CIEs NO alerta de la estancia de menores en el CIE de Zapadores y la falta de protección que sufren

La Campaña por el cierre de los CIE constata que se ha internado en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia al menos a un menor de edad -y hay claras sospechas de otros dos- de origen bengalí trasladado desde Motril, tras ser interceptado en el mar.

Valencia, 13 de octubre de 2018.- La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs NO) denuncia que se ha internado en el CIE de Zapadores al menos a un posible menor desde Motril (Granada) que había sido interceptado en el mar y hay claras sospechas de que ha sucedido la misma circunstancia con otros dos jóvenes. CIEs NO tiene constancia de que han estado encerrados en Zapadores al menos diez días y que ahora se encuentran en libertad y están siendo atendidos por diferentes ONGs.

El pasado 5 de octubre se presentó a Fiscalía de menores la documentación original del certificado de nacimiento de uno de ellos en inglés y bengalí, además en la petición se denuncia que la Policía Nacional apuntó una fecha incorrecta de su nacimiento como si fuera mayor de edad pese a que el menor indicó haber nacido en diciembre del año 2000, tal y como aparece en su partida de nacimiento, y que no se le hizo ninguna prueba para determinar su edad.

Asimismo, se ha dado parte a subdelegación de Gobierno en Granada para que sea revocada su orden de expulsión, así como a la correspondiente dirección general de la Generalitat para que se haga responsable de su acogida.

Cristina Martínez Ferrando, portavoz de CIEs NO, ha afirmado que es “especialmente preocupante que se siga dando la situación una y otra vez en todo el Estado, y no solo en el CIE de València, de que se prive de libertad a menores de edad en el CIE, y de queprevalezca la ley de extranjería sobre la ley de menor. Esto corrobora que es imposible el cumplimiento de los derechos humanos, así como la protección de víctimas vulnerables en estas cárceles racistas. Definitivamente, la única opción respecto a los CIE es su cierre inmediato y sin condiciones”.

Anuncios

[NdP] EUROPA SIGUE CERRADA A LAS PERSONAS REFUGIADAS

• CIES NO y Obrim Fronteres critican la política migratoria de Europa y España.

• El gobierno español incumple el compromiso de acoger refugiados.

El 26 de septiembre termina el plazo oficial para que el gobierno de Rajoy cumpla el cicatero cupo de refugiados a los que se comprometió, hace dos años, ante la Unión Europea. Atónita e impotente, una parte de la sociedad contempla cómo se produce en nuestras fronteras una tragedia humanitaria de dimensiones históricas, sin que la Unión Europea ni el gobierno español tomen medidas para dar una respuesta acorde con los ideales que estuvieron en el origen del movimiento europeísta. Tres millones de refugiados y refugiadas de origen sirio, cuatro millones de personas desarraigadas iraquíes, dos millones de libios y libias desplazados por la guerra, etc. están llamando desesperadamente a las puertas de la Europa–Fortaleza y sólo encuentran indiferencia y rechazo, cuando no represión policial.

Ciertamente, la cuestión relevante no es el incumplimiento por parte del gobierno del compromiso adquirido sobre un ridículo número de personas refugiadas, poco más de diecisiete mil. Lo importante son las políticas migratorias que se vienen aplicando. Desde 2009, nuestro país tiene aprobada una Ley de Asilo, norma que no debería haber tenido más límites que el de la solidaridad humanitaria y el derecho a la vida de cualquier refugiado o refugiada. Sin embargo, la citada ley tiene un marco bien distinto. Vista la política de aislamiento y privación de derechos de las personas inmigrantes en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), es de temer que, si no hay una intensa movilización social, la legislación sobre las personas refugiadas seguirá reproduciendo los mismos criterios de insolidaridad y desprecio a la vida que se tienen con los que llegan a nuestras fronteras huyendo del hambre y la miseria.

El déficit de solidaridad que hay en la Unión Europea se prolonga en las políticas de los gobiernos miembros, que afrontan las llegadas de personas, refugiadas o inmigrantes, como una cuestión de seguridad y de orden público. Nada que ver con los derechos humanos que todos ellos dicen acatar.

Tres internos del CIE de Zapadores denuncian a agentes de Policía por palizas e insultos racistas

Valencia, 14 de agosto de 2014.- Tres internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores han denunciado en la última semana haber recibido agresiones físicas y verbales por parte de agentes de Policía. Abderrahmane Hadik, de 21 años, Ahmed Zerwal, de 26 años, y Ayoub Bekkach, de 19 años, ciudadanos de origen marroquí que se encuentran detenidos en el CIE de Valencia, han puesto en conocimiento del juzgado y la recién estrenada Fiscalía de Igualdad de Trato y No Discriminación el “acoso” y las “vejaciones” que están sufriendo desde su internamiento, y ante los que poseen numerosos testigos, según explican en su propia declaración.

En este sentido, Hadik denunció el pasado 3 de agosto ante el juzgado de instrucción número 7 de Valencia que, ese mismo día, durante la hora del desayuno, un agente de policía -que hacía alusiones continuas y despreciativas a su olor corporal y origen étnico- le golpeó en el vientre, genitales, piernas y brazos, con la colaboración de otro que le inmovilizó sujetándole por el cuello. Después, cayó al suelo y fue arrastrado por el pasillo mientras continuaban golpeándole. Asimismo, denuncia recibir insultos como “moro de mierda” a diario, por parte de los agentes y que éstos le deshacen la cama y le tiran sus pertenencias al suelo. Ambos agentes carecían de identificación en el momento de las agresiones, aunque, en su denuncia, Hadik los describe físicamente y asegura poder reconocerlos con facilidad y más adelante, en una ampliación de la denuncia, aporta su número de placa.

Por otra parte, Zerwal denunció el pasado 8 de agosto ante el juzgado de instrucción número 12 de Valencia haber recibido agresiones físicas en un par de ocasiones e insultos racistas de forma continua tales como “moro de mierda”, “que te vayas a tu país”, u “ojalá se cerrarán ya todas las fronteras”. Respecto a la violencia física, en una primera ocasión, explica que un agente le despertó golpeándole con la porra. Ante su queja, éste le gritó “¡Si no te callas, te meto la porra por el culo!” e inmediatamente después le propinó una bofetada. Más adelante, en una segunda ocasión, mientras recogía ropa del suelo, un agente le tiró al suelo de una patada y le amenazó con la porra. Además, según explica el ciudadano marroquí, sospecha que este es el agente que también tira continuamente sus pertenencias al suelo y deshace su cama, casi a diario, como también denuncia Hadik.

Por último, Ayoub Bekkach explica en su denuncia que, el pasado 1 de agosto, dos internos discutieron sin que llegasen a pelearse y la policía avisó a los antidisturbios. Bekkach, que se encontraba en el comedor hablando con un compañero, cuestionó que un agente le mandara callar y a continuación lo sujetaron entre varios antidisturbios y le sacaron del comedor a empujones, le golpearon en repetidas ocasiones y le llevaron a la celda de aislamiento. Tras la paliza, tuvo que recibir asistencia médica en el Servicio de Urgencias del Hospital Peset por fuertes contusiones en la muñeca y la rodilla.

Los tres denunciantes han solicitado que se investiguen las grabaciones del sistema de vídeo vigilancia de los días y las horas señaladas, que se llame a declarar a los agentes identificados, que se proceda a la suspensión cautelar de funciones de éstos hasta el esclarecimiento de los hechos, que se suspenda cautelarmente la expulsión de las víctimas hasta que se esclarezcan los hechos, que se llame a los denunciantes a declarar y que testifiquen los internos que se encontraban en el lugar donde ocurrieron los hechos.

Desde la Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros, hemos documentado que, en el último año, además de estas tres, las personas internas en Zapadores han interpuesto más de treinta denuncias ante el juzgado por presuntas agresiones policiales. Una situación insostenible ante la que exigimos que se tomen medidas inmediatas para garantizar que hechos tan graves como estos no vuelvan a suceder y que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para garantizar una investigación real de lo sucedido sin que se perjudique a las personas que ha interpuesto las denuncias, ni a los testigos presenciales.

 Imagen de las lesiones de Youssaf Alwalid, joven argelino que denunció una agresión policial en el CIE de Zapadores el pasado 11 de octubre tras una huelga de hambre.

Imagen de las lesiones de Youssaf Alwalid, joven argelino que denunció una agresión policial en el CIE de Zapadores el pasado 11 de octubre tras una huelga de hambre.

Acto de protesta de la Campaña por el Cierre de los CIE en la puerta del CIE de Zapadores

Acto de protesta de la Campaña por el Cierre de los CIE en la puerta del CIE de Zapadores

Imputado un policía por agredir a un ciudadano argelino en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia

Es la primera vez que en el Estado español declara un agente por maltratar a internos

La jueza mantiene la imputación de un policía por la denuncia por agresiones interpuesta por un ciudadano de origen argelino cuando se encontraba recluido en el Centro de Internamiento (CIE) de Zapadores y continúa la investigación tras llamar a nuevos testigos, pedir los antecedentes del agente y solicitar la identificación de las cámaras que grabaron los hechos.

Un agente de policía declaró el pasado 11 de diciembre de 2013, a petición de la magistrada y el fiscal del juzgado de instrucción número 16 de Valencia, en calidad de imputado, por la denuncia de agresiones interpuesta por el ciudadano argelino Redouan Bader Din cuando éste se encontraba privado de libertad en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores por no tener documentación, el pasado mes de octubre de 2013.

La jueza, que mantiene la imputación tras haber practicado diligencias de investigación, ha solicitado, además, mediante una nueva providencia emitida el pasado 20 de febrero, que se cite a declarar a otros dos agentes como testigos, que se aporte la hoja histórico penal del agente imputado y que se pida a la Jefatura Superior de Policía el plano que identifique las cámaras del pasillo en planta baja del CIE.

Durante su declaración, el agente aseguró que retuvo al interno en el cuarto de baño del centro para entregarle productos de limpieza, ya que había vomitado y se había manchado la ropa.  Sin embargo, su relato dista totalmente del de Bader Din, que explicó en su denuncia que el domingo, 13 de octubre, después de una huelga de hambre en la que había participado, durante la hora del desayuno -momento en el que tuvieron lugar los hechos-, el policía le obligó a acudir a al baño, donde no existen cámaras de video vigilancia. Bader Din obedeció sus órdenes y, una vez dentro, el policía le golpeó con el puño cerrado en su pómulo izquierdo, ante lo que Bader Din intentó defenderse muy asustado, según relata.  Después, el agente le cogió del hombro fuertemente y le obligó a abrir la boca, le escupió dentro y se marchó. El joven argelino explica que se sintió vejado y humillado e incluso vomitó “por el asco que le daba” y no pudo dormir aquella noche.

Por otra parte, la denuncia recoge que el agente, contra las prescripciones legales, no llevaba placa identificativa, aunque Bader Din detalla una descripción física y aseguró poder reconocerlo con facilidad, lo que hizo al serle mostrada una composición fotográfica en la que figuraba la imagen del agente imputado.

Por todo ello, Bader Din solicitó en su denuncia que se investigaran las grabaciones del sistema de video vigilancia del día y las horas señaladas, que se llame a declarar a los agentes identificados, que se llamase al denunciante a declarar y que testifiquen los internos que se encontraban en el lugar donde ocurrieron los hechos.

La Campaña por el Cierre de Internamiento de Extranjeros saluda la decisión judicial dado que la medida, por primera vez, permitirá el acceso a una investigación suficiente, el esclarecimiento de los hechos y la depuración de responsabilidades. Asimismo, reitera sus denuncias en relación a la falta de identificación permanente de la Policía Nacional mediante números de placa visibles y legibles.

Si quieres recordar el caso: https://ciesno.wordpress.com/2013/10/21/otros-dos-inmigrantes-denuncian-palizas-de-la-policia-tras-un-intento-de-fuga-en-el-cie-de-zapadores%E2%80%8F/

Centro de Internamiento de Extranjeros de Zapadores (Valencia)

FOTO: Centro de Internamiento de Extranjeros de Zapadores (Valencia)