El Ministerio del Interior reconoce que incumple la legalidad en los Centros de Internamiento de Extranjeros

Publicado: 22/10/2015 en Campaña Estatal por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros
Etiquetas:, , , , ,

LA CAMPAÑA POR EL CIERRE DE LOS CIE EXIGE SU CIERRE SIN CONDICIONES COMO ÚNICA FORMA DE RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS.

Tras el reconocimiento de Interior sobre el incumplimiento de la legalidad vigente respecto a los centros de internamiento de extranjeros, la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE exige su inmediato cierre y saluda el auto judicial que ha desencadenado el reconocimiento del Ministerio de Interior. “Las necesidades económicas, presupuestarias o de personal nunca pueden ser excusa para someter a las personas a la vulneración de sus derechos fundamentales.  Por tanto, el camino es único: el cierre de todos los centros de detención existentes en el territorio del Estado”, manifiestan miembros de la plataforma. 

La respuesta del Ministerio de Interior sobre las inaceptables condiciones de los CIE se ha producido en respuesta al auto de 31 de julio de 2015, emitido por la juez de control del CIE canario de Barranco Seco. A finales del mes de julio, la juez de control del CIE canario emitió un auto en el que ponía de relieve el incumplimiento del  Real Decreto 162/2014 de 14 de marzo, por el que se aprueba el reglamento de funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros, en el centro que tiene designado. En el escrito, la magistrada detalla las reiteradas vulneraciones de derechos que se producen en el CIE y explica que “únicamente se cumplen las previsiones —de la  estructura  laboral prevista— en lo que se ha podido conformar con  personal  policial”. Por otro lado, destaca que el CIE de Barranco Seco  “no  dispone ni de locutorios para entrevistas reservadas con abogados ni sala de visitas”, así como que se vulnera el derecho a la salud “tanto en la vertiente psíquica como física” pues no existe personal cualificado en el centro, circunstancia que es extrapolable el resto de CIEs existentes en el territorio español. El auto constata que no existe servicio de orientación jurídica ni intérpretes y que el sistema de quejas no se cumple. Asimismo, denuncia la situación de discriminación en que se encuentran las mujeres internas, pues “no hay personal policial femenino” y “en los kit de higiene no se incluye material específico de higiene femenina”.

Dicho auto pide la subsanación inmediata de las vulneraciones, limitaciones y faltas de garantías enumeradas debido a que ya ha transcurrido el plazo previsto de un año para la aplicación del RD 162/2014

La respuesta por parte del Ministerio del Interior, a través de sus servicios jurídicos, admite que incumple el reglamento de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y concluye que el “auto judicial remitido podría conllevar una decisión de cierre del CIE de Barranco Seco y, dado que  la  situación denunciada es extrapolable al resto de centros, cabría resoluciones similares”.
Desde  la Campaña estatal por el Cierre de los CIE veníamos alertando que la  aprobación del  Reglamento de los CIE no era sino una maniobra de lavado de imagen e intento de  legitimación al introducir algunos cambios en los centros, sin establecer en ningún caso mecanismos de garantía de derechos . La aprobación del Reglamento respondió más a un intento de cubrir el vacío legal de los CIE ante el descontento generalizado, que a una voluntad real de  garantizar los derechos de las personas internas. Hoy, un año y medio después de su aprobación, constatamos como ni siquiera se está aplicando un Reglamento ya de por sí pírrico en términos de garantías formales de los derechos y, ahora, manifiestamente incumplido por el Ministerio de Interior, como venimosdenunciando las organizaciones sociales.
Desde la Campaña por el Cierre de los CIE queremos recordar que la privación de libertad por estancia irregular en CIEs confronta con el derecho a la libertad y a la seguridad personales proclamados en el art. 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el art. 9 del Pacto Internacional de  Derechos Civiles y Políticos. En concreto, la detención en CIEs ha sido  denunciada por tratarse de una medida legislativa desproporcionada e incompatible con el art.5 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. Sin embargo, en España la constitucionalidad del internamiento ha sido avalada por el Tribunal Constitucional, pero condicionada a una serie de requisitos de  excepcionalidad, control jurisdiccional y supuesto carácter no penitenciario de los centros, que no se corresponden a la realidad. Tras este auto y la respuesta del Ministerio de Interior se deduce que no solo los CIE son ilegítimos sino que cada vez más se desarrollan en la más absoluta ilegalidad.
De esta forma, cuando el propio Ministerio de Interior reconoce que es incapaz de cumplir un Reglamento y legislación que él mismo ha diseñado, en un Estado de Derecho sólo queda una salida apuntada: el cierre de éstas instalaciones
Afirmamos que estas instituciones son una pieza más dentro del sistema de represión de la migración, y denunciamos el preocupante aumento de las deportaciones exprés (deportaciones realizadas en 72h desde comisaría, sin paso por CIE y en la mayoría de los casos sin asistencia legal), así como el negocio que suponen los vuelos de deportación (“vuelos de la vergüenza”), por los que Air Europa se embolsa cantidades millonarias cada año a través de un contrato con el Ministerio. Finalmente, mostramos nuestro profundo rechazo a las políticas migratorias aplicadas por el Estado español  con lógicas policiales y de castigo en forma de: redadas racistas, CIE, Vuelos de la Vergüenza o los asesinatos en las fronteras.
Por estas razones seguiremos visibilizando y denunciando todas y cada una de las vulneraciones de derechos para construir una sociedad libre de racismo institucional, cuyo primer paso es elcierre de los CIE, de forma irreversible y sin condiciones.
#CIEsNO #VLCsenseCIE

Los comentarios están cerrados.