Liberan al menor del CIE de Zapadores después de una semana de encierro ilegal

<Castellano>

·El juez ordenó su traslado a un centro de menores tras aportarse la documentación original cuyas fotocopias ya había presentado el chico

·La Campaña CIE No exige que se investigue por qué las autoridades le asignaron un año de nacimiento que lo convertía en mayor de edad

València, 5 de enero de 2020 – Una semana han tardado en reconocer su error las autoridades y en liberar a un menor de un encierro que nunca debería haber padecido. H. T., el joven argelino de 16 años detenido en el CIE de Zapadores a pesar de demostrar su minoría de edad, ha sido trasladado este fin de semana a un centro de menores al decretar el juez su puesta en libertad después de que se aportara la documentación original de su fecha de nacimiento. El chico ya mostró fotocopias de su documento de identidad y de su partida de nacimiento en la patera que llegó a las costas de Almería. Sin embargo, no sirvió de nada. Fue trasladado a Zapadores y, gracias a otros internos, la Campaña CIE No conoció su caso y pudo realizar las gestiones para conseguir su documentación original.

Muchos jóvenes en su misma situación no corren la misma suerte. El encierro de menores de edad es una práctica convertida en habitual en los últimos tiempos. En la mayoría de casos no es posible demostrar la minoría de edad de estas personas ante las autoridades judiciales, por lo que muchos menores acaban siendo privados de libertad hasta 60 días y deportados, vulnerando toda la normativa de protección de menores. En 2018 se encerraron a 89 menores en los CIE del Estado español, el doble que el año anterior.

El 30 de diciembre la Campaña presentó un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia en funciones de control del CIE exponiendo la situación de H. T., aportando copias de su documento de identidad y de su partida de nacimiento, y poniendo en conocimiento del magistrado que la documentación original estaba ya en camino. Tras recibirla, el 2 de enero se registró un escrito en el juzgado de control pidiendo la inmediata puesta en libertad del menor. Ese mismo día el juez dictó un auto en el que se disponía: “Únase y ofíciese al CIE de Valencia para que una vez aportada la documentación original ante la autoridad administrativa encargada de la custodia para la expulsión del interno H. T., interno en el CIE de Valencia, y una vez comprobada la autenticidad de la misma sin premura se proceda al inmediato traslado del interno H. T. al Centro de Menores que le corresponda […] dado que según dicha documentación H. T. es menor de edad”.

El auto fue recibido el día 3 y en él se requería que la Campaña “aporte la documentación original recibida del interno H. T. ante el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia donde se encuentra el mismo a los efectos acordados”. Por ello, en la tarde del 3 de enero, integrantes de la Campaña CIE NO intentaron entrar al CIE, siéndoles denegada la entrada debido a la llegada de antidisturbios en tres furgones policiales para realizar un cacheo a los internos, intervención que fue denunciada por la Campaña en redes sociales. La mañana del 4 de enero nos personamos en el CIE para, esta vez sí, entregar la documentación original del menor. En ese momento la policía de Zapadores nos comunicó que, recibida la documentación, se iba a dar inicio al traslado del menor a un centro de menores, según lo dispuesto en el auto judicial.

En el caso de H. T. y en el de otro menor encerrado en julio coinciden modos de actuar de las autoridades que deberían ser investigadas judicialmente. A H. T. le asignaron oficialmente el mismo día y mes de nacimiento que figuran en las fotocopias que él llevaba, pero retrasaron 2 años su nacimiento y, de este modo, se convertía en mayor de edad. Con el menor de julio se aplicó el mismo modus operandi a pesar de que portaba consigo su cédula de identidad original. Además, la policía del CIE le retiró la documentación y la envió al juez de control semanas después de producirse la privación de libertad. En ese tiempo, habiendo un documento original del que el juez de control no tuvo conocimiento desde el primer momento, al chico se le realizaron pruebas de determinación de la edad y fue llevado al consulado de Argelia en Alicante para que fuera reconocido como nacional y se emitiera el laissez-passer. En esta entrevista en el consulado, al chico no se le permitió llevar consigo su documento original, que permaneció retenido en el CIE. El consulado emitió el laissez-passer con la misma fecha de nacimiento con la que lo había fichado la policía, es decir, mismo día y mes que en su documento, pero diferente año, lo que equivalía a la diferencia entre ser reconocido como mayor o menor de edad. Finalmente, el menor fue deportado a su país de origen.


<VALENCIÀ>

Alliberen al menor del CIE de Sapadors després d’una setmana de tancament il·legal

·El jutge va ordenar el seu trasllat a un centre de menors després d’aportar￾se la documentació original les fotocòpies de la qual ja havia presentat el xic

·La Campanya CIE No exigeix que s’investigue per què les autoritats li van assignar un any de naixement que el convertia en major d’edat

València, 5 de gener de 2020 – Una setmana han tardat a reconéixer el seu error les  autoritats i a alliberar a un menor d’un tancament que mai hauria d’haver patit. H. T., el jove algerià de 16 anys detingut al CIE de Sapadors malgrat demostrar la seua minoria d’edat, ha sigut traslladat aquest cap de setmana a un centre de menors en decretar el jutge la seua posada en llibertat després que s’aportara la documentació original de la seua data de naixement. El xic ja va mostrar fotocòpies del seu document d’identitat i de la seua partida de naixement en la pastera que va arribar a les costes d’Almeria. No obstant això, no va servir de res. Va ser traslladat a Sapadors i, gràcies a altres interns, la Campanya CIE NO va conéixer el seu cas i va poder realitzar les gestions per a aconseguir la seua documentació original.

Molts joves en la seua mateixa situació no corren la mateixa sort. El tancament de menors d’edat és una pràctica convertida en habitual en els últims temps. En la majoria de casos no és possible demostrar la minoria d’edat d’aquestes persones davant les autoritats judicials, per la qual cosa molts menors acaben sent privats de llibertat fins a 60 dies i deportats, vulnerant tota la normativa de protecció de menors. En 2018 es va tancar a 89 menors en els CIE de l’Estat espanyol, el doble que l’any anterior.

El 30 de desembre la Campanya va presentar un escrit davant el Jutjat d’Instrucció número 3 de València en funcions de control del CIE exposant la situació de H. T., aportant còpies del seu document d’identitat i de la seua partida de naixement, i posant en coneixement del magistrat que la documentació original estava ja en camí. Després de rebre-la, el 2 de gener es va registrar un escrit en el jutjat de control demanant la immediata posada en llibertat del menor. Aquest mateix dia el jutge va dictar un auto en el qual es disposava:
“Únase y ofíciese al CIE de Valencia para que una vez aportada la documentación original ante la autoridad administrativa encargada de la custodia para la expulsión del interno H. T., interno en el CIE de Valencia, y una vez comprobada la autenticidad de la misma sin premura se proceda al inmediato traslado del interno H. T. al Centro de Menores que le corresponda […] dado que según dicha documentación H. T. es menor de edad”.

El auto va ser rebut el dia 3 i en ell es requeria que la Campanya “aporte la documentación original recibida del interno H. T. ante el Centro de Internamiento de Extranjeros de Valencia donde se encuentra el mismo a los efectos acordados”. Per això, en la vesprada del 3 de gener, integrants de la Campanya CIE NO van intentar entrar al CIE, sent-los denegada l’entrada a causa de l’arribada d’antidisturbis en tres furgons policials per a realitzar un escorcoll als interns, intervenció que va ser denunciada per la Campanya en xarxes socials. El matí del 4 de gener ens personem al CIE per a, aquesta vegada sí, entregar la documentació original del menor. En aquest moment la policia de Sapadors ens va comunicar que, rebuda la documentació, s’anava a donar inici al trasllat del menor a un centre de menors, segons el que es disposa al auto judicial.

En el cas d’H. T. i en el d’un altre menor tancat al juliol coincideixen maneres d’actuar de les autoritats que haurien de ser investigades judicialment. A H. T. li van assignar oficialment el mateix dia i mes de naixement que figuren en les fotocòpies que ell portava, però van retardar 2 anys el seu naixement i, d’aquesta manera, es convertia en major d’edat. Amb el menor de juliol es va aplicar el mateix modus operandi tot i que portava amb si la seua cèdula d’identitat original. A més, la policia del CIE li va retirar la documentació i la va enviar al jutge de control setmanes després de produir-se la privació de llibertat. Durant aquest temps, havent-hi un document original del qual el jutge de control no va tindre coneixement des del primer moment, al xic se li van realitzar proves de determinació de l’edat i va ser portat al consolat d’Algèria a Alacant perquè fóra reconegut com a nacional i s’emetera el laissez-passer. En aquesta entrevista en el consolat, al xic no se li va permetre portar amb si el seu document original, que va romandre retingut en el CIE. El consolat va emetre el laissez-passer amb la mateixa data  de naixement amb la qual ho havia fitxat la policia, és a dir, mateix dia i mes que en el seu document, però diferent any, la qual cosa equivalia a la diferència entre ser reconegut com a major o menor d’edat. Finalment, el menor va ser deportat al seu país d’origen.