OTROS DOS INMIGRANTES DENUNCIAN PALIZAS DE LA POLICÍA TRAS UN INTENTO DE FUGA EN EL CIE DE ZAPADORES‏

Publicado: 21/10/2013 en Sin categoría

Aseguran que la policía trata de implicar a las ONG en la tentativa

Dos inmigrantes de origen argelino han denunciado que varios internos sufrieron insultos racistas, vejaciones y agresiones físicas de la policía en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Valencia, tras el intento de fuga de uno de ellos en la madrugada del viernes 18 de octubre al sábado 19. Asimismo, aseguran que la policía ha intentado que impliquen a las ONG que realizan tareas de acompañamiento a los inmigrantes del CIE en el intento de fuga ofreciéndoles trato de favor a cambio de acusar a los voluntarios de introducir objetos peligrosos.

Según las denuncias que Sekkal Mohamed Nouredine, de 20 años de edad, y Amine Mourdani, de 22, interpusieron en el juzgado de instrucción ayer domingo, 20 de octubre, ambos recibieron patadas, puñetazos e insultos como “moro de mierda” o “hijo de puta” tras la voz de alarma de la policía por un intento de fuga.

Los dos inmigrantes relatan que los agentes de policía, tras descubrir que el primero había intentado huir, comenzaron a golpear a sus compañeros -entre los que se encontraba Mourdani-. Cuando Nouredine volvió a su celda por sí mismo, los policías se tiraron sobre él y le mantuvieron en el suelo mientras le daban puñetazos, le escupían y le insultaban y, uno de ellos, le ponía la bota en el cuello hasta dificultarle la respiración, según consta en la denuncia. Más adelante, le llevaron a la celda de aislamiento donde durmió en el suelo sin más ropa que unos pantalones cortos.

Por otra parte, Mourdani explica en su denuncia que, tras la alerta por la fuga de su compañero de habitación, los agentes le pegaron en el hombro, le sacaron de la cama y le tiraron al suelo y le pisaron el cuello mientras le gritaban “te mato, te mato”.

El joven argelino asegura, además, que, al día siguiente, un agente de policía le pidió que acusara a las ONG que visitan el CIE periódicamente de introducir unos alicates y una cuchilla para que los internos se fugaran y, que, si así lo hacía, “me ayudarían a salir”.

Tanto Nouredine como Mourdani han solicitado en sus denuncias que se investiguen los hechos, que se estudien las grabaciones del sistema de video vigilancia en las horas señaladas, que se identifique a los agentes que cometieron las agresiones y que se llame a declarar tanto a los testigos como a ellos mismos.

Estas denuncias se producen días después de que otros dos internos de origen argelino hicieran público que habían recibido agresiones los pasados días 12 y 13 de octubre tras un intento de huelga de hambre pacífica para protestar por su privación de libertad.

Por todo ello, la Campaña por el cierre de los Centros de  Internamiento de Extranjeros manifiesta, de nuevo, su profunda preocupación por los hechos alegados en las denuncias presentadas que atribuyen a agentes de policía agresiones y tratos vejatorios a los internos del CIE. Así mismo, la Campaña exige que se abra una investigación que permita esclarecer los hechos denunciados y que se respete el trabajo de las ONGs que realizan tareas de acompañamiento a los internos. También reclama que no se ejecuten las órdenes de expulsión de las víctimas, pues se impediría que la justicia pueda actuar para determinar las responsabilidades de estos sucesos.

 

Imagen de Sekkal Mohamed Nouredine mostrando los hematomas que le causaron los golpes recibidos

Imagen de Sekkal Mohamed Nouredine mostrando los hematomas que le causaron los golpes recibidos

Los comentarios están cerrados.