Zapadores encierra y deporta a personas enfermas a pesar de que informes médicos desaconsejan su internamiento y expulsión

Publicado: 21/03/2016 en Denuncias, Nota de prensa

Valencia, 21 de marzo de 2016.- La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs NO) ha denunciado que varias personas con diferentes patologías han permanecido recluidas en el CIE de Zapadores, y algunas de ellas han sido después deportadas a sus países de origen, pese a que informes médicos lo desaconsejaban por ser perjudicial para su estado de salud.

En concreto, CIEs NO ha constatado que tres hombres con graves problemas de salud mentalhan permanecido internados durante semanas -posteriormente dos de ellos fueron además deportados-,  y que a otros dos que sufrían fuertes dolores por problemas bucodentales se les negó durante días la adecuada medicación y la visita a personal médico especialista -además, uno de ellos fue expulsado recintemente a su país de origen-.

En la primera denuncia, se ha puesto en conocimiento del juez que B. N., -con seguimiento médico por estar enfermo de Hepatitis B y C y en tratamiento con metadona por su adicción a la heroína-, estuvo recluido durante más de un mes en el CIE, pese a que un informe de la ONG Médicos del Mundo asegura que el internamiento o la deportación a su país de origen implicarían una “repercusión claramente desfavorable sobre su pronóstico vital”.
En el escrito, se detalla también que otro de los internos, M. D., con antecedentes psicóticos, por lo que recibió tratamiento en el Doctor Peset de Valencia, permaneció encerrado en Zapadores durante semanas, teniendo también un informe de Médicos del Mundo en el que se explica que el internamiento “puede tener consecuencias desfavorables sobre su salud”. CIEs NO ha tenido conocimiento de que fue expulsado a su país de origen días después de hacer llegar el documento al juzgado.

Por último, se hace referencia a M. E. B., otro interno que presenta trastorno bipolar -por lo que ha estado ingresado en varios hospitales desde el año 2000, según consta en su historial medico-, y que ha sido deportado recientemente tras semanas internado en Zapadores.

Insultos racistas  y humillaciones

Por otra parte, los dos internos con problemas bucodentales, W. S. y D. H., han denunciado en el juzgado que han sufrido dolores muy fuertes y que tan solo se les suministraba pastillas para dormir, desoyendo sus quejas y su petición de calmantes y de poder ser atendidos por un dentista. Además, ambos aseguran que cuando se quejaron recibieron insultos racistas como “moro de mierda” por parte de agentes de Policía.

imagen_interno

Imagen de uno de los internos con problemas bucodentales.

Uno de estos internos fue deportado a su país de origen hace una semana sin recibir medicación y el otro permanece internado en Zapadores donde han comenzado a darle tratamiento tras varias semanas sin que fuera atendida su petición.

Por todo ello, desde CIEs NO, exigimos que se proteja cuanto antes el derecho a la salud de todas las personas internas en el CIE de Zapadores, que se atiendan las necesidades específicas de todas y cada una de ellas en cuanto a tratamientos médicos y que se ponga en libertad lo antes posible a las personas enfermas o que necesiten de medicación o atenciones especiales,paralizando las deportaciones a sus países de origen.

En cuanto al trato degradante que han denunciado algunas de las personas enfermas, exigimos que se identifique a los policías que profirieron los insultos racistas y se investiguen los hechos para que puedan ser esclarecidos.

Por último, reiteramos nuestra petición de que, siguiendo las instancias de la ciudadanía valenciana, se cierre de forma permanente el CIE de Valencia, espacio que, con su mera existencia, vulnera los derechos fundamentales y en el que se  han interpuesto más de treinta denuncias por palizas, maltrato y humillaciones.

<Valencià>

Sapadors tanca i deporta persones malaltes malgrat que informes mèdics desaconsellen el seu internament i expulsió

València, 21 de març de 2016.- La Campanya pel tancament dels Centres d’Internament d’Estrangers (CIEs NO) ha denunciat que diverses persones amb diferents patologies han romàs recloses en el CIE de Sapadors, i algunes d’elles han sigut després deportades als seus països d’origen, malgrat que informes mèdics ho desaconsellaven per ser perjudicial per al seu estat de salut.

En concret, CIEs NO ha constatat que tres homes amb greus problemes de salut mental han romàs internats durant setmanes -posteriorment dos d’ells van ser a més deportats-, i que a altres dos que patien forts dolors per problemes bucodentals se’ls va negar durant dies l’adequada medicació i la visita a personal mèdic especialista -a més, un d’ells va ser expulsat recentment al seu país d’origen-.

En la primera denúncia, s’ha posat en coneixement del jutge que B. N., -amb seguiment mèdic per estar malalt d’Hepatitis B i C i en tractament amb metadona per la seua addicció a l’heroïna-, va estar reclòs durant més d’un mes en el CIE, malgrat que un informe de l’ONG Metges del Món assegura que l’internament o la deportació al seu país d’origen implicarien una “repercussió clarament desfavorable sobre el seu pronòstic vital”.

En l’escrit, es detalla també que un altre dels interns, M. D., amb antecedents psicòtics, per la qual cosa va rebre tractament en el Doctor Peset de València, va romandre tancat en Sapadors durant setmanes, tenint també un informe de Metges del Món en el qual s’explica que l’internament “pot tindre conseqüències desfavorables sobre la seua salut”. CIEs NO ha tingut coneixement que va ser expulsat al seu país d’origen dies després de fer arribar el document al jutjat.

Finalment, es fa referència a M. I. B., un altre intern que presenta trastorn bipolar -pel que ha estat ingressat en diversos hospitals des de l’any 2000, segons consta en el seu historial mèdic-, i que ha sigut deportat recentment després de setmanes internat en Sapadors.

Insults racistes i humiliacions

D’altra banda, els dos interns amb problemes bucodentals, W. S. i D. H., han denunciat en el jutjat que han patit dolors molt forts i que solament se’ls subministrava hi pastilles per a dormir, desoint les seues queixes i la seua petició de calmants i de poder ser atesos per un dentista. A més, tots dos asseguren que quan es van queixar van rebre insults racistes com a “moro de merda” per part d’agents de Policia.

Un d’aquests interns va ser deportat al seu país d’origen fa una setmana sense rebre medicació i l’altre roman internat en Sapadors on han començat a donar-li tractament després de diverses setmanes sense que fóra atesa la seua petició.

Per tot açò, des de CIEs NO, exigim que es protegisca com més prompte millor el dret a la salut de totes les persones internes en el CIE de Sapadors, que s’atenguen les necessitats específiques de totes i cadascuna d’elles quant a tractaments mèdics i que es pose en llibertat el més prompte possible les persones malaltes o que necessiten medicació o atencions especials, paralitzant les deportacions als seus països d’origen.

Respecte al tracte degradant que han denunciat algunes de les persones malaltes, exigim que s’identifique els policies que van proferir els insults racistes i s’investiguen els fets perquè puguen ser esclarits.

Finalment, reiterem la nostra petició que, seguint les instàncies de la ciutadania valenciana, es tanque de forma permanent el CIE de València, espai que, amb la seua mera existència, vulnera els drets fonamentals i en el qual s’han interposat més de trenta denúncies per pallisses, maltractament i humiliacions.

Los comentarios están cerrados.