la celda de aislamiento. Tras la paliza, tuvo que recibir asistencia médica en el Servicio de Urgencias del Hospital Peset por fuertes contusiones en la muñeca y la rodilla.

Los tres denunciantes han solicitado que se investiguen las grabaciones del sistema de vídeo vigilancia de los días y las horas señaladas, que se llame a declarar a los agentes identificados, que se proceda a la suspensión cautelar de funciones de éstos hasta el esclarecimiento de los hechos, que se suspenda cautelarmente la expulsión de las víctimas hasta que se esclarezcan los hechos, que se llame a los denunciantes a declarar y que testifiquen los internos que se encontraban en el lugar donde ocurrieron los hechos.

Desde la Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros, hemos documentado que, en el último año, además de estas tres, las personas internas en Zapadores han interpuesto más de treinta denuncias ante el juzgado por presuntas agresiones policiales. Una situación insostenible ante la que exigimos que se tomen medidas inmediatas para garantizar que hechos tan graves como estos no vuelvan a suceder y que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para garantizar una investigación real de lo sucedido sin que se perjudique a las personas que ha interpuesto las denuncias, ni a los testigos presenciales.

 Imagen de las lesiones de Youssaf Alwalid, joven argelino que denunció una agresión policial en el CIE de Zapadores el pasado 11 de octubre tras una huelga de hambre.

Imagen de las lesiones de Youssaf Alwalid, joven argelino que denunció una agresión policial en el CIE de Zapadores el pasado 11 de octubre tras una huelga de hambre.

Acto de protesta de la Campaña por el Cierre de los CIE en la puerta del CIE de Zapadores

Acto de protesta de la Campaña por el Cierre de los CIE en la puerta del CIE de Zapadores

Imputado un policía por agredir a un ciudadano argelino en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia

Es la primera vez que en el Estado español declara un agente por maltratar a internos

La jueza mantiene la imputación de un policía por la denuncia por agresiones interpuesta por un ciudadano de origen argelino cuando se encontraba recluido en el Centro de Internamiento (CIE) de Zapadores y continúa la investigación tras llamar a nuevos testigos, pedir los antecedentes del agente y solicitar la identificación de las cámaras que grabaron los hechos.

Un agente de policía declaró el pasado 11 de diciembre de 2013, a petición de la magistrada y el fiscal del juzgado de instrucción número 16 de Valencia, en calidad de imputado, por la denuncia de agresiones interpuesta por el ciudadano argelino Redouan Bader Din cuando éste se encontraba privado de libertad en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores por no tener documentación, el pasado mes de octubre de 2013.

La jueza, que mantiene la imputación tras haber practicado diligencias de investigación, ha solicitado, además, mediante una nueva providencia emitida el pasado 20 de febrero, que se cite a declarar a otros dos agentes como testigos, que se aporte la hoja histórico penal del agente imputado y que se pida a la Jefatura Superior de Policía el plano que identifique las cámaras del pasillo en planta baja del CIE.

Durante su declaración, el agente aseguró que retuvo al interno en el cuarto de baño del centro para entregarle productos de limpieza, ya que había vomitado y se había manchado la ropa.  Sin embargo, su relato dista totalmente del de Bader Din, que explicó en su denuncia que el domingo, 13 de octubre, después de una huelga de hambre en la que había participado, durante la hora del desayuno -momento en el que tuvieron lugar los hechos-, el policía le obligó a acudir a al baño, donde no existen cámaras de video vigilancia. Bader Din obedeció sus órdenes y, una vez dentro, el policía le golpeó con el puño cerrado en su pómulo izquierdo, ante lo que Bader Din intentó defenderse muy asustado, según relata.  Después, el agente le cogió del hombro fuertemente y le obligó a abrir la boca, le escupió dentro y se marchó. El joven argelino explica que se sintió vejado y humillado e incluso vomitó “por el asco que le daba” y no pudo dormir aquella noche.

Por otra parte, la denuncia recoge que el agente, contra las prescripciones legales, no llevaba placa identificativa, aunque Bader Din detalla una descripción física y aseguró poder reconocerlo con facilidad, lo que hizo al serle mostrada una composición fotográfica en la que figuraba la imagen del agente imputado.

Por todo ello, Bader Din solicitó en su denuncia que se investigaran las grabaciones del sistema de video vigilancia del día y las horas señaladas, que se llame a declarar a los agentes identificados, que se llamase al denunciante a declarar y que testifiquen los internos que se encontraban en el lugar donde ocurrieron los hechos.

La Campaña por el Cierre de Internamiento de Extranjeros saluda la decisión judicial dado que la medida, por primera vez, permitirá el acceso a una investigación suficiente, el esclarecimiento de los hechos y la depuración de responsabilidades. Asimismo, reitera sus denuncias en relación a la falta de identificación permanente de la Policía Nacional mediante números de placa visibles y legibles.

Si quieres recordar el caso: https://ciesno.wordpress.com/2013/10/21/otros-dos-inmigrantes-denuncian-palizas-de-la-policia-tras-un-intento-de-fuga-en-el-cie-de-zapadores%E2%80%8F/

Centro de Internamiento de Extranjeros de Zapadores (Valencia)

FOTO: Centro de Internamiento de Extranjeros de Zapadores (Valencia)